Las diferentes miradas del FA sobre el pacto administrativo

La mesa nacional del Frente Amplio.

Conglomerado se reunía anoche buscando postura común, pero se determinó que seguirán deliberando.


Fijar una postura única respecto del pacto de gobernabilidad de la Cámara de Diputados. Ése era el objetivo de la reunión que anoche sostuvo la mesa nacional del Frente Amplio en la sede de Revolución Democrática.

El cumplimiento del acuerdo -suscrito con la ex Nueva Mayoría y que incluye la elección de la testera de la corporación- fue puesto en duda por el FA antes del receso legislativo de febrero, debido a la molestia que existe con la DC y el Partido Radical, a los que acusan de votar proyectos alineados con el gobierno.

Tras tres horas de discusión, los representantes del Frente Amplio destacaron que el impasse ha servido para generar una reflexión respecto del rol de la oposición, pero que continuarán con el proceso de deliberación.

“Se confirmo el diagnóstico de que la oposición no estuvo a la altura en 2018, ya que no logró hacer valer las mayorías con que se cuenta en el Congreso. Asimismo, hemos constatado que el hito que propuso el FA con ocasión del pacto administrativo ha generado la oportunidad de una reflexión profunda en toda la oposición. En los próximos días continuaremos está deliberación en el Frente Amplio para definir cual es la oposición que sentimos debemos ofrecer a Chile”, dijo el vocero de la mesa del bloque y presidente del PL, Luis Felipe Ramos.

Previo a la cita, dentro del FA se manejaban diferentes posturas sobre qué hacer con el pacto de gobernabilidad.

De hecho, fuentes de la mesa aseguraban que la reunión sería “tensa, larga y difícil” y que si bien el plan era llegar a una postura en común, no era seguro de que se pudiese lograr ese objetivo.

Así, según las mismas fuentes, nadie del bloque tendría la postura de mantener en pie el acuerdo a todo evento y que en algunos partidos se barajarían alternativas intermedias. Tal sería el caso de RD, el Movimiento Autonomista, el Partido Liberal y Comunes, quienes estarían por “dotar al acuerdo de contenido político” y buscar “mínimos legislativos” en algunas materias como la reforma previsional, tributaria, laboral y la agenda en educación.

“Estamos todos disponibles a conversar, pero para que efectivamente actuemos como oposición, que no es negar la sal y el agua ni votar todo igual. Solo estamos hablando de una mínima coordinación política en ciertos temas”, había señalado antes de la reunión el diputado RD Pablo Vidal.

Desde el bloque señalaban que la postura más dura respecto del pacto se encontraba en el Partido Humanista, el Partido Ecologista Verde y los movimientos más pequeños, quienes han planteado que si el acuerdo no “genera una oposición real”, no tendría sentido firmarlo.

Además, explicaban, el hecho de que el PH y el PEV tuviesen representación parlamentaria hacía más difícil la discusión.
El diputado Tomás Hirsch (PH) había señalado, de hecho, que el pacto tenía un “sentido político” y que “si el acuerdo es para repetir lo del 2018, no tiene ningún sentido volver a firmarlo”.

#Tags


Seguir leyendo