Mario Marcel, futuro ministro de Hacienda: “Para que una reforma tributaria sea progresiva en términos distributivos, tiene que tocar el impuesto a la renta personal”

28 de enero 2022/ SANTIAGO El nuevo Ministro de Hacienda Mario Marcel llega a la casona cañaveral ubicada en camino a farellones para sostener una reunión de trabajo con el presidente electo Gabriel Boric y sus nuevos compañeros de Gabinete. Foto:JUAN FARIAS / AGENCIAUNO

El próximo responsable de la billetera fiscal señaló que gracias a la aprobación de la Pensión Garantizada Universal y su financiamiento asociado, ya se habría avanzado en 0,7 puntos del Producto Interno Bruto de los 5 de recaudación que proponen aumentar en el programa de gobierno. Además, valoró la diversidad del gabinete y evitó polemizar por las desavenencias que han señalado con su figura algunos dirigentes del futuro bloque oficialista.




Quizás uno de los nombres que más ha resonado en los medios de comunicación y en redes sociales del gabinete ministerial designado recientemente por Gabriel Boric -debido al contexto de crisis económica que vivimos en el país, además de algunos reparos con su nombramiento que se han levantado desde la coalición de gobierno- es el del expresidente del Banco Central, Mario Marcel, futuro líder de la cartera de Hacienda.

Este domingo, en entrevista con Estado Nacional, el economista reconoció -a propósito de la primera reunión del equipo de ministros que tuvo la administración entrante el día viernes- que conocía solo a cerca de la mitad de las personas que eligió el Presidente electo para su equipo, y valoró que “refleja un diversidad muy grande”.

En esa misma instancia, también sostuvo su primer encuentro con el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, a quien encontró “muy simpático” y que respecto a sus dichos días atrás sobre que no lo conocía, “lo tomé como algo positivo, en el sentido de que durante mucho tiempo hemos estado acostumbrados a que quizás en la política todo el mundo se conoce, porque siempre ha sido más o menos la misma gente”.

Por los nombramientos de Claudia Sanhueza en la Subsecretaría de Hacienda y de Javiera Martínez en la Dirección de Presupuestos, Marcel comentó que solicitó personas “de su perfil (...) gente más joven, que hubiera estado vinculada a la preparación del programa y hubiera participado en la campaña”.

“Las dos son mujeres economistas que dentro de todo juntado harta experiencia. Han trabajado muchos temas con los cuales nos vamos a ir complementando, porque es imposible que haya una persona que sea capaz de abarcar toda la diversidad de temas que le corresponder al Ministerio de Hacienda. Es un ministerio transversal que no solo se concentra en un solo sector, tiene que dialogar con prácticamente todos los ministerios”, agregó.

Comparando su rol en el Banco Central y el que tendrá en el futuro gobierno, aseveró que la principal preocupación en su anterior cargo era la inflación, y que en el próximo sería el crecimiento, pero agregando lo que a su juicio sería el sello de este gobierno: “un buen crecimiento”.

“Un crecimiento más sostenible en el tiempo, que no produzca un desequilibrio en alguna otra parte, incluyendo el medioambiental y también (...) que sea compartido por el grueso de la población y no solamente por un sector”, explicó.

Reforma tributaria

Seguramente, una de las grandes medidas que deberá liderar Marcel, economista con 42 años de trayectoria, es la reforma tributaria -o “pacto tributario” como prefiere nombrarlo Boric- que integra el programa de gobierno impulsado por Apruebo Dignidad. De esta forma, el futuro ministro de Hacienda realizó una comparación con la que se ejecutó en 2014 en el gobierno de Michelle Bachelet, que a su juicio “estaba muy focalizada en la tributación a las empresas”, diferente a lo que hoy se plantea.

“En lo que se refiere a impuesto a la renta, por ejemplo, está mucho más focalizado, pensado en relación a los ingresos personales más que a los ingresos de las empresas, incluyendo el tema patrimonial, etc.. Pero para que una reforma tributaria sea progresiva en términos distributivos, tiene que tocar el impuesto a la renta personal (...) También está el tema de la royalty a la minería, los impuestos verdes... Es una combinación bastante distinta a la del 2014″, explicó.

