Las reservadas gestiones para aplazar la elección de gobernadores

La ceremonia en la que, el 29 de diciembre de 2016, la entonces Presidenta Bachelet promulgó la ley que instaura la elección de gobernadores regionales. Foto: ATON/Archivo

Senadores de oposición y del oficialismo iniciaron conversaciones para postergar los comicios a 2021. Plantean incertidumbre sobre atribuciones de nuevas autoridades y dificultades en la búsqueda de candidatos.


Hace cerca de tres semanas se comenzaron a gestar, en reserva, varias conversaciones entre parlamentarios de distintos partidos para explorar una propuesta transversal. Por esos días, dicen las mismas fuentes, el senador Juan Pablo Letelier (PS) sostuvo un diálogo con su par UDI Alejandro García-Huidobro, en el que le planteó la posibilidad de postergar la primera elección democrática de gobernadores regionales -figura que actualmente recae en los intendentes-, prevista para 2020.

La idea es que los comicios se aplacen para 2021, lo que está motivado -explican quienes han participado de las conversaciones- por la falta de claridad sobre las atribuciones que tendrán las autoridades, algo que está pendiente y en lo que está trabajando el gobierno. Otros legisladores, en todo caso, señalan que también hay una dificultad en la búsqueda de candidatos.

Sin embargo, las mismas fuentes lanzan una frase que refleja lo complejo que sería la viabilidad de esta medida: “Lo más razonable es postergar la elección para 2021, pero nadie quiere cargar con ese muerto”, dicen, y explican que para materializar el aplazamiento se requiere un proyecto que será impulsado solo si se logra, previamente, un respaldo transversal. Así, varios legisladores dicen que no saldrán públicamente a promover que se posterguen las elecciones hasta que no esté asegurado ese respaldo. Todo esto, considerando que la fecha de la elección fue uno de los temas que más discusión tuvo durante la tramitación de la normativa. Y ya por esos días varios parlamentarios cuestionaban a quienes querían que los comicios comenzaran en 2021 y no en 2020.

En este contexto, luego que Letelier le planteara esta alternativa a García-Huidobro, el senador UDI transmitió el mensaje al resto de sus pares gremialistas. Fuentes del oficialismo dicen que la respuesta que la UDI dio a Letelier incluyó varios factores: primero, los senadores gremialistas le dijeron que no creían que existiera apoyo para una medida de este tipo; que veían, incluso, que el respaldo sería aún más difícil de lograr en la Cámara de Diputados, y que ellos no estaban dispuestos a pagar el costo público que implicaría pedir que se posterguen las elecciones de gobernadores si es que eso después iba a fracasar. Así, le señalaron que los senadores UDI respaldarían el plan siempre y cuando él buscara los apoyos en ambas cámaras.

El tema volvió a ser conversado esta semana entre algunos parlamentarios. Y justo en medio de esas tratativas, hubo algunas señales públicas que daban cuenta de lo que, en privado, se estaba generando. Por ejemplo, el senador Francisco Chahuán (RN) emitió un comunicado el martes en el que se señalaba que “en las últimas semanas desde la oposición e incluso el oficialismo ha surgido la idea de modificar la fecha y postergarla al menos un año más (…); lo que no puede ocurrir es que los partidos, porque no han preparado candidatos o porque el gobierno puede estar haciendo cálculos, finalmente decidan postergar la fecha de elecciones de gobernadores”.

Consultado por La Tercera, Letelier evitó confirmar o negar las conversaciones, aunque sostuvo que “se tiene que debatir el tema fundamental, que es la ley de rentas regionales y precisar el tema de traspaso (de competencias)”. Agregó que “respecto a las fechas de las elecciones, cada vez me he ido convenciendo más que es mejor, por varias consideraciones, que las elecciones se realicen simultáneamente a las elecciones parlamentarias y presidenciales y no como está pensado ahora en las municipales”. A su juicio, “la elección de gobernadores son más politizadas que las municipales y, en esa ponderación, creo que debería estar más asociada a las elecciones presidenciales, parlamentarias”. Y concluyó señalando que “yo diría que este es un tema bastante más transversal y donde al interior de diferentes partidos hay diferentes opiniones”. En contraposición a Letelier y en la misma línea que Chahuán, el senador Jaime Quintana (PPD) dijo que “no hay condiciones para pensar en postergar este proceso” y que “a los territorios no se les puede nuevamente incumplir la palabra”.

Otro factor relevante detrás de la complejidad que varios advierten para las elecciones de gobernadores es la situación en la que quedaría el gobierno. En la oposición dicen que el Ejecutivo se vería afectado si los comicios son en 2020, porque, de esa manera, deberá enfrentar las elecciones parlamentarias y presidenciales de 2021 “habiendo repartido el poder”. Esto, ya que para esas últimas campañas varios jefes regionales podrían ser de oposición, a diferencia de lo que ocurre hoy, en que los actuales intendentes son designados por el gobierno de turno. Sin embargo, fuentes de La Moneda explicaron que no está en los planes del gobierno propiciar una modificación, pero dicen que si ello responde a una iniciativa transversal de los senadores, será analizado.

Reunión en el gobierno por traspaso de competencias

En paralelo a estas tratativas, el Presidente Sebastián Piñera se reunió el miércoles con ocho ministerios para abordar cuáles serán las competencias que se traspasarán a los gobernadores, mientras que este jueves el subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry, participó en un seminario sobre descentralización en el que abordó el tema. En la ocasión, explicó que el miércoles entregó al Mandatario una propuesta en torno a las competencias de las nuevas autoridades y que, de todos modos, los reglamentos necesarios podrían incluso “estar dictados al final, y no pasaría nada, no sería nada ilegal”.

Piñera, en tanto, en medio de una visita a Antofagasta, sostuvo este jueves que “el año 2020 se van a elegir los gobernadores regionales”, para lo que “hemos estado trabajando”.

Seguir leyendo