Gobierno busca retomar agenda de La Araucanía e inicia ronda de reuniones

Los ministros Gonzalo Blumel y Cristián Monckeberg. Foto: Cristóbal Escobar/AgenciaUno

En medio del aumento de atentados incendiarios, el Ejecutivo apuesta a reimpulsar el diálogo y reactivar proyectos de ley. Este martes el ministro de Desarrollo Social se citará con los senadores Francisco Huenchumilla (DC) y Jaime Quintana (PPD).




Por cuerdas separadas. Esa es la estrategia que quieren volver a replicar los ministros del Interior, Gonzalo Blumel, y de Desarrollo Social, Cristián Monckeberg, para retomar la agenda por La Araucanía y para la cual hace unos días comenzaron a diseñar un plan. Una materia que es parte del programa de gobierno del Presidente Sebastián Piñera, pero en la que el Ejecutivo no ha logrado grandes avances.

De hecho, según balances de la Segpres, de un total de 670 medidas del acuerdo por el desarrollo y la paz en La Araucanía de septiembre de 2018, un 73% se encuentra en proceso, sin finalizar.

Así, el gobierno apuesta nuevamente a que Blumel -sin descuidar su rol de jefe político del gabinete- esté enfocado al área de seguridad, mientras que Monckeberg se concentre en los diálogos políticos, con organizaciones y comunidades mapuches.

Esto, replicando lo que alguna vez quisieron hacer los exministros Andrés Chadwick y Alfredo Moreno, y cuya agenda se vio interrumpida tras la muerte de Camilo Catrillanca, en noviembre de 2018. Desde esa fecha, el Ejecutivo dejó en segundo plano esa agenda y, de hecho, en junio del año pasado, cuando asumió Sebastián Sichel en Desarrollo Social, su foco estuvo puesto en las medidas sociales.

Sin embargo, en las últimas semanas los hechos de violencia se han vuelto a recrudecer en La Araucanía y Arauco, a lo que se suma la huelga de hambre que mantienen comuneros mapuches. En este escenario, donde han surgido voces en Chile Vamos que critican el manejo político en la zona, es que el Ejecutivo busca implementar un plan.

En este contexto, el gobierno ha señalado que aprovecharán la fuerza militar apostada en la zona a raíz del estado de excepción por la pandemia, para ayudar a hacer controles y proteger la infraestructura. Una medida que, en todo caso, ha sido criticada por la oposición, desde donde acusan una militarización de la zona.

“Hemos enfrentado ataques, atentados muy violentos, que han afectado a gente inocente, a camioneros, a transportistas, a personas particulares, eso es absolutamente inaceptable y, por tanto, el rol de esas patrullas es proteger precisamente esa infraestructura fundamental, las carreteras”, dijo Blumel la semana pasada en un matinal.

En Interior señalan que en materia de seguridad están enfocados en tres áreas principales: prevención y anticipación, en donde potenciarán los patrullajes, monitoreos aéreos y uso de tecnología; Inteligencia, en el que apuestan a fortalecer el trabajo coordinado entre la ANI, PDI y Carabineros para obtener información; e investigación, en la que cada policía está especializada en un área específica, por ejemplo, los Carabineros que estén más enfocados en los delitos de robo de madera.

Ronda de reuniones

Este lunes, el ministro Blumel encabezó un encuentro con parlamentarios de la zona, instancia en la que, según presentes, transmitió que el gobierno quiere avanzar en medidas para la región, en las que haya consenso transversal. En la cita, además, se acordó que los parlamentarios les harían llegar sus propuestas en la materia.

Monckeberg también se ha contactado con legisladores de la zona y este martes se reunirá con los senadores Francisco Huenchumilla (DC) y Jaime Quintana (PPD), quienes han transmitido su molestia por la presencia de militares en la zona.

“El gobierno tiene que elegir cuál agenda va a retomar en La Araucanía: si la político-social, que abandonó, o la del comando jungla 2.0”, dice Quintana respecto de un nuevo diálogo con el Ejecutivo.

En el gobierno también afirman que la idea es retomar la tramitación del proyecto de ley que crea el consejo de pueblos y el de Ministerio de Pueblos Indígenas.

Comenta