Con guiño a proyecto de resguardo de infraestructura crítica: El discurso de Piñera en la conmemoración del Día de las Glorias del Ejército

El Mandatario destacó la labor de los uniformados en los meses de pandemia y, además, aseguró que “tengo la esperanza de que el próximo año volveremos a celebrar las Fiestas Patrias de acuerdo a nuestras tradiciones". En ese sentido, aludió también a las gestiones que realiza el Ejecutivo para declarar la Parada Militar como patrimonio cultural inmaterial.




Treinta y dos uniformados, cincuenta invitados y una breve ceremonia en el patio Alpatacal de la Escuela Militar. Así se conmemoró este sábado el Día de las Glorias del Ejército.

Tras la suspensión de la tradicional Parada Militar debido a la pandemia, pasadas las 11:00 de esta mañana se realizó el inédito acto que contó con la presencia de distintas autoridades: el Presidente Sebastián Piñera, la Primera Dama, Cecilia Morel; los ministros de Defensa e Interior, Mario Desbordes y Víctor Perez; la presidenta del Senado, Adriana Muñoz; el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, entre otros.

En la instancia, el Mandatario condecoró de forma póstuma a dos miembros de la institución que murieron en funciones durante la pandemia -el cabo primero Alejandro Celis y el soldado conscripto Hugo Muñoz- y realizó un discurso destacando la labor de los uniformados en estos últimos meses.

Además, se refirió al proyecto de reforma constitucional sobre resguardo de infraestructura crítica que fue rechazado en la Cámara de Diputados el pasado 9 de septiembre y que pasó a comisión mixta.

“Hoy, en que nuevamente la adversidad golpea nuestras puertas, a través de la pandemia del coronavirus, la recesión económica mundial y la crisis social que ellas han traído aparejadas, nuevamente el Ejército de Chile ha sabido cumplir con su deber. En estos últimos meses, más de 25 mil efectivos del Ejército y más de 70 mil miembros de las FF.AA. y de Orden han colaborado con una enorme entrega, un gran compromiso para cumplir tareas fundamentales en estos tiempos de pandemia”, dijo el Mandatario.

Agregando que “la labor primordial de nuestras Fuerzas Armadas es garantizar la paz y para eso requieren tener una fuerza disuasiva necesaria para defender nuestra soberanía, fronteras y nuestra integridad territorial como una nación libre y soberana. Por estas mismas razones, estamos impulsando una reforma constitucional que les va a permitir que cuando sea necesario también puedan contribuir a la protección de infraestructura crítica, que es absolutamente esencial para el normal desenvolvimiento de la vida de nuestros compatriotas”.

En esa línea, el jefe de Estado también aludió a las gestiones que está realizando el Ejecutivo para que la Parada Militar sea declarada patrimonio cultural inmaterial de Chile.

“Tengo la esperanza de que el próximo año volveremos a celebrar las Fiestas Patrias de acuerdo a nuestras tradiciones. Así, nuestras FF.AA. y de Orden podrán volver a desfilar en la elipse del Parque O’Higgins y podrán volver a recibir la gratitud y cariño de la gente en la Parada Militar, la que esperamos pronto sea declarada patrimonio cultural inmaterial", sostuvo.

“Balance positivo”

Asimismo, tras la ceremonia Piñera se refirió a lo que ha sido el desarrollo de la celebración de Fiestas Patrias en medio de las restricciones sanitarias por el coronavirus y la implementación del plan “Fondéate en tu Casa”.

Al respecto, y si bien reforzó el llamado a que “no echemos por la borda en tres días lo que con tanto esfuerzo hemos hecho para combatir la pandemia", aseguró que “hasta ahora el balance es positivo”.

“Pero sé que hay algunos, una minoría, que están dispuestos a hacer cualquier cosa incluso poner en riesgo la vida de sus compatriotas por irresponsabilidad y a veces por maldad”, añadió.

“La política necesita menos confrontación”

Por otra parte, el Mandatario también se refirió a las palabras del arzobispo de Santiago, Celestino Aós, en el Te Deum Ecuménico de ayer, donde emplazó al mundo político a “deponer intereses particulares y sectoriales” y buscar el diálogo.

Al respecto, expresó que "hemos vivido meses muy duros y difíciles que han traído mucho dolor a muchas familias (...), pero la solución no pasa por la violencia, pasa por el diálogo, por la buena voluntad, la colaboración y los acuerdos. Espero que las palabras del arzobispo no caigan en un desierto y no solamente sean reconocidas el día que las emite sino que se una práctica permanente”.

“La política chilena necesita menos confrontación, menos violencia, menos descalificación, más dialogo y acuerdos porque eso es lo que los chilenos nos están pidiendo”, concluyó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.