Ministra de la Mujer, Antonia Orellana y autoridades de la CIM expresan preocupación por situación de mujeres y niñas en Afganistán e Irán

Fotografía: Andrés Pérez.

El Comité -del cual Orellana es la vicepresidenta- hace un llamado “a que se les garanticen los derechos humanos y aseguren una vida libre de violencia y sin discriminación a las mujeres, adolescentes y niñas en dichos países”.


A través de un comunicado de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en la cual la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana es vicepresidenta de la instancia, expresaron su preocupación “por las situaciones que deterioran los derechos de las mujeres, las jóvenes y niñas en Afganistán e Irán”.

“Alertamos los impactos cuando se dan retrocesos en, o represalia por, el ejercicio de, las libertades de expresión, asociación y circulación, los derechos de integridad física, participación política, educación, salud y otros que les impiden una vida libre de violencia y sin discriminación”, indicaron.

De esta forma, el Comité hace un llamado “a que se les garanticen los derechos humanos y aseguren una vida libre de violencia y sin discriminación a las mujeres, adolescentes y niñas en dichos países”.

“El Comité hace llegar su solidaridad a las mujeres y niñas afganas e iraníes, y recuerda a la comunidad internacional la necesidad de realizar todos los esfuerzos para que la igualdad y la dignidad sean derechos que puedan disfrutar las mujeres: asimismo que frente a las omisiones o el abuso se garantice la protección y la justicia”, informaron.

En esta línea, la ministra Orellana comentó a través de sus redes sociales que “junto a ministras de la mujer que componemos el Comité Directivo de la CIMOEA y en la antesala de la asamblea OEA, expresamos nuestra profunda preocupación por la situación de las mujeres y las niñas en Afganistán e Irán”.

Revisa más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.