La reservada cita del gobierno con el presidente del Senado para buscar acuerdo por veto a ley de usurpaciones

Los ministros Carolina Tohá (Interior) y Álvaro Elizalde (Segpres) se reunieron este jueves con Juan Antonio Coloma y Ricardo Cifuentes para intentar destrabar el asunto. Sin embargo, como no llegaron a un acuerdo seguirán realizando las últimas gestiones durante las próximas horas, ya que el plazo para ingresar las observaciones a la iniciativa concluye este viernes.


De manera sigilosa llegaron este jueves hasta el Congreso en Santiago la ministra del Interior, Carolina Tohá, y el titular de la Segpres, Álvaro Elizalde, por el veto a la ley de usurpaciones. Ambos ingresaron a la oficina del presidente del Senado, Juan Antonio Coloma (UDI), para conversar sobre el tema y explorar la opción de un acuerdo entre el oficialismo y la oposición.

La cita -a la que también se sumó, de manera telefónica y por unos minutos, el presidente de la Cámara, Ricardo Cifuentes (DC)- fue para conversar sobre los contenidos del paquete de observaciones -veto en jerga legislativa- que enviará el Presidente Gabriel Boric para corregir el proyecto de ley contra las usurpaciones.

La Moneda está realizando las últimas gestiones para acordar el veto con la oposición, en un escenario en que además el Partido Comunista cuestiona que el proyecto de ley eleve en forma desproporcionada el catálogo de penas. Esto, en un contexto en que el Ejecutivo pretende realizar cuatro categorías para diferenciar la gravedad de una usurpación y así intentar corregir el proyecto en contra de las ocupaciones o tomas de propiedades, el cual fue tramitado con especial interés por parte de la derecha en el Congreso.

La pretensión del gobierno al tantear estas categorías apunta a diferenciar y aplicar penas proporcionales, pero añadiendo un abanico de sanciones que podrían aplicar los tribunales, desde una multa a una pena de presidio, según el criterio de cada juez en cada caso.

Quienes estuvieron al tanto de la reunión afirman que pese a que se acercaron posiciones en algunos temas, aún no se logra acuerdo. El gobierno quedó de continuar con las gestiones vía telefónica con Coloma. El senador, según fuentes que supieron de la cita, transmitió que la oposición considera que ya han cedido mucho en este asunto.

Elizalde habría transmitido que, por lo mismo, el gobierno está analizando todos los caminos posibles, pero que la disposición del Ejecutivo es llegar a acuerdo con la derecha. En esa línea, la oposición estaría más flexible con el tema del autotulelaje, que es uno de los asuntos que preocupan al oficialismo.

Todos los puntos pendientes que no se pudieron resolver se seguirán viendo entre todas las fuerzas políticas durante la noche, y se espera que el gobierno tenga una nueva reunión este viernes, que es cuando termina el plazo para enviar el veto.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.