Antonio Walker, ministro de Agricultura: "No hay que ver como un escándalo que no podamos lograr un proyecto exactamente como lo queremos"

ANTONIO-WALKER9754

Foto: Mario Téllez

"Qué sacamos con tener una propuesta con la que uno se va a pegar con una pared", dice, pero evita abordar la tributaria. Además, recalca que J.A. Kast representa un proyecto distinto a Chile Vamos.




Durante estos días, el ministro de Agricultura, Antonio Walker, ha tenido una agenda ocupada en uno de los temas que más preocupan al Presidente Piñera: la sequía que afecta a distintas zonas del país. El secretario de Estado dice que la crisis hídrica es "más grave que el terremoto de 2010". Además, Walker habla de política y sostiene que Chile Vamos debe ampliarse "hacia el centro, más que hacia la derecha", recalcando que José Antonio Kast representa un proyecto político distinto a la coalición oficialista. El ministro también afirma que hay que tener "flexibilidad" como gobierno en la tramitación de los proyectos. "Qué sacamos con tener una propuesta con la que uno se va a pegar con una pared y que le va a ir pésimo", señala.

Usted es uno de los ministros que lideran la mesa para enfrentar la sequía. ¿Qué expectativas tiene?

Estamos ante la sequía más grande de la historia de Chile, es un terremoto silencioso que está teniendo las primeras réplicas, y vienen muchas más. Es una sequía mucho más grande que el año 68... Se ha visto afectada la ganadería, la apicultura, y esa es la primera réplica. Y vienen ahora réplicas muy importantes. Por ejemplo, está empezando la temporada de riego en seis regiones: de Atacama al Maule, donde está concentrado más del 90% de los frutales, de las viñas... Esto va a afectar el crecimiento de la agricultura. Y eso nos tiene muy preocupados y muy ocupados.

La sequía ha afectado principalmente a las regiones. ¿Cuál es el pronóstico para la RM?

En el consumo de las personas tenemos la siguiente situación: en el sector urbano, tenemos un 99,5% de cobertura, una de las más amplias de la Ocde; en los sectores rurales concentrados también tenemos buenas noticias. ¿Dónde tenemos el problema? En los sectores desconcentrados rurales. Ahí tenemos 400 mil familias sin agua potable. Por eso, los camiones aljibes y la tremenda inversión que hace el gobierno: 350 mil millones de pesos. El gran desafío será abastecer a esa gente con agua durante el año. Y ahí tenemos un problema serio, donde vamos a tener que abastecer a esa gente con camiones aljibes, que es caro y muy inhumano, porque lo que estamos proveyendo son 50 litros por persona, cuando el consumo es más o menos 150 litros por persona al día.

¿En cuánto tiempo creen que se solucione esto?

Si logramos hacer este plan a cinco años, podemos solucionar el tema del agua potable, pero es un tema que tenemos que atender con mucha decisión… Necesitamos la ayuda de las ONG, de todos los privados, vamos a tener que hacer alianzas entre personas que por alguna razón les sobra agua y a otras que le falta, y, por tanto, vamos a tener que ir uniendo en la emergencia todo esto, haciendo una red de ayuda, porque estamos frente a un terremoto silencioso, gravísimo, más grave que el terremoto del 2010, porque uno lo ve, lo siente, ve la destrucción.

En las últimas semanas se ha visto desorden en el oficialismo para enfrentar los proyectos del gobierno. ¿Cuál es su evaluación?

Tenemos una gran oportunidad de reelegirnos, que, desde mi modesto punto de vista, pasa por la capacidad que tengamos de ser muy generosos, muy humildes en aras de unirnos mucho más y no dividirnos, porque vienen elecciones de gobernadores, alcaldes y, luego, parlamentarias.

¿Han sido poco generosos los partidos?

A Chile le ha ido muy bien cuando ha formado alianzas políticas sólidas, por ejemplo, la Concertación… No tengamos miedo a debatir, pero que al final nos alineemos con los objetivos del gobierno. Por eso, el llamado es a la generosidad y a la unidad.

