Nicolás Monckeberg: “RN es el partido más importante del gobierno, no debe ser protagonista de la pelea chica”

El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg.

El ministro del Trabajo discrepa de las críticas que ha realizado su partido a la instalación. Asegura que, a diferencia de la primera administración de Piñera, “ahora a los partidos se les escucha”.


Lunes, reuniones con sindicatos; martes, ir al Congreso; miércoles, bilateral con el Presidente Sebastián Piñera; jueves, seminarios. Ha sido parte de la intensa agenda de esta semana del ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, quien, para esta entrevista, abordó la tensión que se generó entre su partido, RN, y el gobierno tras las declaraciones de varios dirigentes, quienes criticaron a La Moneda por “un lento” proceso de instalación.

El secretario de Estado no comparte los cuestionamientos y dice que son infundados. Asegura que RN, al ser el partido “más importante del gobierno”, no se puede quedar “en las peleas chicas” y no puede caer en la “irrelevancia”.

Respecto de los desafíos de su cartera, plantea que esperan lograr un amplio consenso en la reforma a las pensiones y reconoce que la relación con los trabajadores es más difícil para un gobierno de centroderecha. “Estamos rompiendo el paradigma”, dice.

Esta semana ha sido tensa para Chile Vamos luego de que RN hiciera públicos diversos cuestionamientos acusando problemas en la instalación del gobierno. ¿Comparte el diagnóstico de su partido?

No, definitivamente, no. Es curioso que las críticas sean precisamente la semana donde el gobierno y particularmente el Presidente Piñera han obtenido su más alta aprobación. Ningún gobierno cuya instalación es tan deficiente, como señalan algunos, obtiene por segunda semana consecutiva un alza en su aprobación, alcanzando un 60%.

¿Pero qué le parece la postura que ha adoptado RN?

RN está muy consciente de que tiene mucha responsabilidad y mucha contribución en que hoy estamos en el gobierno. Al final del día RN sabe lo mucho que contribuyó para ganar por segunda vez, y para hoy día tener el desafío muy importante que nos conduzca a la segunda transición, a ser un país desarrollado.

En RN han transmitido que falta equilibrio político a la hora de nominar cargos. ¿Cree que se han visto perjudicados?

Siento que ni RN ni ningún partido de la coalición tienen fundamentos para hacer quejas o en sus reclamos al gobierno. No tienen fundamento en la realidad. A diferencia del gobierno anterior, ahora sí se ha considerado a los partidos en la conformación de equipos. Basta ver los ministros, los subsecretarios y los intendentes. En todos esos cargos están las principales figuras de los partidos. Si hay una lección aprendida del gobierno anterior es que ahora a los partidos se les escucha.

El presidente de RN, Mario Desbordes, dijo que el gobierno no entiende la cultura de coalición. ¿Comparte eso?

No comparto esa afirmación. Creo que Chile Vamos ha demostrado con creces ser una coalición amplia, donde no conozco Presidente que dedique más tiempo en contestar los llamados de cada uno de los dirigentes que forman parte del gobierno y de cada uno de los partidos. Nadie puede desconocer que el Presidente escucha.

El Presidente dijo que las críticas responden a cuoteo político. ¿RN está cayendo en eso?

No. Creo que las críticas de algunos dirigentes de RN no representan a la gran mayoría del partido, que espero que corrijan y enmienden. Y aquellos dirigentes que lo han dicho confunden la realidad. RN es el partido más importante del gobierno, no le queda bien, ni le corresponde ser el protagonista de las peleas chicas y de las críticas sin fundamentos. Su misión es ser el protagonista de que el gobierno sea exitoso. RN en el primer gobierno tuvo un rol protagonista de la crítica y de la pelea chica, hoy estamos llamados a ser protagonistas del gran cambio que el Presidente encabeza para la segunda transición.

¿Cree que el escenario del primer gobierno se pueda repetir?

