Fiscalía solicita a la Cámara contratos del exchofer de diputado Morales

Autor: Paulina Toro

El diputado gremialista Celso Morales. Foto. ATON

Diligencia llegó el lunes al Congreso. En una demanda laboral, el funcionario había señalado que el legislador UDI le pedía parte de su remuneración.


Un posible delito de fraude al Fisco indaga la Fiscalía Oriente respecto de la acusación que el exchofer del diputado UDI Celso Morales, Ismael Díaz, ventiló en una demanda laboral en julio de 2017: el legislador le solicitaba parte de su sueldo.

El lunes 12 de noviembre el Ministerio Público hizo llegar hasta la Cámara de Diputados un oficio solicitando todos los contratos relacionados con los servicios prestados por Díaz al parlamentario y que fueron pagados por la corporación.

La fiscalía lleva adelante una causa iniciada en 2016 a raíz de una autodenuncia interpuesta por la exjefa de prensa de la UDI, Lily Zúñiga, y donde se indaga el posible mal uso de las asignaciones parlamentarias. Hoy esa investigación se extiende a todos los diputados y todos los senadores del Congreso.

Hasta ahora, sin embargo, todo se circunscribía a las asesorías externas del Congreso. La solicitud respecto del exchofer de Morales amplía el espectro de investigación hacia otra arista de las asignaciones, esta vez al denominado Personal de Apoyo, cuyos trabajadores están sujetos a las leyes de Código del Trabajo y no a honorarios.

En la demanda laboral el exchofer de Morales relató que si bien su “remuneración mensual estaba integrada por un sueldo bruto fijo de $ 2.300.000”, su sueldo efectivo nunca superó los $ 500.000. Esto, “porque en la época en que esta (remuneración) formalmente era muy superior, tenía que entregar una parte sustancial de la misma al referido diputado”. Agregó que en esa época debía entregar boletas como asesor comunicacional.

Sin embargo, tras llegar a un acuerdo con la Cámara por $ 7 millones, el exchofer se retractó de sus dichos y señaló que todas las afirmaciones fueron como un mecanismo de presión.

Comisión de Etica

Pese a las pesquisas de la fiscalía, ningún diputado ha interpuesto un requerimiento para que se indague el alcance de las declaraciones del exchofer de Morales en la Comisión de Ética de la Cámara.

Solo la presidenta de la corporación, Maya Fernández (PS), manifestó internamente la necesidad de hacerse cargo, en esa instancia disciplinaria, de las acusaciones contra Morales.

En este escenario, el diputado Bernardo Berger (RN), presidente de la Comisión de Ética, comentó a La Tercera que el próximo miércoles se revisará el caso y se definirá si abrir de oficio una investigación.

“Considerando que esto ha salido difundido públicamente, nosotros lo vamos a analizar en la próxima sesión de la comisión para ver si es pertinente poder, de oficio, requerir mayor información”, explicó Berger. Y agregó: “Nosotros tenemos que tener claridad, bien a fondo, en relación a este tema que públicamente se ha denunciado. Es el camino que nos queda”.

Por su parte, el diputado PS Juan Luis Castro, quien también integra la comisión, dijo que ya se está recopilando información al respecto. “Se está investigando. No puedo adelantar opinión, porque no se ha abierto la causa en detalle, porque se tiene que presentar el cargo. No puedo hacer un juicio, pero es un caso delicado, sin duda”.

“Como esto ha tenido connotación pública y ha habido una contraposición de versiones, se ha pedido información sobre la situación contractual de ese funcionario antes, durante y después del episodio. Y también sobre los ribetes judiciales que está teniendo la investigación de la fiscalía, para luego proceder a recibir los descargos de los afectados”.

Según comunican desde la bancada de la UDI, será el propio diputado Morales quien asistirá a la Comisión de Ética para relatar su versión sobre los hechos.

Seguir leyendo