Migración: gobierno logra triunfo en la Cámara y desata quiebre opositor

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, junto al titular de la Segpres, Gonzalo Blumel, festejaron ayer en la Cámara la aprobación del proyecto sobre migración.

Iniciativa ahora pasa al Senado. Indicaciones de la oposición se rechazaron con votos DC y PR. El FA evaluará permanencia en el acuerdo administrativo de la centroizquierda.


Los aplausos y las felicitaciones, en particular al ministro del Interior, Andrés Chadwick, daban cuenta del triunfo del gobierno. Tras una extensa sesión, la sala de la Cámara de Diputados despachó  hoy al Senado el proyecto de migración impulsado desde el Ejecutivo.

De esta manera, los ejes centrales de la iniciativa para La Moneda fueron aprobados casi unánimemente, luego de acuerdos previos con la oposición. No obstante, con la ayuda de votos de la Democracia Cristiana y del Partido Radical, se rechazaron también indicaciones claves para sectores de la oposición, lo que se terminó leyendo como una victoria aún más holgada para una de las iniciativas emblemáticas del Presidente Piñera.

“Muy positivo lo que acaba de ocurrir en la Cámara, estamos muy contentos como gobierno, muy agradecidos de nuestra coalición de diputados y de diputados de otros sectores que nos han dado el respaldo al proyecto de ley que ha presentado el Presidente Piñera”, sostuvo el titular de Interior tras retirarse del hemiciclo.

En la misma línea, el Mandatario manifestó, a través de su cuenta de Twitter, que se trata de un “gran paso adelante para seguir poniendo orden en nuestra casa en materia de migraciones y así combatir mejor la inmigración ilegal y el ingreso de males como delincuencia, narcotráfico y crimen organizado”.

La oposición, en cambio, expresaba en los pasillos del Parlamento su molestia respecto de los resultados y el revés que sufrieron siete de las ocho indicaciones repuestas por la centroizquierda en la sala. Esto, según recalcaron hoy, por responsabilidad de los diputados del sector que se terminaron cuadrando con el gobierno.

“Hoy día, con votos de la DC y del PR, que se han aliado con el gobierno en este tipo de materias, hemos sido incapaces de generar un proyecto de nueva ley de migración que se haga cargo realmente del fenómeno de la migración y regiones”, dijo la diputada Catalina Pérez (RD), quien agregó: “Esperamos poder revertir esta situación en el Senado”.

A su vez, la PPD Andrea Parra sostuvo que “se ha mostrado la realidad que vive la oposición, una oposición dividida, donde el pirquineo de votos funciona y donde tenemos parte de algunas bancadas que están absolutamente alineadas con el gobierno”.

Desde el Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría, quienes lideraron esta agenda fueron las parlamentarias de la Comisión de Gobierno Interior, donde se discutió durante meses el proyecto y se modificaron varios aspectos tras el ingreso de al menos 150 indicaciones de la oposición. En esa línea, Pérez y Parra, junto a Daniella Cicardini (PS), Joanna Pérez (DC) y Marcela Hernando (PR), se reunieron en distintas ocasiones para coordinar las votaciones y afinar los últimos detalles, pero esto no evitó que parlamentarios se desalinearan.

Para la oposición, dos artículos eran fundamentales. En primer lugar, el artículo 56, que permitía que los extranjeros puedan renovar o hacer modificación al tipo de visa desde Chile, evitando así que tengan que volver a su país de origen para gestionar el cambio. Por otro lado, el artículo 138, que buscaba que cualquier migrante que sea expulsado del país pueda acceder a recursos judiciales o administrativos para apelar su caso. Ambos fueron rechazados con votos DC y PR.

Con la caída de esta última indicación, según explicó la diputada PPD Andrea Parra, se estarían violando los derechos humanos. “Lo que más lamento es que hoy día cualquier extranjero que sea expulsado, si esto es un error, si hay una equivocación, no tiene ninguna posibilidad de recurrir a una reclamación ni administrativa ni judicial, lo que, además, nos pone como país en una situación compleja, porque estamos violando los derechos humanos”, dijo la parlamentaria.

En tanto, Cicardini destacó los cambios hechos por la Comisión de Gobierno Interior -la que preside- y aseguró que este “es un proyecto que es necesario para nuestra población”.

Desde Chile Vamos, la aprobación del texto fue valorada de manera unánime, en particular porque la necesidad de modernizar la legislación migratoria había sido resaltada por los diputados del bloque desde comienzos del gobierno anterior, sin conseguir avances en la materia. Pero, además, había indicaciones al proyecto consideradas “graves” por la mayor parte de los parlamentarios de Chile Vamos y que fueron rechazadas.

Así lo había expresado el diputado UDI Renzo Trisotti a su bancada durante el almuerzo que sostuvieron el martes, donde pidió -y consiguió- que se cuadraran con el rechazo de tres indicaciones incorporadas principalmente por la oposición en el trámite legislativo. A través de una minuta, el diputado expuso los argumentos por los que, en su opinión, debían rechazar el principio de no devolución, el aumento de 15% a 40% para contratación de extranjeros en una empresa y la negativa a exigir un plazo mínimo de permanencia en el país para acceso a diversos beneficios estatales.

La crítica era compartida desde RN, donde -adicionalmente- los diputados Paulina Núñez y Andrés Longton habían pedido rechazar una indicación impulsada por la diputada Carmen Hertz (PC) para autorizar que migrantes con visa de turista puedan trabajar en el país, lo que también quedó fuera del texto.

FA pone en duda pacto administrativo

Tras el revés en la Cámara por la desarticulación de la oposición, hoy en la tarde todos los diputados del Frente Amplio sostuvieron una reunión con el fin de evaluar si continuarán en el acuerdo administrativo que tienen en la Cámara para definir la presidencia de la testera y de las distintas comisiones.

La molestia por los votos de hoy de la DC y el PR que se alinearon con la postura de La Moneda terminaron por agudizar la mirada crítica que existe hace semanas en la coalición por el rol de ambas colectividades en el Parlamento, impulsando a que se comenzara a abordar de manera profunda esta posibilidad.

Desde la bancada frenteamplista comentan que si bien varios están dispuestos a pagar los costos de lo que significaría dejar el acuerdo de gobernabilidad, existe otro sector que apuesta a hacer un punto político, pero sin arriesgar el pacto.

Además, los parlamentarios solicitarán a la mesa nacional del bloque que revise el asunto para poder tomar una definición en las próximas semanas.

Esto vuelve a tensionar la oposición y dejaría en duda que la presidencia de la Cámara quede en manos del diputado DC Gabriel Silber, a quien -según el acuerdo- le correspondería asumir en marzo.

En tanto, durante la tarde de hoy la bancada del Frente Amplio informó a jefes de bancadas y parlamentarios de la ex Nueva Mayoría la decisión, lo que generó tensas conversaciones.

Seguir leyendo