Máximo Pacheco, exministro de Energía: “Debemos definir al candidato presidencial de la centroizquierda en primarias”

El exministro de Energía, Máximo Pacheco.Foto: José Luis Muñoz

El exministro de Energía insiste en su disposición a competir si es una decisión colectiva. Valora que existan otros dispuestos en su sector, pero advierte que no hay que cometer los errores de 2017.


Dice no ser aspirante hoy a La Moneda, pero reitera que está disponible y habla en clave de candidato. El exministro de Energía Máximo Pacheco (PS), si bien asegura no le gusta abordar “las peleas chicas”, no le hace el quite a la contingencia. El miembro del directorio de TVN, del Duoc, y profesor de la Escuela de Gobierno de la UC, es crítico de cómo el Presidente Sebastián Piñera ha desarrollado su gestión y de las reformas venideras, pero también de la oposición y la falta de conexión con los problemas de la gente.

¿Cómo evalúa lo ocurrido con la muerte de Camilo Catrillanca y los cuestionamientos al manejo del ministro Andrés Chadwick?

Catrillanca murió con una bala del Estado de Chile. Es grave eso, y todo lo que ha pasado posteriormente: ocultamiento de información, todas las semanas recibimos nuevas versiones, reinterpretaciones, nuevos antecedentes. Esto ha sido un tremendo daño para el gobierno y para Carabineros. No tengo ninguna duda de que le ha hecho un daño al ministro del Interior, ha dañado su legitimidad.

En la oposición piden la renuncia del ministro…

No, la renuncia del ministro Chadwick solamente se la puede pedir el Presidente.

Pero, ¿aún debe asumir responsabilidades políticas?

No cabe ninguna duda de que lo que ha pasado es gravísimo desde el punto vista político.

Más allá el hecho puntual del caso Catrillanca, ¿cómo evalúa el actuar del gobierno de Piñera?

El Presidente Piñera cuando era candidato generó enormes expectativas anunciando que si era elegido vendrían tiempos mejores, y esos tiempos mejores no han llegado. A mí me llama la atención que el Presidente, que es una persona que tiene una formación global, que entiende que las economías son cíclicas y que empiezan a fatigarse a nivel mundial, no fuera capaz de prever esto.

¿Fueron muy altas las expectativas?

Cuando uno es candidato tiene la obligación de hacer promesas, pero no cabe ninguna duda de que se generaron expectativas que los propios electores y el mundo que apoyó al Presidente Piñera, hoy se las están cobrando.

En su sector dicen que no hay ninguna reforma estructural.

No basta con hacer un llamado a la unidad nacional. Las reformas requieren definir bien el proceso de discusión, diálogo y participación; en eso, los procesos han sido muy débiles.

¿Vio como auténtico el llamado del Presidente a buscar acuerdos?

El 2019 es el último año que tiene el gobierno sin elecciones, por lo tanto, es muy importante que en el proceso que se siga sea muy cuidadoso para garantizar que el diálogo sea verdadero, auténtico, y que recoja las ideas que tienen los otros sectores. Me encantaría que en marzo el Presidente invitara a la directiva del PS a La Moneda a escucharla, porque si queremos hacer política, hay que hacerla con los partidos y ese diálogo es muy importante fortalecerlo.

¿Son buenos proyectos los que se han presentado al Ejecutivo?

A mí me ha sorprendido muchísimo que el gobierno impulsara la reforma tributaria, porque recién este año es el primer año de la aplicación plena. El país no puede estar haciendo reformas de esta profundidad y de este calado sin esperar que por lo menos conozcamos los números y datos de cuál ha sido el impacto que está teniendo la reforma anterior. La reforma de pensiones es una reforma que está hace mucho tiempo siendo discutida, porque lo que estamos planteando básicamente es que el sistema previsional no sea solamente un sistema de ahorro individual y que efectivamente cubra el conjunto de la poblacional en su realidad previsional. La reforma laboral no se ha presentado.

Pero entonces, ¿no se puede avanzar?

El problema de fondo que tenemos como país es que nuestra democracia está enferma y muy grave por la desconexión que tiene la política y los políticos con lo que son los temas que le preocupan y le impactan a la gente en su vida cotidiana. Tenemos que asumir que nuestra democracia está enferma y la conversación política hoy en Chile es irrelevante para la gente.

El presidente Ricardo Lagos habló de una crisis en las instituciones e hizo un llamado a un gran consenso. ¿Lo comparte?

La verdad, lo que veo, más que una crisis en la institucionalidad, es que la democracia tiene esta enfermedad de la cual la política tienen que hacerse cargo.

¿De quién es la responsabilidad?

Hay una sensación muy extendida de que el gobierno no gobierna para el país, y que el poder se protege a sí mismo y que los políticos y los partidos gozan de privilegios difíciles de explicar cuando están en el aparato público.

¿Pero usted considera que es así?

Tengo un recuerdo muy claro de una frase de Nicanor Parra que decía “dejémonos de pamplinas”. La pamplina es una planta que crece con mucha facilidad y que puede causar mucha molestia en la pega del campo si no se la elimina oportunamente. Nuestra democracia se ha llenado de pamplinas, que no son más que excusas para no atender el daño que el amiguismo, el pituto, el cuoteo, le han hecho a la actividad política y a la percepción del rol que tiene el Estado como garante del bien común.

