El debate sobre la “centroizquierda” que se abrió en la recta final de la campaña por el plebiscito

Plebiscito.jpg

Figuras del sector se han enfrentado en estos últimos días para defender sus opciones por el Apruebo y Rechazo de cara al 4 de septiembre. La franja política, una carta de exministros concertacionistas, entre otros temas, los han puesto en veredas opuestas.


“Hoy volvemos a decir que no para tener la Constitución que Chile merece”. Esa es una de las frases que aparece en una pieza audiovisual, que se emitió el viernes pasado, en la franja del Rechazo para el plebiscito del 4 de septiembre, en que aparecen figuras como Javiera Parada, la senadora DC Ximena Rincón y el exconvencional Felipe Harboe, cruzando el icónico puente Racamalac y realizando claros guiños a la campaña del No del plebiscito de 1988.

El video desató una ola de cuestionamientos cruzados en la denominada “centroizquierda” nacional, que se tomó gran parte del debate político durante el fin de semana “largo”. La supuesta “apropiación” de elementos usados en la campaña de 1988, derivó en discusiones en torno a qué significaba formar parte de ese sector hoy en día.

Uno de los primeros en cuestionar el video fue el sociólogo Eugenio Tironi, uno de los miembros del comité técnico de la campaña del No en 1988, quien a través de sus redes sociales sostuvo que “La Franja del NO no es del Rechazo. Tampoco del Apruebo. Es de todas las chilenas y chilenos que lo dieron todo para derrotar a Pinochet. Por eso es una afrenta, para ellos y la democracia, que un grupo intente apropiarse de ella para favorecer una opción en el plebiscito”. Su postura fue refrendada en una carta publicada en El Mercurio, que él firmó junto con otros miembros que la campaña para volver a la democracia, como Ignacio Agüero, Jaime de Aguirre, Juan E. Forch, Eugenio García, Eduardo Tironi y Juan Gabriel Valdés.

Un día después, Eugenio Tironi insistió en que “estoy por el Apruebo, pero siento total respeto por los concertacionistas que están por el Rechazo. No quiero romper puentes con ellos. Más temprano que tarde nos vamos a rencontrar. Por lo mismo debemos ser cuidadosos. La utilización de la Franja del NO en su beneficio no lo fue. Eso es todo”.

La postura de Tironi fue enfrentada por la propia Javiera Parada, quien escribió en sus redes sociales que: “Nuestro voto por el Rechazo nace de un profundo compromiso con la democracia: en el plebiscito del 88 se trataba de ponerle término a una dictadura; en 2022 se trata de evitar los riesgos para la democracia”, adjuntando una carta firmada junto con el exministro Andrés Velasco, el senador DC Matías Walker y su par Ximena Rincón. A esto el sociólogo le respondió: “Lo que realmente pone en ‘riesgo a la democracia’ es el uso interesado del patrimonio común, porque lo destruye, nos divide y erosiona el afecto republicano”.

Quien profundizó en el tema fue el propio senador Walker, quien sostuvo que “A los que pontifican y pretenden dar certificados de centroizquierda: ¿les sirve este testimonio del apoyo incondicional a Gabriel Boric en segunda vuelta? ¿O el odio y el afán partisano de querer dividir a Chile entre buenos y malos les generó amnesia?”.

En tanto, el diputado Jaime Naranjo (PS) publicó en su cuenta de Twitter una fotografía con los rostros de Parada, Harboe, Velasco y Óscar Landerretche agregando un texto que señala que “Los rostros más emblemáticos de la derecha los tienen escondidos para que no digan que están por el rechazo y para eso usan un grupo de tontos útiles de la derecha para ser los rostros visibles del rechazo”.

Cabe recordar que el domingo también se dio a conocer una carta firmada por 100 figuras públicas en la que se manifiestan a favor de la opción Rechazo de cara al plebiscito, donde aparecen varios políticos ligados a la “centroizquierda” respaldándola.

Entre los firmantes del documento, titulado “Invitación a continuar el diálogo democrático en Chile”, se encuentran los exministros concertacionistas René Cortázar, Soledad Alvear, Vivianne Blanlot, Mariana Aylwin, Pedro García, Jorge Rodríguez, José Pablo Arellano, entre otros exsubsecretarios y embajadores del sector.

Hace unos días en entrevista con La Tercera el exministro Álvaro García aseguró que los extitulares de Hacienda en gobiernos concertacionistas como Alejandro Foxley, Eduardo Aninat, Manuel Marfán y Andrés Velasco, que hoy respaldan la opción Rechazo, “efectivamente han abandonado la centroizquierda”.

La penúltima Cadem

En tanto, la tarde del domingo se conocieron los resultados de la penúltima encuesta Plaza Pública Cadem, antes de la elección del 4 de septiembre -el último sondeo se publicará el viernes 19 de agosto-, correspondiente a la segunda semana de agosto, los cuales revelaron que la intención de votar Apruebo, de cara al plebiscito del 4 de septiembre, evidenció una mínima alza de un punto, quedando en un 38%, mientras que el Rechazo cayó en un punto, llegando al 46%.

A tres semanas de las votaciones, la brecha entre ambas opciones se vuelve a acortar, ya que en el último mes la diferencia se había mantenido en 10 puntos porcentuales. En tanto, el porcentaje de indecisos se mantiene en el 16%.

Para el senador Walker, la ventaja del Rechazo en la encuesta Cadem “demuestra que el denominado aprobar para reformar prometido por el gobierno, es un acuerdo, que más que un acuerdo fue un desacuerdo entre los partidos oficialistas, no fue creído por la ciudadanía”.

Desde la otra vereda, para el diputado del Partido Liberal y vocero de la campaña por el Apruebo, Vlado Mirosevic, los resultados de las últimas encuestas demuestran que “el Apruebo es una opción que crece y así lo demuestran los ‘apruebazos’ masivos que por ejemplo tuvimos en Puente Alto y Viña del Mar con miles de personas (…) esta elección sigue abierta”.

En tanto, este fin de semana largo figuras políticas y civiles de ambas opciones se desplegaron en distintas actividades y “puerta a puerta” por distintas zonas del país.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.