El impacto de la estrategia de Piñera en el oficialismo

Autor: Alberto Labra

El Presidente Sebastián Piñera.

Chile Vamos reclama por iniciativas que sorprenden al bloque, por el diseño ante la oposición y por alimentar expectativas legislativas con anuncios.


“Cómo hacen un anuncio tan polémico sin avisarnos”. Según varios testigos, ese reproche lanzó el presidente de RN, Mario Desbordes, a los ministros del comité político el lunes pasado, durante la última reunión de coordinación, apuntando a la idea de ampliar el control preventivo de identidad a menores de edad.

El reclamo, al que también se sumó el jefe de senadores de RN, Andrés Allamand, incluyó una petición para que, si el Ejecutivo ya había hecho un anuncio importante sin informar a su coalición, que al menos se les entregaran insumos sobre la iniciativa. Esto, sumado a que advirtieron que es compleja la viabilidad de incluir a menores, ya sea desde los 14 o desde los 16 años.

La escena y las posteriores advertencias públicas que hubo desde ese partido y otros personeros de Chile Vamos por la iniciativa responden no solo a la sorpresa que generó ese tema, sino que es parte de un sentir instalado en algunos sectores del oficialismo sobre la estrategia que está aplicando el gobierno al cumplirse el primer año.

Algunos dirigentes del bloque miran con atención cómo se impulsan, en casos específicos, ciertas iniciativas que -dicen- no necesariamente atienden problemas de fondo y que no se informan a la coalición.

El timonel de RN, por ejemplo, ha advertido en el comité político -según dicen en el oficialismo- la necesidad de impulsar iniciativas sobre la calidad en la educación, más que centrarse casi exclusivamente en el proyecto de Admisión Justa.

Un análisis que han realizado en Evópoli y en la UDI, en todo caso, es que iniciativas como esa y como la ampliación del control preventivo a menores ayudan para controlar la agenda, considerando que el oficialismo no tiene los votos para avanzar en sus proyectos de fondo. Sin embargo, la inquietud sobre cómo el Mandatario termina sorprendiendo a su propio sector es compartida en los tres principales partidos del bloque.

El tema fue abordado el miércoles en la reunión entre Piñera y Chile Vamos. Asistentes dicen que legisladores de la coalición le plantearon al Mandatario que el conglomerado no puede ser el “vagón de cola” en la negociación con la oposición, y que muchas veces La Moneda lanza iniciativas por la prensa de las que no han tenido aviso. “El gobierno puede dar mayor espacio a sus parlamentarios para negociar con la oposición, más allá de su cohesión detrás del voto, y allanar caminos de acuerdo que parecen estar cerrados”, dice, consultado por este escenario, el jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke.

Además, en el sector han criticado directamente en conversaciones con ministros que el Ejecutivo impulse proyectos comenzando con una actitud de confrontación ante la centroizquierda. Así, les han planteado que La Moneda no puede pedir grandes acuerdos y, al mismo tiempo, partir criticando a la oposición. “Cuando le dan duro a la presidenta Bachelet, después no pueden pedir un gran acuerdo”, dijo esta semana el senador RN Manuel José Ossandón, exteriorizando ese análisis, que ha sido abordado en las últimas reuniones del comité político.

En ese partido y en Evópoli creen que esa actitud termina exacerbando el escenario, provocando que la oposición se una y, por lo tanto, minimizando las posibilidades de que parlamentarios de la DC y del PR se desmarquen de su sector para apoyar proyectos del gobierno.

Otro cuestionamiento se lanzó al menos dos veces ante los ministros -en las últimas dos reuniones en La Moneda- por la estrategia diseñada por el gobierno para evitar que el éxito de esta segunda administración de Piñera se mida por cuántos proyectos logran sacar adelante.

En el oficialismo dicen que varios dirigentes del bloque, como Desbordes y el senador Víctor Pérez (UDI), plantearon que esa premisa es contradictoria con lo que se está haciendo. Las mismas fuentes dicen que lo que se reclamó es que se determine que el éxito no estará medido por ese factor, pero que, a la vez, se difundan constantemente iniciativas legislativas. “Decídanse”, fue uno de los mensajes transmitidos por otros dirigentes de Chile Vamos.

Por ejemplo, hace dos semanas el senador Pérez -en su última participación como jefe del comité UDI- planteó en el comité político que al revisar la prensa diariamente se enteraba de nuevos anuncios, lo que calificó como un “error” y una forma del gobierno de mostrar, al final, que en realidad lo relevante es lo que se juega a nivel legislativo. “El 2019 es un año importante para el gobierno. Y uno tiene que elegir en qué terreno se dan las batallas. Por eso, es contraproducente anunciar proyectos todos los días”, dice el senador Pérez, en línea con lo que advirtió esta semana su par de RN Manuel José Ossandón. “El gobierno está sintonizado con las principales demandas de la gente, pero queremos que haya complicidad, y hemos planteado que es necesario mejorar la gestión siendo minoría en el Parlamento”, agrega el jefe de bancada de RN, Alejandro Santana.

Sin embargo, hay aprensiones que no son compartidas por todos. De hecho, en la mesa UDI sostienen que el diseño que está aplicando La Moneda es el correcto y que va en línea con una histórica demanda de ese partido, que se hizo constante en la primera administración de Piñera: la necesidad de “gobernar con las ideas de la derecha” y confrontar con dureza a la izquierda.

Así, en esa colectividad sostienen que hay una batalla ganada si el Ejecutivo logra apoyo ciudadano para una medida -como Admisión Justa o la ampliación del control preventivo-, aunque no sea aprobada en el Parlamento. “Me gusta lo que se está haciendo y que el Presidente diga que gobernamos con nuestras ideas”, dice la timonel UDI, Jacqueline van Rysselberghe.

#Tags


Seguir leyendo