Lo que se juega hoy la DC en definición por mesa de la Cámara

En el ala progresista dicen que la falta de acuerdo podría afectar la unidad de la bancada y su coordinación, mientras que en el sector moderado piden no temerle a la votación de esta tarde. Pese a las dudas, Torres decidió competir, aunque Flores tendría una leve ventaja.


A última hora de ayer, el diputado Víctor Torres decidió que participará de la elección que hoy tendrá la bancada DC para definir al candidato a la presidencia de la Cámara, lo que deberá ser zanjado mañana por la sala.

El parlamentario -del sector progresista del partido- había dejado en duda su participación en el proceso en el que se medirá con su par del ala moderada, Iván Flores, luego que tras no lograr un nombre de consenso que reemplazara a Gabriel Silber -quien declinó su candidatura tras una denuncia anónima en su contra por violencia intrafamiliar-, la bancada decidiera resolver la carta mediante una votación convocada para las 15.00.

Los adherentes de Torres habían planteado un enroque para adelantar en un año el periodo en que el diputado de la “disidencia” originalmente lideraría la testera -fijado para 2020, según el acuerdo administrativo de la oposición-, lo que abría la opción de que Silber pudiese asumir igualmente el próximo año. Incluso, este último dijo ayer en Reportajes de La Tercera que apostará por esa alternativa.

El problema es que esa fórmula fue rechazada en la bancada, cuya mayoría estuvo por zanjar el tema democráticamente, pero sin asegurar que el sector que perdiera pudiese asegurar su cupo para 2020.

“Luego de varios días de reflexión, he tomado la determinación de participar”, confirmó ayer Torres, junto con destacar que “es fundamental que tengamos el máximo de opciones, de tal manera que mis camaradas tengan la posibilidad de decidir respecto de quién creen que podrá representar de mejor manera no solo los intereses del partido, sino que también de la oposición”.

Con todo, ayer los cálculos seguían dándole una leve ventaja a Flores, quien contaría con el respaldo de Miguel Ángel Calisto, Daniel Verdessi, Jorge Sabag, Joanna Pérez y Manuel Antonio Matta, además su propio voto; mientras que Torres tendría -además de su propio voto- los apoyos de Silber, José Miguel Ortiz, Raúl Soto y Mario Venegas.

Los respaldos de Gabriel Ascencio y Pablo Lorenzini, en tanto, seguían ayer en duda. Por su parte, Matías Walker, quien apostaba a que el candidato se decidiera mediante un consenso, mantenía su postura de no participar de la votación.

El nombre de Lorenzini, de hecho, era evaluado hasta ayer por el ala progresista como una alternativa de consenso para evitar que el nombre se resuelva en una votación que -dicen en el partido- va a intensificar la división en la bancada. “En caso que no se alcance un acuerdo en torno a Flores o Torres, que incluya todas las sensibilidades internas, tendríamos que buscar un plan C, que podría ser Lorenzini”, dijo ayer el diputado Soto a La Tercera.

Los efectos

Ad portas de la definición de la bancada, ayer varios en la colectividad advertían sobre las consecuencias que esta medición de fuerzas entre las dos “almas” de la DC podría tener sobre la unidad tanto de la bancada como del partido.

Desde el ala progresista, de hecho, aseguraban que será inevitable que este episodio termine profundizando las tensiones entre los diputados, lo que podría afectar incluso, según las mismas fuentes, su coordinación para enfrentar la labor legislativa.

El presidente del partido, Fuad Chahin, si bien destacó que esta es una decisión de los parlamentarios y que la directiva va a respetarla, advirtió que “es importante que, ya sea por un acuerdo o por una elección, la bancada salga unida. Es fundamental cuidar la unidad de la bancada, porque eso es lo que nos permite ser influyentes”. El diputado Venegas sostuvo que “siempre entendí que había un acuerdo y ese acuerdo había que respetarlo. Ojalá se resuelva así y no quedemos tan fracturados como bancada”.

Walker, en tanto, señaló que insistirá “en que se llegue a un acuerdo para que sea un año Flores y otro Torres. Es la única forma de que todas las aspiraciones puedan ser consideradas y que esto no se convierta en un juego de suma cero”. La diputada Pérez dijo que espera “que (el proceso) se asuma con la mayor unidad posible por los grandes desafíos que tenemos”.

Sin embargo, otros legisladores desdramatizaron la situación. “Este no es un tema personal, sino político. La vocación de la DC pasa por recuperar el centro político y no extremar las posiciones hacia el PC o el Frente Amplio, como pudiera ser la posición de Torres”, sostuvo Sabag. Además, recalcó que “si somos demócratas, no debiera estar en juego la unidad. No le temamos a las decisiones democráticas”. Por su parte, el diputado Calisto sostuvo que “hay que desdramatizar las diferencias” y que “lo más complejo está en la poca certeza de si el Frente Amplio cumplirá el acuerdo”.

El factor Frente Amplio

En el FA, que había puesto en duda el cumplimiento del pacto administrativo, acusando a la DC de votar en favor del gobierno, ven con mayor simpatía a Torres que a Flores.

Sin embargo, el jefe de bancada de RD, Miguel Crispi, aseguró ayer que “nosotros no hicimos un acuerdo con nombres, pero obviamente que no es irrelevante cuál es ese nombre. Desconozco la visión que tiene el diputado Flores respecto al rol de la oposición. Entonces, creo que la DC tiene que tomar esta decisión con mucha responsabilidad”. Y agregó: “No hemos tomado una decisión (…), pero lo relevante es si vamos a ser capaces de actuar como oposición, y en eso creo que si es Flores, Torres o cualquier otro, antes del martes tendrá que dar cuenta cuál es su visión del rol que debe cumplir la oposición”.

El parlamentario confirmó que hoy a las 12.30 las cinco fuerzas del FA que no han cerrado la puerta a ratificar el pacto -que suman 15 diputados- se reunirán para tomar una definición.

#Tags


Seguir leyendo