Gobierno respalda a subsecretaria de DD.HH. y reitera que son partidarios de que se “prohiban las terapias de conversión”

Foto: Agencia Uno

La intervención de Lorena Recabarren, quien ayer participó en una comisión del Senado donde se discutían modificaciones a la Ley Zamudio, provocó indignación en las organizaciones LGBT que incluso pidieron su renuncia al cargo.




El vocero de gobierno, Jaime Bellolio y el ministro de Justicia, Hernán Larraín, se refirieron a la polémica que enfrenta la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, quien durante el debate sobre la reforma a la ley contra la discriminación en el Senado, solicitó una modificación en la redacción del texto que prohíbe las terapias de conversión argumentando que esto “podría incluso aplicarse a casos donde pudiera existir la anuencia de la persona”.

Sus dichos provocaron indignación en las organizaciones LGBT que rápidamente salieron a responderle por redes sociales e incluso pidieron su renuncia al cargo. En tanto, la subsecretaria se defendió a través de su cuenta de Twitter explicando que “nunca he dicho” que estas terapias "puedan ser voluntarias” y agregó que “en la tramitación del proyecto sugerí mejorar redacción de una indicación determinada, hubo acuerdo de la Comisión en elaborar nueva propuesta, y quedó pendiente de votación”

Temprano en la mañana, el ministro de Justicia Hernán Larraín fue consultado por el tema en Tele 13 Radio. En la instancia relató que Recabarren “está desconcertada” por la polémica: “Hablé con la subsecretaria Lorena Recabarren. Ella es enemiga pública de los tratamientos de reconversión, no los comparte ni acepta que estén en la ley, ella planteo que hay que eliminarlos de la ley”.

“Aquí ha habido una gran confusión. Lo que yo entiendo que ella transmitió es que una persona, cualquiera sea su situación personal, quiere ir al psicólogo por las razones que fueran, no se le puede prohibir”, continuó el ministro.

Larraín insistió en que “las terapias de conversión son rechazadas y se eliminan y se constituyen en una cuestión que debe estar fuera de la ley. En eso ha sido clara y categórica Lorena Recaberren, creo que la han malinterpretado. Ella no es partidaria, ella es contraria a las terapias de conversión y más todavía ella pidió sacarlas de la ley”.

Más tarde, el vocero de gobierno, Jaime Bellolio, insistió en que Recabarren rechaza "categóricamente "cualquier terapia que se llame de “conversión” y agregó que con sus dichos, la autoridad se estaba refiriendo “a un tema completamente diferente”.

“Lamentamos que el Movilh haya querido levantar este punto cuando no refleja en absoluto ni lo que piensa ni lo que dijo la subsecretaria de Derechos Humanos, ni lo que piensa el gobierno de Chile”, expresó el ministro, y agregó que “el gobierno es partidario, tal como lo hace la legislación mexicana, que se prohiban estas terapias de conversión porque no hay nada que convertir en aquello”.

Comenta