¿El gobierno lo ha hecho mal respecto de este último tema?

Lo dijo Nicanor Parra, dejémonos de pamplinas.

¿Cómo puede el gobierno buscar acuerdos si hay una oposición tan fragmentada?

Me parece gravísimo que demonicemos a la oposición, que es una parte sustantiva del sistema democrático. Yo no me compro la idea de que estamos en un país polarizado. Puedo coincidir en que tenemos algunos personajes que polarizan, pero la sociedad que uno ve y conversa no es una sociedad polarizada o que está en son de guerra. Lo que sí necesitamos son liderazgos que construyan propuestas razonables, sensatas, creíbles y que recojan la complejidad de los problemas con soluciones verdaderas.

¿No cree que en la oposición ha habido obstruccionismo?

No puedo estar de acuerdo con ese comentario. Empezar a ponerle apellido a la oposición, como una forma de descalificarla en su rol, creo que empobrece la democracia. Es responsabilidad del gobierno, justamente, construir los puentes y los procesos, para que ese diálogo entre gobierno y oposición, que es legítimo, válido y que le hace bien al país, sea conducente.

¿Cuál es la autocrítica de su sector?

La autocrítica fundamental que nos hago es que tuvimos una derrota el año 2017 muy categórica, muy dura, y que necesitamos claramente revertirla conectándonos con la gente. No vamos a salir bien parados de esta discusión ensimismados, encerrados, haciendo discusiones internas, sino que tenemos que hacer esta discusión con la ciudadanía. Debemos interpretar la necesidad urgente que tiene la sociedad por temas como la seguridad, el empleo, la salud pública, la educación pública, y cómo vamos a ser capaces de ampliar también la base empresarial del país.

¿Y cómo interpreta que liderazgos de extrema derecha estén conectando con la ciudadanía?

El vendedor de humo, en su versión tradicional, era bueno para el verso, para la frase enrevesada que suena lindo y dice poco. En su versión populista de nuestros tiempos el verso ya no importa mucho, sino que lo que importa es ser choro, pero es el mismo humo ahora disfrazado con un falso coraje.

¿Y qué le parece que figuras como José Antonio Kast surjan como alternativa presidencial?

Falta tanto para la elección presidencial, que verdaderamente me parece que sería un error darles a las encuestas una mayor validez. Lo que sí me doy cuenta es de que los vientos que soplan en el mundo favorecen a liderazgos como el de Kast. Que aparezcan liderazgos simplones, encuentro que es algo que no les hace bien a las soluciones de fondo que el país necesita y me huele a humo.

¿Cómo se debe enfrentar esto desde la oposición? ¿Es necesaria la unidad desde la DC al FA?

En esta materia tengo súper claro que tenemos que hacer un esfuerzo mayúsculo por construir las propuestas en unidad. Es tan complejo el fenómeno de entender la transformación ocurrida en la sociedad chilena, que todos esos grupos tienen un espacio en esta conversación, no aplico vetos.

¿Hay quienes desde el PS lo han planteado a usted como candidato a gobernador regional de la Región Metropolitana?

El nivel de centralismo que tenemos en Chile está asfixiando el desarrollo del país; por lo tanto, soy un entusiasta partidario de la descentralización y me parece una muy buena idea que tengamos gobernadores electos. Nadie me ha planteado ser candidato a gobernador, no está en mis planes ser candidato a gobernador, porque además no es un tema que esté hoy día en la discusión.

¿Y si se los pidieran?

He aprendido una de las cosas, de que la gente también está cansada de que la política consista en repartirse cargos y candidaturas, yo prefiero seguir haciendo lo mío. Lo que estoy tratando de hacer hoy día es contribuir a la reflexión sobre lo que son las propuestas que necesitamos impulsar en Chile para superar la enfermedad que tiene la democracia.

¿La mejor plataforma no es la Presidencia de Chile? Hay varios que lo apuntan como candidato presidencial.

Yo lo único que puedo decir es que esta decisión de ser candidato presidencial no puede ser un capricho ni es una decisión individual que uno tome con su almohada. Esta es una cuestión que en su momento se va a plantear y, cuando se plantee, se van a plantear los distintos liderazgos, se va a plantear quién representa mejor las propuestas y los valores que queremos tener en la campaña y, por lo tanto, esa discusión ya habrá momento para hacerla.

¿No lo descarta?

A mí me molesta esta idea de que en las preguntas uno responda lo políticamente correcto, o que uno eluda la pregunta, y no voy a eludir la pregunta. No la he eludido y la he respondido en la forma que he dicho.

Que está disponible…
Lo dije hace ocho meses atrás, cuando me preguntaron si estaba disponible solo para ocupar cargos designados o si estoy disponible para candidaturas como la presidencial, que es un cargo electo, y estoy disponible.

¿Qué le parece que Lagos Weber y Ximena Rincón hayan manifestado también su disponibilidad y que aparezcan otros nombres como Heraldo Muñoz?

Me parece muy bien que la oposición tenga distintos liderazgos, con distintas sensibilidades. Sin embargo, debemos definir al candidato presidencial de la centroizquierda en primarias. A nosotros nos hizo mucho daño no tener primaria en la elección presidencial anterior y eso ya lo aprendimos. Estoy convencido de que la centroizquierda tiene mucho que proponerle a Chile y a las nuevas clases medias que hay.

Seguir leyendo