Respecto al planteamiento integrado en el programa de la futura administración, donde se señala que al final del periodo presidencial se debieran recaudar 5 puntos del Producto Interno Bruto, Marcel dijo que es una meta “desafiante” pero que ya se ha dado un primer paso -antes de asumir- con la aprobación de la Pensión Garantizada Universal y su financiamiento asociado. “Se aprobó una serie de modificaciones que reducen exenciones que formaban parte de ese programa, entonces podríamos decir que de los 5 puntos, hay 0,7 que ya están avanzados”.

Consultada su posición sobre un eventual impuesto a la riqueza, Marcel respondió que cree que “para que un sistema tributario sea progresivo, tiene que gravar a las personas y tiene que gravar más a las que tienen proporcionalmente más. Si lo hace a través de la renta o del patrimonio, es una cuestión fundamentalmente de diseño del impuesto”. Además, sostuvo que “el programa señala claramente que no va haber un aumento en la tasa de impuesto de primera categoría”.

Pensiones

“El presidente electo ha sido bien taxativo. Lo que el ha señalado es que el tema de nuevos retiros no esta en el programa de gobierno (...) y que nunca mas una crisis económica debería resolverse a costa de los ahorros de los trabajadores. Entonces esas dos afirmaciones me parecen meridianamente claras”, respondió el futuro responsable de la cartera fiscal cuando fue preguntado respecto al debate que ha surgido en la oposición por el futuro de eventuales retiros de ahorros previsionales.

Al ser preguntado por el futuro de las AFP, Marcel señaló “lo importante respecto del sistema previsional es el diseño del cual va a tener, después podemos preguntarnos cuales son los actores, agentes, las instituciones que van a operar dentro de el. Pero me parece que lo que ha estado en buena medida reflejado en el programa de gobierno es la idea de asegurar un mínimo de carácter universal -que afortunadamente se traduce en la PGU-, tener un componente de ahorro individual y también un componente de carácter solidario”.

Y que si bien no han quebrado administradoras de fondos, “es evidente que hay una insatisfacción de la población respecto a como ha funcionado el sistema hasta ahora”. Continuando con este análisis de las falencias, consideró que el origen de estas sería variado: “hay cosas que son propias de las AFP, hay cosas que tienen que ver con las regulaciones dentro de las cuales se han desempeñado y otras cosas que tienen que ver con la estructura, las características del sistema”.

Además, fue enfático en que uno de los grandes problemas serían las lagunas que se generan en los ahorros de trabajadores independientes, que no cotizan en el sistema actual. “Hoy día un trabajador dependiente para cotizar no tiene que hacer nada: es el empleador el que hace los papeles, llena los formularios, transfiere los fondos. Pero un trabajador independiente tiene que declarar todos los meses un ingreso, hacer un tramite extenso. Es casi como si le estuviéramos diciendo al trabajador independiente que mejor no lo haga”.

“Necesitamos un sistema en el que las personas confíen”, puntualizó.

Apruebo Dignidad

El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), acusó durante la semana que Marcel sería “un fiel defensor del credo neoliberal”, polémica que lo obligó a salir a responder: “si la responsabilidad y el diálogo lo asociáramos al neoliberalismo, le estaríamos haciendo un tremendo regalo. No creo que lo merezca”, dijo y se definió como socialdemócrata.

Sobre si es consciente de que su figura podría generar anticuerpos en la coalición de gobierno, Apruebo Dignidad, Marcel manifestó que “uno no debe aspirar a gustarle a todo el mundo. En fin, no recuerdo a ningún ministro de Hacienda que le haya gustado a todo el mundo”.

E insistió con las razones de su aceptación del cargo: “si tuviera un desacuerdo fundamental con el programa, no estaría acá. Simplemente no habría aceptado, le habría explicado al presidente que no era algo para mí”.

“Hay que entender que el programa del Presidente Boric es un programa ambicioso que apunta a transformaciones muy importantes (...) que el país espera. Y yo creo que mucha gente, técnicos, intelectuales, nos dimos cuenta con el estallido social que era importante salir de la zona de confort”, finalizó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.