La amenaza de la votación por separado y la última oportunidad para los 4/7: las claves de los plenos finales de la Convención

Foto: Andres Perez

Entre el martes, miércoles y jueves de esta semana, la Convención Constitucional realizará sus últimos plenos, antes de entregar el proyecto de nueva Carta Magna. La derecha solicitó la votación por separado de cada uno de los artículos, lo que se traduciría en más de 490 votaciones. Sin embargo, desde ya anticipan que podrían retirar la petición en algunos casos, a excepción de las materias donde consideran que se vulneró el reglamento o que se realizan cambios sustanciales a las normas, como el quorum de reforma constitucional o el referido al consentimiento indígena.




A partir de las 9.30 del martes, la Convención Constitucional comenzará con sus últimas tres jornadas de votación, antes de la disolución del órgano constituyente, el 4 de julio. Durante esas instancias, el pleno de la Convención someterá a votación el informe emitido por la comisión de Armonización, dedicada a detectar incoherencias y contradicciones en el borrador de nueva Constitución, para el cual todos los colectivos -a excepción de la derecha- presentaron indicaciones en conjunto.

En caso de aprobarse las propuestas emitidas desde la comisión, se lograría reducir el borrador de nueva Constitución de 499 a 372 artículos, a través de fusiones de normas similares y la eliminación de palabras o frases repetitivas. Así, se haría frente a una de las mayores críticas que actualmente recibe el texto propuesto por la Convención: su extensión y su carácter “maximalista”.

Debido a que el acuerdo fue transversal, desde los distintos colectivos de izquierda que lo presentaron afirman que la mayor parte del acuerdo se aprobará y superará los 2/3. “Al menos a quienes nos tocó formar parte de la comisión estamos por respetar el acuerdo íntegramente, y eso supone aprobar cada una de las indicaciones”, comentan desde Independientes No Neutrales.

Si bien la derecha pidió la votación separada de cada uno de los artículos, lo que se traduciría en tener que efectuar más de 490 votaciones, algunos adelantan que probablemente no sea así. Mauricio Daza (Independientes Nueva Constitución) advierte que, como en otras oportunidades, es posible que se haya hecho la solicitud de todo el conjunto de normas para que no se les pasara el plazo fijado para solicitarlo, y así pudieran ganar más tiempo para el análisis de los artículos, a fin de tomar una decisión definitiva. Y es que los convencionales siempre tienen la facultad de retirar la petición de votación separada hecha dentro de plazo.

En todo caso, al interior de la comisión reconocen que ven la solicitud de votación por separado como un riesgo, en consideración de que la función de la comisión de Armonización es justamente dar coherencia al texto constitucional. En el caso de que normas interrelacionadas sean votadas aparte, se hace posible que, al rechazarse algunas y aprobarse otras, se creen vacíos.

Con todo, desde la derecha adelantan que aceptarán retirar la votación separada de algunas normas, aunque de todas formas la mantendrán en los temas que consideran complejos o que, para ellos, resultan antirreglamentarios por revivir normas que ya fueron rechazadas por el pleno.

El que principalmente les preocupa es el relativo a quorum permanente de 4/7 para las reformas constitucionales que aplicaría para el nuevo Poder Ejecutivo en caso de aprobarse la nueva Constitución -con una Cámara de las Regiones en lugar del Senado y un Congreso de Diputadas y Diputados en vez de la Cámara Baja-, norma que previamente, el 13 de mayo, fue rechazada en el último pleno de la comisión de Sistema de Justicia.

Desde esa ocasión, distintos colectivos plantearon que habría un vacío al respecto, pues, según han argumentado, no tendría sentido que una reforma constitucional tenga el mismo quorum que una ley simple. Por esa razón, desde distintos colectivos apuntan a que la comisión optará por incluirlo.

En concreto, la indicación señala que “los proyectos de reforma a la Constitución podrán ser iniciados por mensaje presidencial, moción de diputadas y diputados o representantes regionales, por iniciativa popular o iniciativa indígena. Para su aprobación, el proyecto de reforma necesitará del voto conforme de las cuatro séptimas partes de integrantes en ejercicio del Congreso de Diputadas y Diputados y de la Cámara de las Regiones”.

De hecho, tanto desde RN-Evópoli-IND como desde la UDI han advertido que, en caso de aprobarse esta norma, evaluarían recurrir a la Corte Suprema. Sin embargo, dependerían del Colectivo del Apruebo, pues requieren de 40 firmas para presentar el recurso y en la derecha en total son 37.

Pero eso no es todo. Desde la derecha también reconocen que ven con preocupación la norma referida al consentimiento indígena, por lo que mantendrán la solicitud de votación por separado. La comisión de Armonización propuso eliminar de la norma que sostiene que los pueblos deberán otorgar su consentimiento previo en aquellas materias o asuntos que les afecten la frase que decía “en sus derechos reconocidos por esta Constitución”.

También, desde la derecha comentan que mantendrán la votación por separado de otros artículos sobre los cuales, según ellos, se estarían haciendo cambios de fondo vía Armonización. Entre ellos, está la propuesta para refundir el artículo sobre la igualdad de las personas ante la ley y el referido a la igualdad y la no discriminación, así como también el referido a la igualdad de género y la prohibición de la discriminación.

En todo caso, hasta el cierre de esta edición, tanto RN-Evópoli-IND como los colectivos cercanos a la UDI aún evaluaban cuáles serían finalmente las normas por las que mantendrán la solicitud de votación separada.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.