¿Cuánto sirve ser presidente de la Cámara?

Doscientos dos hombres y cinco mujeres han ocupado el lugar.

Exlíderes de la testera concuerdan que el cargo permite un rol de coordinación del sector que representan.


Luego que se bajara la candidatura de Gabriel Silber (DC) para presidir la mesa de la Cámara de Diputados , sonó como alternativa el actual jefe de la bancada Gabriel Ascencio (DC). Sin embargo, más de un legislador le dijo que mejor se quedara en su actual cargo, pues en la práctica era más relevante que presidir la corporación.

Pero ¿cuán relevante es dirigir la Cámara Baja? Son 202 hombres y cinco mujeres quienes han presidido la mesa de la corporación. Algunos de ellos expusieron a La Tercera que más allá de su rol establecido -la principal función es dirigir las sesiones y los debates en sala- tienen también un “importante rol político”, tanto en la coordinación con el Ejecutivo, como también dentro del propio sector.

“Un aspecto fundamental (del cargo) es que ayuda a la coordinación y la negociación legislativa con el gobierno. Es una contraparte importante en materia de resolver las urgencias de los proyectos de ley”, afirmó el exdiputado UDI Patricio Melero, quien fue presidente de la Cámara el 2011.

En esa línea, el exparlamentario PS Osvaldo Andrade (2016) sostuvo que la presidencia de la Cámara “es un factor de atenuación de las prioridades del gobierno, lo que implica que la agenda de la oposición esté en un rango de equilibrio y también se pueda impulsar”.

Asimismo, Andrade agregó otro punto: el rol articulador de la oposición. Según él, esa gestión puede “ser un factor de cohesión” dentro del sector.

En esa misma línea, el diputado Fidel Espinoza (PS) -quien antecedió a la actual presidenta de la corporación, Maya Fernández (PS)- señaló que “un presidente de la Cámara que le toca ser oposición sirve para poder llevar adelante los proyectos que a su sector le interesan, que no tengan que ser dependientes del Ejecutivo”.

Asimismo, la senadora Adriana Muñoz (PPD), quien presidió la Cámara de Diputados en 2002, concuerda con el rol de articulación política del cargo. “Me tocó ser presidenta un periodo y, en la medida que participaba del comité político, nuestras bancadas podían ir articulando en sus prioridades legislativas”, dijo.

Para la independiente Alejandra Sepúlveda (2010), un presidente debe tener “la capacidad de generar equilibrios”.

#Tags


Seguir leyendo