No. Creo que hoy día el desafío, la oportunidad de sacar adelante el gran proyecto de transformar Chile, es demasiado grande. Es fundamental que el rol de un senador o un dirigente político para defender las ideas del gobierno es tan importante como la de un ministro. No podemos pedirle a la oposición capacidad de diálogo si nuestros partidos no lo demuestran con claridad al interior de la coalición.

Algunos, incluso, compararon a Desbordes con Carlos Larraín…

Nunca las comparaciones ayudan. Más allá de las declaraciones de esta semana, yo estoy convencido del espíritu unitario y de la decisión de Mario Desbordes a construir al éxito del gobierno.

Esto ha tensionado las relaciones con los partidos aliados. La UDI señaló que a RN le falta convicción en sus lealtades con el gobierno, ¿Cómo toma esas críticas?

Creo que a estas alturas empezar a calificar cada una de las declaraciones que hemos visto de algunos dirigentes de los partidos en nada aporta. Lo que importa son los hechos: este gobierno ha mantenido un clima de unidad, estoy seguro de que los cuatro partidos de Chile Vamos están comprometidos con eso.

¿Se pone en juego el liderazgo del Presidente al recibir tantas críticas?

No, si hay algo que nos ha pedido el Presidente a todos los dirigentes de Chile Vamos es que no perdamos el tiempo en críticas y no lo pide para cuidar su liderazgo, sino porque tenemos que dirigir toda nuestra atención a hacer los cambios que nuestro país necesita. El principal activo de nuestra coalición es que tiene un Presidente mucho más allá de la coalición, que está comprometido con Chile. El Presidente Piñera está conduciendo esta segunda transición, estoy seguro que será reconocida tanto como la gestión de Patricio Aylwin en la primera transición a la democracia.

Usted señaló que RN es el partido “más importante del gobierno”, ¿qué rol jugará para potenciar cartas presidenciales?

RN se juega durante este gobierno la opción de ser un partido irrelevante en el éxito histórico de un gobierno que aspira a llegar a la segunda transición o ser protagonista (…). Yo estoy convencido de que los liderazgos presidenciales de centroderecha se van a construir en la medida en que seamos exitosos en las ambiciosas metas que nos hemos planteado como gobierno.

¿RN tiene más responsabilidad?

Todos los partidos de la coalición tenemos la responsabilidad. Pero, sin duda, mi partido, RN, por ser el partido más importante de la coalición, tiene una responsabilidad mayor, no solo de contribuir al éxito del gobierno, sino también de proyectar al gobierno a través de los liderazgos que se construyan del partido.

Respecto de las elecciones internas de RN, ¿apoyará a Desbordes?

Mario Desbordes lo ha hecho bien, creo que es una buena alternativa para presidir el partido y le insisto: más allá de sus declaraciones de esta semana, que no comparto, sí creo en su compromiso y lealtad para apoyar al gobierno.

¿Lo apoyará?

Mire, yo no quiero influir desde el gobierno en un proceso que recién comienza y, por tanto, no me parece prudente que yo me pronuncie.

Más allá de las críticas de RN, ¿cómo evalúa el proceso de instalación?

La instalación se ha hecho bien, lo cual no significa que no ha estado exenta de errores. Si el Presidente está en el 60% de aprobación, la instalación no puede ser deficiente como algunos interesadamente han querido señalar. Y en esto quiero ser claro: la tarea del gobierno no es fácil.

¿A qué errores se refiere?

Todo gobierno cuando se instala hay nombramientos que se hacen más tardíos o se puede nombrar inadecuadamente a alguna persona.

Algunos ministros han sido protagonistas de errores. ¿Deben ser más cuidadosos?

Me llama profundamente la atención la sensibilidad de algunos de la oposición para criticar una declaración de un ministro e ignorar, a veces negarse a corregir los errores en políticas públicas que estamos enfrentando debido a malas decisiones del gobierno anterior. Me sorprende la entrega de todos los ministros y su voluntad de corregir errores. Un buen gabinete no es un gabinete de dioses, sino cuando escuchan, aprenden y corrigen.

