La tensión oficialista por los gestos a la oposición

Ofi

El tema fue conversado el lunes pasado en la reunión del comité político en La Moneda. Foto. AgenciaUno

En el sector se ha desarrollado un debate por el tipo de relación que se establece con la centroizquierda y -en particular- con el PS, en medio de la acusación a Cubillos. Las alertas se dieron hace pocos días en una discusión en un chat UDI de WhatsApp, en el que participa Piñera, y en un tenso comité político.




Hasta el Presidente Sebastián Piñera tuvo que intervenir para pedir que le dieran nombres y momentos específicos sobre un reclamo que lanzó el senador Iván Moreira en un chat de WhatsApp en el que participan parlamentarios y autoridades UDI junto al Mandatario.

El fin de semana pasado, el legislador planteó que en el oficialismo se esfuerzan en defender al gobierno, mientras que -cuestionó- hay autoridades del Ejecutivo que terminaban haciendo gestos a la oposición y apareciendo en fotografías con representantes de ese sector. Así, apuntó a "un subsecretario" y al diputado Gabriel Ascencio (DC), representante de Los Lagos, la misma región por la que Moreira es senador. En ese momento, el subsecretario Claudio Alvarado (Segpres) acusó el golpe y escribió en el chat "yo fui", agregando que su rol es buscar acercamientos con la centroizquierda para sumar "votos".

En ese contexto, cuando el propio Piñera se involucró en la discusión por WhatsApp para pedir detalles de lo que se estaba reclamando, Moreira -dicen las mismas fuentes- envió al chat algunos ejemplos, incluyendo la fotografía en la que apareció la intendenta Karla Rubilar con las diputadas del PC Camila Vallejo y Karol Cariola.

Si bien en Chile Vamos dicen que ese tipo de cuestionamientos de Moreira es habitual, en el bloque agregan que la situación da cuenta de un escenario que ha sido discutido al interior del oficialismo y que provoca preocupación y molestia entre varios parlamentarios: específicamente por el tipo de relación que se establece con la oposición.

De hecho, reparos similares se han producido en las últimas semanas en otro grupo de conversación entre los diputados y senadores de la UDI -en el que no está presente Piñera-, y también en la última reunión del comité político, el lunes pasado, en La Moneda. Varios de los asistentes a ese encuentro dicen que ese día hubo una discusión, con momentos tensos, entre el gobierno y los dirigentes de Chile Vamos, justamente sobre qué postura tomar ante la centroizquierda y, particularmente, frente al PS. Esto, sobre todo en medio del proceso de acusación constitucional que impulsó esa colectividad contra la ministra Marcela Cubillos.

En ese contexto, en el encuentro del lunes uno de los que puso el tema fue el senador Andrés Allamand (RN), esposo de Cubillos. Según los presentes, el legislador habría recalcado la necesidad de actuar en unidad y defender a la titular de Educación, momento en el que otros parlamentarios le enrostraron al gobierno, justamente, que hay autoridades que le han hecho "gestos" al PS y que no se podía ser "blandos" con ese partido.

En el comité político intervinieron en esa línea, según presentes, el presidente de RN, Mario Desbordes; el jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke; el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) y el senador David Sandoval (UDI).

Las mismas fuentes agregan que fue la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, quien planteó que quienes defienden a Cubillos son "los mismos de siempre", dando a entender que no toda la coalición ha jugado ese rol y agregando que el bloque también debía endurecer la postura ante ese partido y la oposición.

La conversación derivó en que otros legisladores insistieran en cuestionar qué tipo de acercamientos se producen con figuras de la centroizquierda y que se debían establecer "límites", momento en el que el senador Sandoval emplazó al subsecretario Alvarado, incluso, preguntándole enérgicamente si acaso estaba escuchando la conversación o no. "Sí, estoy escuchando", respondió, serio y con un tono seco.

"Entendemos que el gobierno es minoría y que hay que darle sentido de gobernabilidad en tramitaciones legislativas. Entendemos que para eso hay que llegar a acuerdos, y eso significa, algunas concesiones, a veces, de sentido más bien local para algún parlamentario, pero ese ámbito de concesión significa nunca dejar atrás los principios básicos del gobierno", dice Sandoval.

En el oficialismo sostienen que si bien este tipo de discusión en la centroderecha se da en un contexto de tensión con la oposición, agregan que se arrastra desde hace varios meses. "Lo hemos conversado en más de alguna oportunidad. Entendemos que se tiene que negociar, dado que nosotros no tenemos mayoría, pero muchas veces lo que se pide es que se sea cuidadoso, sobre todo con aquellos parlamentarios que están en las mismas zonas de las personas con las cuales se negocia, porque, efectivamente, sino se genera una situación incómoda para el parlamentario de nuestro sector", señala la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe. "Entiendo que hay que tender todos los puentes posibles, como lo ha hecho (Gonzalo) Blumel. A conciencia de que somos minoría en el Congreso, hace concesiones con aquella oposición razonable para lograr objetivos políticos. Eso es razonable. Distinto es con el PS, donde ha habido un bloqueo permanente a partir de la presidencia de (Álvaro) Elizalde. En ese sentido, cuando no se cumple ninguna reciprocidad por parte de un partido, no veo por qué el gobierno tiene que tener algún gesto con el PS", agrega el jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke.

En Chile Vamos dicen que, al tener minoría, el gobierno termina afectando susceptibilidades de parlamentarios del bloque que acusan ser marginados o sorprendidos por anuncios a través de la prensa.

Sin embargo, en el bloque agregan que también es natural que el Ejecutivo deba generar acercamientos con la oposición y, en ese sentido, desdramatizan algunos episodios, señalando que en muchas ocasiones hay una preocupación de La Moneda por mantener al tanto a su propio sector. Incluso, en el oficialismo dicen que Piñera le ha recalcado a sus ministros, en algunos de los consejos de gabinete, la necesidad de -más allá de ir a buscar apoyos en la oposición- mantener una coordinación con Chile Vamos y cuidar también los votos de esa coalición.

Comenta