La Tercera

José Antonio Kast, líder del Partido Republicano: “No podemos decir que queremos ser continuadores de este estilo de gobierno”

El excandidato presidencial afirma que el Ejecutivo “no tiene carácter” y que debe “dejar de gobernar en base a las encuestas y las redes sociales”.

Un cambio de actitud. Eso es lo que el excandidato presidencial y líder del Partido Republicano, José Antonio Kast, dice que debe tener el gobierno del Presidente Sebastián Piñera. Y debe ser ahora, porque el próximo año, de cara a las elecciones municipales y de gobernadores regionales, “va a haber otra mirada y otras urgencias”.

Hace pocos días se formalizó al eventual autor de los atentados explosivos contra Óscar Landerretche y Luis de Grange. A esto se suma lo ocurrido hace algunos días con un atentado en una comisaría y otro -frustrado- en contra del exministro Rodrigo Hinzpeter. ¿Cómo define estos hechos?

Son hechos gravísimos, donde el gobierno ha dado señales en la línea correcta, por ejemplo, de modificar la ley antiterrorista. Nosotros le dimos todo el respaldo, porque cuando el gobierno muestra carácter, las cosas funcionan. Es lo mismo que hizo Marcela Cubillos con Aula Segura. Ese actuar del gobierno, con carácter, con firmeza, con liderazgo, es lo que echamos de menos.

¿Cree que estos hechos dan cuenta de una escalada de actos violentistas?

Claramente, Chile está hoy día en una crisis de seguridad ciudadana; hay una crisis en el tema de la delincuencia, en el narcotráfico y en el terrorismo.

¿Por qué cree que no se están tomando las medidas necesarias?

Porque el gobierno no tiene carácter suficiente para enfrentar el terrorismo y ahora recién han levantado una bandera de cambiar la ley antiterrorista.

Sus críticos lo tildan de “ultraderecha” y que hace propuestas sin contar con una base parlamentaria que le permita avanzar con proyectos o probar, desde el Ejecutivo, las fórmulas que propone. ¿Qué responde a eso?

Son críticas políticas sin fundamento. Hemos hecho planteamientos serios que se están llevando a la práctica, apoyamos Aula Segura y fortalecimos una política pública del gobierno. El tema es que el gobierno, en algunos casos, no quiere escuchar. El ministro del Interior es capaz de llamar a todas las fuerzas políticas para preguntarles cuál es su mirada respecto de las modificaciones institucionales y nosotros no hemos tenido posibilidad de hacerlo.

¿Será por sus críticas que desde La Moneda prefieren no llamarlo?

Entonces, ¿por qué llaman al PC o al Frente Amplio? Nosotros colaboramos con el triunfo de Sebastián Piñera, y lo único que hacemos es llamar a que se cumpla el programa de gobierno, cosa que no se hace. Si se cumpliera el programa, estaríamos bajando los impuestos, no habríamos entrado a la discusión del ente estatal para manejo de las pensiones, habríamos tenido mano dura con el terrorismo, habríamos respaldado a nuestros Carabineros…

¿Y qué le pareció la decisión del gobierno respecto de la reducción de la jornada laboral?

Me parece un error y refleja, en gran medida, que en algunos temas gobierna más en base a las encuestas que a los principios.

¿Se puede enmendar el rumbo?

Se puede. El gobierno tiene que dejar de gobernar en base a las encuestas y las redes sociales. La gente quiere carácter, liderazgo y eso no se logra a través de Twitter ni de las encuestas. El Presidente perfectamente podría cambiar el comité político por la encuesta Cadem de todos los lunes.

¿Cree que es un problema del gobierno o es un problema en el estilo del Presidente?

Si él no cambia el estilo, los mil días que nos quedan van a ser peores que los 500 que ya tuvimos.

¿Qué es lo que debe cambiar?

Tiene que confiar más en el trabajo que hacen sus ministros. A mí no me interesa ver al Presidente en todos los matinales de Chile.

¿No cree que eso lo acerca a la gente?

Lo ha acercado tanto que bajamos del 55% al 30%.

El Mandatario se fijó como objetivo traspasar la banda presidencial a alguien de su sector. ¿Cree que eso se concretará?

Sí creo que el próximo gobierno va a ser de derecha. Podríamos tener un gobierno de derecha, con un Parlamento de derecha y con un Presidente electo con el 60% si se adecuaran al programa de gobierno. Hoy día, vamos a tener a un Presidente de derecha, pero no necesariamente un Parlamento de derecha si se sigue cediendo a la izquierda. No sirve que el gobierno gane uno o dos proyectos de ley, porque convence a uno o dos diputados de la oposición. Eso no sirve. Que voten todos en contra.

Esa es la estrategia del ganar perdiendo…

Pero bueno, si hay muchos analistas políticos que dicen que este gobierno ya no hizo las grandes transformaciones que tenía que hacer.

Pero lleva un año y medio, tiene tiempo todavía…

Si el gobierno no cambia de actitud, se le acabó el tiempo. Vienen elecciones, va a haber otra mirada y otras urgencias, y todos los partidos van a estar pensando en cómo ganar las elecciones de gobernadores, de alcaldías y de concejales.

Para esas elecciones, ¿buscarán algún entendimiento con Chile Vamos?

Primero nos tenemos que conformar como partido, ese es nuestro objetivo del corto plazo.

¿Y si se constituyen como partido lo buscarán?

El entendimiento es que vayan los mejores candidatos y esperamos que Chile Vamos entienda que, para elegir al mejor candidato, en algunos lugares tiene que haber primarias o encuestas que definan quién es el mejor. Esto no es solamente voluntarismo, porque se podrían dar situaciones donde dicen ‘ustedes no son parte de la coalición, no tienen nada que opinar’. Si presentamos un buen nombre, ¿ellos lo van a rechazar solo porque no es militante de uno de sus cuatro partidos? Sería inaceptable y la gente les va a pasar la cuenta.

En materia presidencial ha dicho que no están dadas las garantías para participar en una primaria de Chile Vamos. ¿Cuáles son las garantías necesarias?

Que podamos coincidir en un proyecto político, que se defina qué línea se va a seguir: el programa o la de las encuestas. Me encantaría que nos consultaran como partido qué opinamos de los distintos temas, pero este no es un problema de que nos inviten o no, es un problema de acción política coherente o incoherente. Si se vuelve a la coherencia, podemos tener unidad de criterios y podemos sentarnos a conversar de los distintos mecanismos electorales, pero si no hay coherencia, es muy difícil.

¿Usted buscaría ser el continuador del programa de gobierno que comenzó el 2018?

No podemos decir que queremos ser continuadores de este estilo de gobierno.

¿Del contenido del programa?

El contenido que tenía ese programa nosotros lo suscribimos en un alto porcentaje; si se hubiese llevado a la práctica, hoy tendríamos un Chile distinto.