Apruebo podrá gastar más del doble que el Rechazo en campaña tras inscripción de organizaciones

Foto: Agenciauno

Más de $ 9.700 millones podrán destinar para la campaña, en total, las 77 instituciones que promoverán una nueva Constitución. Por la opción contraria, en tanto, se registraron 37 grupos, que suman $ 4.695 millones como límite.




El pasado 3 de septiembre, el Servicio Electoral (Servel) publicó en el Diario Oficial el acuerdo de su consejo directivo que establece los montos máximos de gasto permitido para el plebiscito constitucional del 25 de octubre.

En el documento se detallan los partidos, comandos y organizaciones de la sociedad civil que se inscribieron para hacer campaña, luego de que el Congreso despachara -a pocas horas de que se iniciara el período de propaganda el pasado 26 de agosto- una reforma constitucional que permitió fijar normas para regular el financiamiento y gasto.

La normativa determinó un límite global de desembolso para los partidos políticos, los que no podrán gastar más de $ 2.115 millones en total por cada opción (Apruebo o Rechazo), mismo monto que se repetirá para la propaganda en torno a los mecanismos (convención constitucional o convención mixta constitucional). Sin embargo, no se estableció lo mismo en el caso de las organizaciones de la sociedad civil. Estas últimas podrán gastar, cada una, cerca de $ 127 millones.

En el listado que adjunta el Servel se observa que en la opción Apruebo se inscribieron 77 organizaciones, mientras que para el Rechazo lo hicieron solo 37.

Así, como no se fijó un límite por opción, el monto global que podrán gastar aquellas que están por una nueva Constitución es de alrededor de $ 9. 772 millones, poco más del doble de los recursos que podrán desembolsar, en total, las 37 instituciones que defienden la alternativa contraria, que tendrán un tope de cerca de $ 4.695 millones.

Lo mismo ocurre en el caso de los mecanismos que serán plebiscitados. Las organizaciones inscritas para la convención constitucional -las que, casi en su totalidad, también defienden la opción Apruebo- son casi el triple (78) que las que se registraron para hacer propaganda por la convención mixta constitucional, las que suman un total de 28.

Por lo mismo, las organizaciones ligadas a la convención constitucional podrán gastar, en total, $ 9.899 millones, y aquellas que están por la mixta podrán desembolsar, en conjunto, $ 3.553 millones.

Estos límites fueron fijados tanto para el plebiscito de octubre como para el referéndum de salida, que se realizará sólo en caso de que se imponga el Apruebo.

Los montos de los partidos

Además de las organizaciones sociales, son 34 los partidos políticos y parlamentarios independientes que se reparten los cerca de $ 2 .115 millones de gasto para cada opción (Apruebo y Rechazo).

En el listado de inscritos se detallan los montos que podrá gastar cada colectividad individualmente, números que fueron calculados según sus votaciones en la última elección de diputados y que fueron asignados proporcionalmente de acuerdo a la cantidad de participantes de cada opción.

En ese sentido, los partidos con mayor monto para gastar son los del Rechazo, donde sólo hay cuatro colectividades inscritas.

La UDI, por ejemplo, es el partido que puede desembolsar el monto más alto: cerca de $ 962 millones. En tanto, Renovación Nacional podrá invertir hasta $ 811 millones.

En el Apruebo, el partido que más podrá gastar es la Democracia Cristiana, con $ 317 millones, seguida por el PS, que podrá desembolsar hasta $ 300 millones.

A su vez, en las opciones de convención constitucional y convención mixta constitucional varían un poco las cifras, debido a la cantidad de inscritos en cada una de esas alternativas.

Así, por ejemplo, la UDI podrá desembolsar en su campaña para la mixta -mecanismo por el cual se inscribieron- alrededor de $ 882 millones, $ 80 millones menos que sus montos disponibles para el Rechazo.

En todo caso, desde los partidos han transmitido que en medio de la pandemia la apuesta es hacer campañas lo más “austeras” posible. Y, de hecho, varias colectividades consultadas dicen que ven difícil que se lleguen a gastar los topes establecidos.


Una sociedad de acciones entre las organizaciones

Algo que llamó la atención entre los partidos es que, pese a que la reforma constitucional estableció que se podrían inscribir organizaciones sociales cualquiera sea su composición, “a excepción” de aquellas que persigan fines de lucro, el Servel de todas formas admitió el registro de una sociedad por acciones.

La organización se denomina “Trabajaconmigo SPA”, cuyo giro son “actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler”.

“Resulta increíble que, pese a la claridad de la norma y a la directa participación del Servel en la tramitación de la reforma constitucional, en que se dejó clarísimo que las personas jurídicas que persiguen fines de lucro no pueden participar, haya inscrito a la SPA señalada en el registro de organizaciones de la sociedad civil”, advirtió Gabriel Osorio, abogado socialista que participó de la redacción de la normativa.

Consultados por La Tercera, desde el Servel dijeron que “cotejados los antecedentes declarados por las organizaciones inscritas, se detectó que la referida organización no se encontraba habilitada para su incorporación, por lo que se procedió a su cancelación”. Y como el formulario de inscripción contemplaba una declaración jurada a fin de determinar el cumplimiento de los requisitos, no se descarta que puedan revisarse los antecedentes para determinar eventuales responsabilidades.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.