Bacheletismo se rearticula con fuerte crítica a Piñera por aborto

bacheletismo

Los ex ministros Gabriel de la Fuente, Claudia Pascual, Paula Narváez y Carmen Castillo, con el alcalde Gonzalo Durán. Foto: I.M. Recoleta

Ex ministros prepararon un diseño para enfrentar decisión del gobierno de fijar un nuevo protocolo en un proyecto emblemático de la pasada administración.


La tarde del domingo se terminó de sellar el diseño. Los ex ministros de Michelle Bachelet, cuyas carteras fueron clave en el debate del proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales, participaron el lunes de una actividad en la comuna de Independencia, para hacer frente al nuevo protocolo de objeción de conciencia gestionado por el gobierno de Sebastián Piñera, que permite a todas las instituciones de salud privada declararse como objetoras, pese a que tengan convenios vigentes con el Estado.

De esta manera, mediante llamados y mensajes por WhatsApp, los ex secretarios de Estado afinaron la coordinación para la jornada del lunes, la que también incluyó entrevistas en diversos medios.

Ya el viernes, con la ratificación en el Diario Oficial de lo determinado por el Ministerio de Salud, algunos de los secretarios de Estado iniciaron los contactos para salir a criticar lo que, a su juicio, cambiaba gran parte del espíritu del proyecto, uno de los más emblemáticos de la administración de Bachelet.

Así, los ex titulares de la Secretaría General de Gobierno, Paula Narváez (PS); de la Mujer, Claudia Pascual (PC); de Salud, Carmen Castillo (PPD), y de la Secretaría General de la Presidencia, Gabriel de la Fuente (PS), se reunieron con organizaciones de mujeres y el alcalde de la comuna, Gonzalo Durán (PS), para luego, en un punto de prensa, encargarse de cuestionar la decisión de la administración de Sebastián Piñera.

La exvocera de gobierno fue dura con la determinación del actual Ejecutivo y sostuvo que "la administración anterior de Sebastián Piñera nos acostumbró a la letra chica, por lo tanto, las alertas y las advertencias que estamos haciendo hoy, es que miremos bien que esta vía administrativa no signifique retroceder en materia de reconocimiento de esos derechos".

En tanto, la ex ministra Pascual recalcó que la decisión de La Moneda lo que buscaba era "tratar de torcer por la vía administrativa la aplicación más completa y compleja de la propia legislación".

La contraofensiva de los ministros realizada el lunes se suma a la acción que hizo un grupo de ex subsecretarias del gobierno de Bachelet, que envió una carta a La Tercera, publicada este sábado, donde se criticó la polémica modificación, señalando que esto se debe a una intervención de privados y que es contradictorio con los llamados a los acuerdos nacionales que ha realizado esta administración.

Si bien las ex autoridades descartan que las acciones hayan sido coordinadas por la propia ex mandataria, personas cercanas a la ex jefa de Estado habrían estado al tanto de éstas. La ex jefa de gabinete Ana Lya Uriarte sería una de ellas, no obstante, habría evitado una presencia pública, manteniendo el silencio que la caracterizó durante la gestión del gobierno anterior. Con todo, desde el bacheletismo aseguran que en esta etapa el rol de articulación recaerá sobre Narváez y De la Fuente.

Los ex secretarios de Estado antes de dejar el gobierno, el 11 de marzo pasado, habían conversado en más de una oportunidad, de manera informal, la necesidad de lograr una cierta coordinación para salir a defender lo que ha sido denominado el "legado" de Bachelet. Han sido precisamente Narváez, De la Fuente y Pascual quienes han tenido apariciones públicas en torno a defender los que fueron los logros de esa administración. También a nivel sectorial otras ex autoridades han enfrentado ciertas decisiones de la administración de Piñera, como es el caso de la ex titular de Transportes Paola Tapia, quien cuestionó la decisión de frenar la licitación del Transantiago.

También los ex secretarios de Estado, en privado, han planteado su preocupación porque no todos los parlamentarios y dirigentes de las colectividades de la ex Nueva Mayoría han estado dispuestos a defender con fuerza el denominado legado de la ex Mandataria.

De hecho, el actual vicepresidente del Partido Socialista, Camilo Escalona, señaló en entrevista con La Tercera que él no estaba "en esa fila de exégetas que quieren rendirle culto al legado de Bachelet". Además, sostuvo que la administración de la ex jefa de Estado tuvo proyectos buenos y otros no.

Oficialismo responde

En tanto, desde el oficialismo el lunes salieron al paso del despliegue de las ex autoridades.

La vocera de gobierno, Cecilia Pérez, al ser consultada sobre el tema, sostuvo que si bien La Moneda buscará los consensos necesarios en el trámite técnico-legislativo, también se pueden utilizar otras vías. De esta manera, lo que no se apruebe en el Parlamento "lo veremos con las facultades que tiene el Poder Ejecutivo", dijo.

A su vez, el presidente de RN, diputado Mario Desbordes, sostuvo que "acá no hay ningún ánimo de retroexcavadora y yo les pediría a los ex ministros que no busquen excusas para no hallar consensos", añadiendo que la decisión del gobierno no desnaturaliza la ley.

Comenta