Las diferencias han sido, entre otras razones, por los acuerdos a los que ha llegado el gobierno con la DC, los que se han ido poniendo en duda y después se revalidan, por ejemplo, en la reforma tributaria. ¿Cree que es importante que el gobierno mantenga esos acuerdos?

Está dentro de las reglas del juego de la política que se vayan perfeccionando acuerdos, porque la política es hacer lo que mejor queramos en la medida de lo posible. Si tenemos un tema que técnicamente estamos convencidos, pero que no tenemos los votos, tenemos la obligación de negociar para llegar al mejor acuerdo posible. No todo es posible. Tenemos que hacer nuestro mayor esfuerzo para llegar a los mejores acuerdos. Qué sacamos con tener una propuesta con la que uno se va a pegar con una pared y que le va a ir pésimo. Es mucho mejor poder negociar, persuadir. En la política no me pierdo ni un segundo: todo en la medida de lo posible, o sea, estamos en un Congreso en que somos minoría. Tenemos que tener la flexibilidad como gobierno de que cuando no podemos lograr lo que realmente queremos, llegar al mejor acuerdo posible.

¿Falta esa conciencia en algunos sectores de Chile Vamos? Muchos dicen que no hay que abandonar las banderas de la derecha y que hay que "ganar perdiendo"...

Lo peor es el fanatismo, lo peor es la poca capacidad para entender... Yo creo en la política, y la experiencia nos dice que no hay que ver como un escándalo que no podamos lograr un proyecto exactamente como lo queremos. No hay que verlo como algo que estamos transando nuestras convicciones o principios. Tenemos la obligación como gobierno de llegar a los mejores acuerdos posibles, de acuerdo a nuestras convicciones.

En ese sentido, ¿deben ceder en la reintegración tributaria si es que no se puede avanzar?

Mire, la reforma tributaria es un tema muy técnico, que tengo la suerte de tener a un gran amigo, que es el ministro de Hacienda. Dejémosle a él que negocie y articule este tema.

¿Cree que su presencia en el gabinete ha contribuido a acercarse al centro político?

Me considero un hombre de centro, independiente, y ampliar la derecha hacia el centro es muy importante. Creo que ese es el voto que hizo que el Presidente Piñera sea Presidente. Claramente, veo que la derecha tiene que crecer hacia el centro, más que hacia la derecha. Tenemos que no defraudar a toda esa gente de centro, del mundo independiente que nos apoyó y que creo que estamos en el gobierno por eso.

En ese sentido, ¿sería inconveniente que José Antonio Kast se sume a Chile Vamos?

Tengo el mayor respeto por José Antonio, en lo político y en lo personal, pero pienso muy distinto a él en política. Él está en otro proyecto político, no está dentro de Chile Vamos. Él tiene que tomar una decisión. Y yo creo que entre José Antonio Kast y Beatriz Sánchez, Chile Vamos y el mundo independiente de centro, somos lejos la mejor alternativa para darle continuidad a este gobierno.

¿Sería un error hacer alianzas con él?

Lo que pasa es que José Antonio tiene un proyecto político distinto al nuestro. Él tendrá que ver qué actitud tomar, pero yo claramente creo que tenemos que concentrarnos en el centro y hacia el mundo independiente.

¿Militaría en algún partido?

Me encanta la postura de Gonzalo Blumel, de la Gloria Hutt. Veo en Evópoli un aire distinto a la centroderecha. He conversado mucho con Felipe Kast, con Hernán Larraín, con Luciano (Cruz-Coke). Tengo mucha afinidad con ellos, es un partido nuevo. Creo que podría aportar ahí. Pero mientras esté en el gobierno, me he propuesto ser independiente.

¿Tiene aspiraciones para competir en las elecciones parlamentarias?

Tengo que pensarlo muy bien. Primero, tengo que ver si están las condiciones, pero está dentro de las posibilidades. No cierro ninguna puerta, pero claramente vengo de una familia de políticos. Me resulta fácil hablar de política.

Comenta