El Café Diario: Ley de eutanasia: cómo se ve la discusión desde la práctica médica

eutanasia.jpg


Una vez más, parte de la discusión pública ha puesto su atención en el tema de la eutanasia y aquello que llamamos “buen morir”. Esta vez fue el presidente Gabriel Boric quien impulsó el tema, al anunciar en su cuenta pública, la semana pasada, que el gobierno pondría urgencia al proyecto de ley que establece el derecho a la eutanasia en Chile. Y así lo hizo.

El texto, que tras el anuncio del gobierno llegó la semana pasada a la Comisión de Salud del Senado, es producto de la fusión de varios proyectos, el primero de los cuales fue presentado en 2011. Declara como objetivo “establecer una normativa jurídica que permita a una persona que, cumpliendo ciertas condiciones estrictamente establecidas en la ley, decida y solicite asistencia médica para morir”. Para ello, propone, deben introducirse cambios en la ley sobre derechos y deberes de las personas en atención de salud, además de los códigos Civil y Penal.

El proyecto permite que las personas que sufran enfermedades graves o irremediables pueden pedir la muerte médicamente asistida. En su tramitación en la Cámara baja se descartó la propuesta de incorporar el llamado sufrimiento psíquico como irremediable. También se dejó fuera la idea de incluir a menores de edad en este derecho.

Se trata de una discusión recurrente y global, que cruza desde la política, la filosofía y la religión hasta la realidad de cada persona que se enfrenta a esta idea.

Hoy en El Café Diario conversamos con alguien que, desde la práctica médica, ha lidiado con este tema en su relación con quienes están en el centro de todo esto: los pacientes. Se trata del doctor Víctor Hugo Carrasco, geriatra del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y académico de su Escuela de Medicina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.