Kast, el aniversario de un autoexiliado

kast

El líder de Acción Republicana, anoche en el Círculo Español. Foto: José Luis Muñoz

La noche del jueves, José Antonio Kast lideró la celebración del primer año de vida de Acción Republicana, movimiento en permanente tensión con la derecha, entre apoyos de diputados oficialistas y críticas desde la dirigencia de Chile Vamos y del gobierno.


Entre banderas chilenas y unos mil asistentes, el Círculo Español albergó este jueves la celebración del primer aniversario de Acción Republicana (AR), movimiento que lidera el excandidato presidencial José Antonio Kast.

Y motivos para celebrar, dicen en la organización, tienen más que suficientes. Según sus propias cifras, en 12 meses han logrado que 16 mil personas se inscriban como adherentes, distribuidos en 315 comunas del país, y donde un 36% de ellos tiene menos de 30 años y un 58% pertenece a regiones. Además, la gira que Kast realizó por el país concluyó con un documento que recoge diversas demandas ciudadanas, otro logro -apuntan- en este primer año de vida.

Pero es quizás su vinculación con un grupo de diputados oficialistas el mayor triunfo de Kast, quien renunció a la UDI en 2016. Y es que pese a que Acción Republicana no se ha constituido como partido, formalmente ha podido presentar proyectos de ley y oficios de fiscalización gracias al soporte parlamentario que le entregan los RN Camila Flores, Aracely Leuquén, Cristóbal Urruticoechea, Harry Jürguensen, Miguel Mellado, Eduardo Durán y Carlos Kuschel, además del independiente en cupo RN Pablo Prieto y el ex UDI Ignacio Urrutia. De hecho, Urrutia -quien fue uno de los "platos fuertes" del acto de celebración- renunció a la UDI en diciembre afirmando que "creo firmemente que José Antonio Kast tiene posibilidades de llegar a ser Presidente".

Los roces con RN

La cercanía que el grupo de legisladores de Renovación ha tenido con AR significó, a fines del año pasado, que la directiva de ese partido hiciera un "rayado de cancha" a sus diputados. Bajo el argumento de no adelantar la carrera presidencial, y menos apoyando a alguien que no es del partido, la directiva pidió evitar los acercamientos con Kast y su movimiento. Pero la negativa fue rotunda y surgió la amenaza -nunca confirmada- de renuncias, por lo que, una semana después, fue el propio presidente de RN, Mario Desbordes, quien se reunió en privado con los legisladores y acordaron "libertad de acción" para mantener los contactos, procurando "cuidar" la forma con que estos se puedan interpretar.

"Ley del hielo" en La Moneda

"No es el camino para Chile, no creo en los extremos". En diciembre del año pasado, esa fue la frase escogida por el Presidente Sebastián Piñera para referirse a José Antonio Kast.

Días antes, la primera dama, Cecilia Morel, había dicho que el exdiputado "está representando una sensibilidad que no quisiera que siguiera agrandándose".

Ambos daban cuenta del ánimo con que, desde La Moneda, enfrentaban las críticas que el expresidenciable realizaba con frecuencia al gobierno, generando incomodidad y, en definitiva, que se optara por definir una estrategia para hacerle frente: simplemente, no hacerlo. Así, ha primado "ley del hielo" desde Palacio, desde donde se evita responder cualquiera de sus comentarios.

Además, son sus constantes críticas al gobierno de Sebastián Piñera uno de los factores determinantes para que, al menos por ahora, las puertas de Chile Vamos se mantengan cerradas para AR.

Para los presidentes de los partidos oficialistas, si Kast quiere ser parte de la coalición tendrá que suscribir los principios y también alinearse con el gobierno.

Otro factor que tensiona la relación es la arremetida de Kast, principalmente, por el flanco derecho y más conservador del oficialismo, buscando apoderarse de un sector de adherentes que Chile Vamos y La Moneda han descuidado.

"Él se ha mantenido en la misma postura que lo hizo en la última elección presidencial. Es un movimiento más bien de nicho que ha mantenido sus posiciones y su discurso. Lo que sí lamento es que siendo un movimiento de derecha, golpee tan duramente al gobierno", plantea la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, con quien Kast se ha disputado la cercanía con el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Esto, porque en 2018, con el líder derechista disparado en las encuestas brasileñas, AR había buscado la fórmula de reunir a ambas figuras.

Pero fue Van Rysselberghe quien, de manera sorpresiva, viajó en octubre a Brasil y se reunió con Bolsonaro. Un día después, Kast también sostuvo una cita con el entonces candidato presidencial.

Comenta