Gutenberg Martínez, líder de Comunidad en Movimiento: “No descartamos participar en los próximos desafíos electorales”

Gutenberg Martínez

El exdemocratacristiano asegura que, si bien el referente, que lidera junto a su esposa, Soledad Alvear, no tiene como prioridad disputar cargos de elección popular, no se cierra a competir en los comicios municipales y de gobernadores regionales.

El expresidente de la DC -que dejó el partido en 2018 para fundar Comunidad en Movimiento- responde un cuestionario donde analiza la situación de Venezuela, la dispersión actual de la oposición y el futuro del centro político. Gutemberg Martínez, además, sostiene que, pese a que no es una prioridad para su movimiento, no descarta ser parte de las próximas elecciones.

¿Cómo evalúa este primer año del gobierno de Sebastián Piñera?

Piñera aprendió de su primer gobierno: tiene un gabinete más afiatado, un buen ministro de Interior y mantiene un apoyo importante. Ha mostrado capacidad para dominar la agenda, a excepción de La Araucanía. Pero las expectativas de empleo y activación económica no han podido ser satisfechas.

¿Ha habido una oposición obstruccionista como lo señaló el mismo Mandatario?

Será en los temas de fondo como pensiones e impuestos donde se podrán evaluar los comportamientos relevantes. Hasta diciembre, la oposición dura no ha logrado imponer sus términos. Por lo cual la calificación presidencial es exagerada.

¿Qué opina que sectores de la DC y el PR hayan respaldado varios proyectos oficialistas?

Creo en el diálogo y en la bondad de los acuerdos. El problema en la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio (FA) es que existen estrategias y objetivos contradictorios, que a ratos tensionan, pero la lógica del poder, condiciona sus comportamientos. A lo cual se agrega una tendencia con influencia transversal pro polarización y pro posturas de izquierda denominadas como retro-progresismo. A medida que se acerquen las elecciones, esos partidos se irán nucleando, pues su lógica frente al poder se impondrá nuevamente.

¿Cómo evalúa la gestión de Fuad Chahin a la cabeza de la DC?

No me corresponde evaluar esa gestión. Siempre le deseo lo mejor a la DC.

¿En qué escenario volvería a la DC?

No está en mis planes. Estamos construyendo una nueva alternativa social cristiana, que es muy necesaria para el país, el bien común, las personas y las comunidades. Una alternativa que desde el centro construya una convergencia con contenidos claros, sin ambigüedades y con sentido de futuro. Esa es la tarea y en esta centro mi esfuerzo de presente y futuro. Una posición clara y con identidad, distante de los extremos, de aquellos que niegan las violaciones a los DD.HH. de ayer o de hoy.

¿Qué le parece que se haya puesto en cuestión el pacto administrativo de la oposición?

Este pacto no es administrativo, es un acuerdo político con objetivos del mismo tenor. No creo en los pactos administrativos, más aún cuando se pactan por cuatro años. Es mejor reconocer el verdadero carácter de este a dar la impresión que solo se funda en ambiciones de poder.

¿La actual oposición tan fragmentada podrá volver a gobernar?

La ex NM se va a reconstituir y creo que lo hará de la mano con parte del FA. Ambos creen necesitarse y eso condiciona su comportamiento futuro. Las elecciones de alcaldes y gobernadores regionales marcarán su ruta, y el nombre de esas alianzas poco importará. Esto también es válido en el oficialismo.

Sectores del FA quieren disputar el espacio a la ex NM, ¿ve eso posible?

Desde su fundación el FA ha pretendido superar a la Nueva Mayoría y no abandonarán ese objetivo. Pero, a su vez, necesitan de esta para mantener y ganar nuevos espacios de poder.

¿En este escenario, ve posible opciones para el centro político?

Es el espacio más incluyente. Los chilenos valoran tres ejes: una visión humanista del mundo y sus sociedades, el concepto de crecimiento con equidad y el compromiso intransable con la democracia y los DD.HH. en todo tiempo y lugar. El desafío es transformar todo esto en una fuerza con vocación de alternativa, sin complejos y voluntad de no ser vagón de cola de los polos.

¿Comunidad en Movimiento quiere disputar espacios de elección popular?

Eso no ha estado en el centro de nuestras preocupaciones. Queremos tener una relación distinta con el poder, diferente a lo que se ve en la política del día a día. Primero las ideas, en paralelo, la caracterización de un movimiento que responda a la crisis de la política y los partidos tradicionales, una prospectiva del país que nos permita elaborar una visión programática, la implantación organizacional del movimiento y la construcción con otros de una convergencia de centro. No descartamos participar en los próximos desafíos electorales, debemos analizarlo, tenemos muchas peticiones al respecto, en los distintos niveles y tiempos de las elecciones próximas.

¿Cómo evalúa el fallo en primera instancia por la muerte del expresidente Frei Montalva?

Es un fallo histórico. El Presidente Frei fue asesinado y eso ha quedado establecido. Esa verdad constituye un hito. Su liderazgo siempre estará vigente. Como Comunidad en Movimiento, le expresamos nuestra solidaridad y respaldo a la familia y a sus decisiones. Ahora bien, si además se han sumado a la apelación el gobierno y el Consejo de Defensa del Estado, por algo será.

¿Cómo ve la crisis de Venezuela?

El mundo cambió. Los dictadores y sus partidarios no se pueden atrincherar en planteos añejos. Repetir los argumentos del pinochetismo con la faz de Maduro avergüenza a sus portavoces y a quienes son sus seguidores.

¿Cómo se supera?

Cumpliendo la Carta Democrática de América, aislando la narco-dictadura, respaldando al Parlamento elegido en elecciones limpias y al Presidente Guaidó, posibilitando que este ejerza su mandato, viabilizando una transición, hasta que se realicen elecciones presidenciales libres.

¿Debería intervenir con mayor fuerza Michelle Bachelet?

Naciones Unidas no se puede quedar esperando. Es inentendible decir que no se justifica ir al país ahora. Este es el momento preciso para hacerse presente. Cuando estábamos en dictadura en Chile, eso les pedíamos a las organizaciones internacionales. No entiendo esa conducta. Es más, a mi juicio, esa es su obligación.

Seguir leyendo