Los días más complejos de Mañalich

Mañalich participó ayer de una reunión con el comité político ampliado.

Sus últimas intervenciones han sido motivo de inquietud en La Moneda, sin embargo, dicen, que se mantiene “firme” en su cargo.




“Ya respondí a esa pregunta”. Dos veces respondió ayer con esas palabras, de manera tajante, el ministro Jaime Mañalich, al ser consultado por qué no se escuchó la opinión del consejo asesor respecto al cumplimiento de las cuarentenas. Esto, en alusión a la decisión del subsecretario Arturo Zúñiga de retornar a sus funciones cinco días después de haber anunciado el inicio de su confinamiento por haber tenido contacto estrecho con una persona con coronavirus.

La respuesta del titular de Salud -que no fue bien evaluada en La Moneda- da cuenta, dicen en Palacio, del “cansancio” de Mañalich, por lo que, a su juicio, sería el constante cuestionamiento a su rol, lo que para algunos en el oficialismo dan cuenta de los días más complejos para el secretario de Estado.

El retorno de Zúñiga abrió otra vez un foco de críticas al manejo de Salud en la pandemia, en un escenario en que el número de contagios continúa al alza.

La polémica se originó porque la recomendación del consejo asesor y lo que, en un inicio, señalaba el Minsal era mantener un confinamiento de 14 días, pese a haber salido negativo en el test de PCR. Sin embargo, el 30 de mayo, el Ministerio emanó una nueva resolución en la que se señala que debe hacerse una cuarentena de 14 días, a menos que se descarte la presencia del virus a través de un examen. A esta resolución apeló el gobierno para defender el retorno del subsecretario, pero que no dejó conforme a los expertos. Por ejemplo, la epidemióloga del consejo asesor Catterina Ferreccio dijo ayer en 24h que el retorno de Zúñiga “fue una opción que tomó el ministro” y que “no fue nuestra recomendación”.

La negativa de Mañalich de responder esas preguntas volvió a poner el foco en el estilo directo del ministro. La semana pasada había sido cuestionado por dos intervenciones. Primero, porque dijo que todas las proyecciones epidemiológicas que tenía se le derrumbaron como “castillo de naipes” y, luego porque reconoció no tener conciencia de la magnitud del hacinamiento en sectores del país.

A esto se sumó las diferencias internas que mantuvo con su par de la Segegob, Karla Rubilar, con quien tuvo una discusión respecto al levantamiento de la cuarentena en Antofagasta y la no aplicación de esta medida en Valparaíso. Este tema fue abordado ayer en el comité político, instancia en la que, según presentes, Rubilar transmitió que estaban trabajando en equipo y que le tiene mucho aprecio y cariño a Mañalich.

Parlamentarios del bloque solicitaron tener una reunión entre el comité político ampliado y Mañalich para que explicara las medidas que se han ido implementando, cita que se concretó anoche y donde se consultó sobre el cambio de criterio en la cuarentena preventiva y se respaldó la gestión del ministro. “El desempeño del ministro no puede ser evaluado como negativo más allá de las críticas por algunas de sus declaraciones”, dijo el presidente del PRI, Rodrigo Caramori.

Comenta