Los cinco dilemas de la oposición en 2019

Presidentes de partidos de la ex-Nueva Mayoría, en reunión el pasado 14 de enero.

El sector enfrentará disyuntivas durante este año, sobre las que aún no existe una salida clara. Todos estas serán claves para la eventual articulación entre el Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría.



Pacto administrativo

Los diputados de oposición cerraron el año legislativo con la duda de si, en marzo, se respetará o no el pacto administrativo, acuerdo al que habían llegado desde la DC al Frente Amplio (FA), para quedarse con la presidencia de la mesa de la Cámara y de sus distintas comisiones.

A pesar de que el sector ha levantado temas en conjunto, entre los jefes de bancada de la ex Nueva Mayoría coinciden en que si el acuerdo no se concreta se generará un problema cuyos alcances son difíciles de dimensionar.

Este será el primer foco de conflicto que deberá enfrentar el sector, sin embargo, no todos concuerdan en cómo salvar el pacto. Algunos, como el PC y el FA, sostienen que se debe avanzar en compromisos legislativos, mientras en la DC, el PPD, el PS y el PR apuestan por, en primer lugar, respetar el pacto y luego abordar eventuales consensos en materia de contenidos. “Para darle vitalidad al pacto administrativo, debemos tener una posición común en temas básicos como la reforma tributaria, previsional o los cambios en la legislación laboral”, comenta el jefe de bancada del PC, Daniel Núñez.



La relación entre la DC y el FA

Fue la molestia por parte del Frente Amplio con la DC y el PR lo que produjo la puesta en duda del pacto administrativo. Según los miembros del bloque, estos dos partidos habrían votado “sistemáticamente con el oficialismo”, en vez de estar en línea con el resto de la oposición.

Esta relación sin duda marcará el futuro también de la oposición. Tanto en la DC como en el Frente Amplio hay sectores que no quieren ningún tipo de acuerdo, diálogo o pacto electoral.

“Nosotros no tenemos ningún inconveniente con sentarnos con quienes quieran sentarse con nosotros, pero no vamos a estar detrás de aquellos que no miren a la DC como un posible aliado, por tanto, no vamos a perder tiempo en eso”, afirmó el vicepresidente de la DC, Rodrigo Albornoz.

Desde el Frente Amplio, por su parte, la presidenta electa de Revolución Democrática (RD), Catalina Pérez, manifestó que tienen “toda la disposición a llegar a mínimos comunes que nos permitan sostener un acuerdo administrativo de oposición, pero si la DC se niega al diálogo, es complejo”.


La irrupción de figuras presidenciales

Un poco menos de tres años faltan para la próxima elección presidencial y más de una decena de figuras del sector ya han manifestado disposición a participar de una carrera a La Moneda.

En el PPD, Heraldo Muñoz, Ricardo Lagos Weber y Felipe Harboe han manifestado su disponibilidad. En el PS, ha sido nombrado como opción el timonel de la tienda, Álvaro Elizalde, así como Máximo Pacheco, José Miguel Insulza y Carlos Montes. En el PC manifestaron que llevarán una carta sí o sí a los comicios. En tanto, en la DC los senadores Ximena Rincón, Carolina Goic y Francisco Huenchumilla, tampoco han descartado una candidatura.

En el Frente Amplio, en tanto, mantiene una posición expectante la excandidata presidencial del conglomerado, Beatriz Sánchez, quien lidera distintas encuestas.

El problema para el sector es cómo hacer convivir a tantos liderazgos que buscarán seguir posicionándose y que podrían tener “agenda propia”. Esto podría desalinear a la centroizquierda y distraerlos de los desafíos más próximos en términos electorales.

“Si vamos a tener distintas autoproclamaciones sin ningún contenido o proyecto compartido, no será positivo el fenómeno”, afirmó el vicepresidente de la DC, Rodrigo Albornoz.

En esa misma línea, el vicepresidente del PPD, Francisco Vidal, afirmó que los presidenciables “no se dan cuenta que si no nos coordinamos este año vamos a perder las municipales y regionales. Si perdemos, todos estos candidatos van a hacer el ridículo y va a ganar la derecha”.


Elecciones de gobernadores

Como “clave” y una “oportunidad para mostrar unidad”. Así califican desde la oposición las elecciones municipales y de gobernadores.

Sin embargo, no todos los partidos comparten la fórmula para enfrentar estos comicios. Si bien aún no hay acuerdos formales entre las colectividades, todos menos la DC apuestan por realizar primarias para las candidaturas de los nuevos gobernadores.

Según algunos análisis preliminares, la derecha ganaría en 10 de las 15 regiones del país si la oposición compite en listas separadas.

A pesar de que de los partidos de la ex Nueva Mayoría han señalado que buscarán la convergencia más amplia del sector, dentro del Frente Amplio hay sectores que ven como poco probable la opción de realizar primarias con el exconglomerado.

“La cercanía que tiene una coyuntura tan importante como la elección municipal y la elección de gobernadores regionales nos pone contra el reloj, cada día que pasa la oposición pierde un tiempo que es precioso para dar señales de unidad”, afirmó Daniel Núñez (PC).

Política exterior y visión de Venezuela

En la última semana la oposición ha actuado en línea respecto a las críticas que han surgido a la administración del Presidente Sebastián Piñera por “abandonar la política de Estado” en relaciones exteriores y por, supuestamente, usarla para conseguir “réditos internos”.

Y si bien desde el sector afirman estar de acuerdo en este punto, durante el año protagonizaron diferentes enfrentamientos debido al ámbito internacional, algo que, aseguran algunos, seguirá siendo un problema en la centroizquierda.

“Claramente no tenemos acuerdo en la política exterior y las opiniones sobre Venezuela, Cuba o Nicaragua”, afirma Francisco Vidal (PPD).

Justamente son la calificación del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y la crisis que vive ese país los hechos que traen mayores enfrentamientos al interior del Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría.

Algunos partidos como el PC, defienden al gobierno venezolano de Maduro, mientras que en otros partidos, como el PL y la DC, califican al régimen como ilegítimo.

El tema seguirá siendo un dolor de cabeza este año, aseguran en el propio sector.


Seguir leyendo