Gonzalo Yuseff, exdirector de la ANI: "Fue absurdo haber presentado el informe Big Data al Ministerio Público"

Imagen-GONZALO-YUSEFF-516

foto: lucas alvarado

El abogado sindica al exsubsecretario Rodrigo Ubilla como el "principal" culpable del mal manejo del gobierno en seguridad desde el 18 de octubre.




El exdirector de la ANI en el primer mandato de Piñera, Gonzalo Yuseff, hace un duro análisis de cómo el gobierno ha manejado los temas de inteligencia, a raíz del informe Big Data. Apunta particularmente al ahora exsubsecretario del Interior Rodrigo Ubilla.

¿Leyó el informe de Big Data?

Solo en la prensa y fue un despropósito haber pensado que era un antecedente que podía, no sé, comprobar la injerencia extranjera o pensar que ese dato pudiese ser algo importante en las causas judiciales. Es un desconocimiento grotesco.

¿No es un insumo importante para la inteligencia?

Cuando uno está a cargo de un organismo de inteligencia, es mucha la gente que se acerca bien intencionadamente a aportar información, pero es el servicio de inteligencia el que tiene que ponderar su valor y, en definitiva, es la autoridad la que tiene que decidir qué hace con esa información. El gran error que se comete es aportarlo como prueba o como gran demostración de la injerencia extranjera. Es una cosa absurda. Pensemos en EE.UU., en que se acusa a la inteligencia rusa de haber interferido en las elecciones que salió elegido Trump. Esa situación está siendo todavía investigada por el FBI, y todavía no hay claridad. Cómo voy a suponer yo que va a aparecer una empresa que me aportó información y que eso va a ser una prueba definitiva. Además, pretendían que mandaran una orden de detención en contra de Serguéi Lavrov o contra Putin. Fue absurdo haber presentado el informe al Ministerio Público.

¿Por qué?

La influencia a través de las redes sociales en los conflictos sociales es algo que se estudia en los servicios de inteligencia, pero en ningún país se presentan los informes a los tribunales. Se crean infraestructuras para contrarrestarlos, si es que son importantes. Se cuantifica qué tan importante es, pero nada más.

Lo que está en duda respecto del informe Big Data es quién lo pagó.

Da lo mismo quién lo pagó. Eso es lo más absurdo. Para eso existen los gastos reservados, para pagar cosas como esas.

¿Es normal que empresarios se acerquen a la ANI a entregar información?

No solo empresarios, mucha gente se acerca con grandes novedades o que ellos conocen a alguien o que en la plaza de tal lugar pasa esto. Eso es la labor habitual de los servicios inteligentes, y estos tienen que estar estructurados para poder filtrar esa información.

En esa reunión habría participado el exsubsecretario Rodrigo Ubilla, ¿cuál es su visión de esa gestión?

Ubilla es quien tenía a cargo las policías, y los servicios de inteligencia fueron reestructurados bajo su administración en este período. Los resultados fueron desastrosos, tanto en el trato que se dio a Carabineros y la falta de apoyo, como el descalabro que se ocasionó en los servicios de inteligencia.

¿En qué sentido desastrosos?

Surgió el discurso fácil de que todo esto era problema de Carabineros, que ellos tenían una especie de impericia para lidiar con este problema. Y eso es lo más injusto que hay, porque Carabineros ha debido combatir a hordas de espartanos que se protegen con escudo y que arrojan piedras con gran poder de fuego, por decirlo de algún modo, y que, además, utilizan elementos incendiarios. Y Carabineros se ha tenido que defender con métodos rudimentarios y sin las posibilidades de contar con un equipo adecuado. Entonces, lo que demandaba la situación en la actual crisis era un apoyo irrestricto a Carabineros. Haber insinuado que podían venir policías de afuera a capacitarlos es lo más absurdo que se puede haber hecho. Es una humillación para Carabineros y es un despropósito. No hay ninguna policía del mundo que haya tenido que enfrentar estas hordas de milicianos que tenemos en las calles de Santiago. 600 milicianos secundarios para el primero de mayo. Y qué decir ahora, 2.000, 5.000. Los policías españoles, franceses, jamás han tenido que lidiar con gente así. Qué decir de lo que pasa en Hong Kong. En otros lados, las manifestaciones a propósito de los conflictos sociales son infinitamente menos violentas. Entonces, suponer que iban a venir policías extranjeros y que la impericia de Carabineros era uno de los problemas, es simplemente el primer gran y garrafal error que se comete en esta materia.

Comenta