Narváez marca primeras diferencias con candidatura de Provoste: “La realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas”

En charla con Estado Nacional de TVN, la candidata del mundo socialista trazó sus primeras diferencias con otros candidatos de la centroizquierda y también con Gabriel Boric, a quien fustigó por lo ocurrido en la fallida incorporación de su candidatura a las primarias legales de Apruebo Dignidad. Aunque reconoció que volvería a tomarse una once con él. "Me la tomaría de nuevo"




A la espera de la definición del mecanismo de las anunciadas primarias del mundo de la centroizquierda, tras concretarse la incorporación de Yasna Provoste a la carrera presidencial, la candidata Paula Narváez (PS, PPD, PL y Nuevo Trato), marcó sus primeras diferencias con las candidaturas que disputan parte del electorado progresista.

En charla con el programa Estado Nacional, la exministra del segundo gobierno de Bachelet, marcó ciertos puntos que a su juicio la distancian de la alternativa de la presidenta del Senado. “Esta es una candidatura que nació de abajo hacia arriba, no de arriba hacia abajo, que nació de las bases -aseguró Narváez-. Nació de un grupo importante de mujeres es un hecho de origen muy relevante, no nació de las cúpulas, nació de las bases, se han ido sumando más personas”.

Y a renglón seguido, recordó la irrupción de Provoste en la encuesta Cadem, a comienzos de mayo, durante los días de negociación por los “mínimos comunes” con el gobierno. “Lo que podemos constatar, a partir de la realidad que hemos visto, es que es una reacción a las encuestas, entiendo que ese fue un factor importante que hizo que un sector la levantara de candidata. En cambio lo mío nació de forma espontánea, sin encestas en la mano, con el convencimiento que podía encabezar un proyecto colectivo”.

Sobre las encuestas, Narváez marcó sus dudas. Reconoció que su nombre no ha marcado por distintos factores (”Es tremendamente difícil si uno no tiene cargo público”, asegura), pero “si hacemos el ejercicio empírico de ir a mirar que ha pasado con lo que dicen las encuestas, y lo que pasa en las urnas hay una distancia significativa”.

La candidatura de Narváez fue promovida en diciembre de 2020, a partir de una carta firmada por 1.200 militantes socialistas. Entre estas, la más importante en el escenario público, era la firma de la expresidenta Michelle Bachelet, de quien fue ministra Segegob. Una movida que remeció la interna socialista, en días en que otro grupo impulsaba la precandidatura del timonel del partido, Álvaro Elizalde.

“Con mucho orgullo yo siento que formo parte de ese segundo gobierno, de esa tradición, pero también es cierto que formo parte de una generación intermedia en relación a los tomadores y tomadoras de decisiones de los últimos 30 años”, aseguró.

“Gabriel Boric no pudo sostener su palabra el 19 de mayo”

Narváez también comentó la votación alcanzada por el diputado Gabriel Boric, ganador de la primaria de Apruebo Dignidad. No negó que parte del electorado que apoyó al frenteamplista, pudo venir desde el mundo socialista. “Es posible, sería absurdo negarlo que se hayan sentido atraídos [por Boric], pero también es posible que hayan estado en esa primaria considerando que pueden estar en otra”.

Sin embargo, Narváez también marcó sus diferencias con el magallánico. “Una principal diferencia es que en política es importante mantener tu palabra y perseverar en tus esfuerzos cuando has hecho un compromiso”, dijo en clara referencia a su fallida incorporación a la primaria de la izquierda, en aquella caótica jornada de fines de mayo.

“Gabriel, yo lo valoro mucho como actor político, no pudo el 19 de mayo sostener no solo su palabra sino tener la fuerza y el liderazgo para que se hubiese mantenido el acuerdo de ir a una primaria con ellos sin exclusiones -aseguró Narváez-. Para el momento de Chile se necesitan liderazgos capaces de sostener la palabra y además hacer acciones consistentes con eso”.

Pero aún así, no descarta acercamientos. Como la célebre once que ambos compartieron en Concepción, durante la campaña. “Me la tomaría de nuevo”, aseguró cuando se le preguntó por aquel episodio. “Muchas cosas pueden generar ruido, una política de alianzas no se puede definir en una once con sopaipillas; lo que se muestra a la ciudadanía que sea capacidad de tener una amistad cívica con error es de la oposición con quienes tenemos que construir una mayoría”.

En las últimas horas, Narváez ha presionado por un rápido acuerdo de los partidos para definir el mecanismo de la primaria del sector.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.