El PC en la pole position

La irrupción de Daniel Jadue en la carrera presidencial es una gran noticia para el Partido Comunista, pero también una tremenda dificultad.



Sin duda, la candidatura de Daniel Jadue Jadue (53) es una gran noticia para el Partido Comunista que, por primera vez desde la recuperación de la democracia, tiene a uno de los suyos en la pole position presidencial.

Pero la irrupción del alcalde de Recoleta también es una tremenda dificultad para el PC que, también, por primera vez en su historia, tiene que aceptar una candidatura impuesta por las encuestas.

Al interior de la colectividad de la hoz y el martillo es un secreto a voces que el arquitecto y sociólogo no mantiene una relación fluida con la estructura partidaria, ya que él nunca ha sido un militante dócil dispuesto a obedecer lineamientos dirigenciales.

Tradicionalmente y lo que siempre había ocurrido en el PC, es que un candidato presidencial era decidido por los dirigentes del partido. Fue incluso el caso de Pablo Neruda cuya candidatura levantó la dirección política del PC en 1969 para después respaldar a Salvador Allende.

En la era de la transición, el Comité Central o la dirigencia comunista decidió lanzar candidaturas presidenciales. Fue el caso del cura Eugenio Pizarro (1993), Gladys Marín (1999), Tomás Hirsch (2005), etc. Esta discusión se daba en el Comité Central y después de la decisión se instalaban.

Con Daniel Jadue eso no ocurrió. En medio de algunos dirigentes que no tenían al edil dentro de sus simpatías internas, otros que lo miraban con recelo y algunos que simpatizaban con él; al PC y a su dirección se les impuso la candidatura por las encuestas y por apoyos de sectores ciudadanos.

Pero no fue una decisión del Comité Central o la directiva comunista instalarlo y proyectarlo. Se los impuso la realidad. Algo así nunca había ocurrido. Ahora los máximos dirigentes están obligados a proclamarlo, aunque a estas alturas algunos insisten en no hacerlo.

De hecho, en la interna del PC hace varios meses y desde el año pasado, algunos se inclinaban por la candidatura presidencial de Claudia Pascual, hasta se habló de Bárbara Figueroa, cuando ya corría Jadue. Pero las encuestas, los éxitos mediáticos y el posicionamiento propio impusieron a Jadue a la directiva comunista.

“En nuestro esfuerzo por generar condiciones que permitan abrir paso a una alternativa unitaria; antineoliberal; que derrote a la derecha definitivamente, el liderazgo nacional de Daniel Jadue lo consideramos un generoso esfuerzo y un gran aporte en esa dirección”, dice la última declaración del Comité Central del PC.

Comenta

Imperdibles