Crisis del PRI: ahora se divide en dos partidos

Hugo Ortiz de Filippi, presidente del “PRI Demócrata”. Foto: La Tercera/Archivo

Eduardo Salas, expulsado por Ortiz de Filippi, integra directiva paralela electa el viernes último.


Hasta que ocurrió. La riña entre el presidente del PRI, Hugo Ortiz de Filippi, con su antecesor, Eduardo Salas, derivó este sábado en una escisión. Ahora hay dos partidos paralelos y excluyentes -y dos directivas- que se disputan la titularidad del colectivo.

Todo, a raíz de la elección de noviembre, en que el primero desbancó al segundo de la presidencia por 46 votos contra 26. El Tribunal Supremo -“provisional”- invalidó el proceso y ordenó repetirlo. Ortiz de Filippi desconoció eso y expulsó a Salas. Este, a su vez, también rechazó el fallo.

Así las cosas, la facción de Salas concretó el viernes la fractura al realizar el nuevo consejo general en la medialuna del Club de Huasos Gil Letelier. “Ahora comienza todo”, dijeron los organizadores. Eligieron una nueva mesa, presidida por Elson Bórquez. Salas es ahora el secretario general de este partido paralelo, al que el bando rival no reconoce y tacha de “disidencia”.

Además, eligieron un nuevo Tribunal Supremo. Usaron el que era el logo del PRI hasta febrero pasado.

Este sábado, el bando de Ortiz de Filippi hizo su “congreso regionalista” en la Casa de Ejercicios de Punta de Tralca y con el logo “oficial”, vigente desde febrero. Anunciaron represalias contra Salas y los suyos.

“Sobre los militantes que han decidido suplantar a un órgano interno, los antecedentes serán pasados al TS, que deberá tomar sanciones según estos graves hechos. La reunión de Santiago no tuvo poder jurídico ni resolutivo”, advirtió el secretario general, Rodrigo Caramori. Pero el mismo dirigente destacó la “unidad” del partido.

Al evento -aseguran fuentes del partido- fueron invitados los ministros UDI Andrés Chadwick e Isabel Plá, quienes no asistieron. El PRI no tiene ministros ni parlamentarios, solo cuatro alcaldes.

Pero sí tiene una subsecretaria, Alejandra Bravo (Bienes Nacionales), casada con Salas y, por tanto, alineada con el bando “rebelde” o “disidente” de esta riña.

El partido ya ha debido fusionarse antes con otros para evitar su disolución legal debido a sus bajos resultados electorales.

Seguir leyendo