¿Cómo evalúa el trabajo que usted ha hecho como ministro?

La única respuesta que vale a esa pregunta es la que pueda dar el Presidente.

Otro de los cuestionamientos que han surgido es de quienes acusan, tanto del oficialismo como la oposición, de una “sequía legislativa”. ¿Les ha costado instalar sus proyectos?

Conozco las críticas, no las comparto y a veces tampoco conviene responderlas. Algunos creen que el solo hecho de estar en la oposición los obliga a criticar todo, lo bueno, lo malo. Si hay algo que el gobierno cambió es la lógica de la retroexcavadora y lo cambiamos por la sana cultura del diálogo, de los acuerdos y la colaboración. Más allá de las críticas queremos que todos tengan un espacio y sientan que puedan aportar.

¿Cómo evalúa el rol de la oposición?

Han impulsado interpelaciones y una acusación constitucional… Hoy hay distintas oposiciones, no se puede hablar de una sola. Algunos han pretendido negarle la sal y el agua al gobierno y no contribuir en nada a que le podamos cambiar la vida para mejor a muchos chilenos. Esa forma de hacer política es equivocada y castigada por la ciudadanía. Y espero que cuanto antes logren cambiar de actitud.

“Históricamente ha sido más difícil para la derecha trabajar con los sindicatos”

Se espera que la reforma a las pensiones sea ingresada en septiembre. ¿Se podría adelantar?

Nosotros estamos trabajando a toda máquina y con mucha atención. Nosotros queremos que sea una reforma aprobada por un amplio acuerdo y queremos que permanezca en el tiempo. A veces uno escucha algunas propuestas de reformas previsionales que actúan como varitas mágicas sin saber de dónde salen los recursos, ni cuánto duran, y ofrecen incrementos de pensiones sin ningún fundamento. Acá no tenemos que perder la seriedad, ni caer en posturas populistas.

¿A qué propuestas se refiere y de quiénes?

He escuchado propuestas en materia previsional de sectores de izquierda, donde lo único que uno escucha es un gran eslogan.

¿Se podría adelantar el ingreso del proyecto?

No está definida la fecha del ingreso del proyecto, queremos que sea lo antes posible, agosto-septiembre, pero habiendo estudiado todos los detalles.

Se ha dicho que quieren introducir más competencia al sistema, por ejemplo, con cajas de compensación. ¿Cómo será la fórmula?

Estamos viendo distintas fórmulas, pero tenemos un principio fundamental: mejorar las pensiones, principalmente de las familias más vulnerables y de clase media. Queremos que ingresen más actores en la administración de fondos y para eso debemos actuar sin prejuicios ideológicos, ojalá entidades con y sin fines de lucro y de distinta naturaleza. La mayor competencia va a mejorar el servicio, a menor costo.

Se cuestionó que el Presidente, en su cuenta pública, no entrara en detalle sobre esto…

Lo importante es que más actores se incorporen, pero evidentemente para que no se distorsione y que termine en un mal sistema, que termine afectando a los pensionados es necesario que actúen bajo las mismas reglas, las mismas limitaciones y las mismas regula- ciones. El proyecto está bastante avanzando.

A usted se le criticó que dijera que hay contratos colectivos que “son demasiado beneficiosos para los trabajadores”. ¿Lo mantiene?

Yo defiendo la labor sindical, creo que Chile necesita más y mejores sindicatos. Creo que la negociación colectiva es el gran instrumento para mejorar la calidad de vida de los trabajadores, pero, evidentemente, no podemos quedar indiferentes cuando uno ve ciertos casos, donde las negociaciones colectivas han terminado perjudicando y afectando a todos.

¿Y eso piensan regularlo?

No, este es un llamado.

¿Esto puede complejizar su relación con la CUT?

No. Creo que hay algo que hemos logrado estos meses, junto con la CUT y muchos sindicatos, que es demostrar que pese a tener diferencias, hay voluntad de diálogo.

¿Cree que es más difícil para un gobierno de derecha relacionarse con los trabajadores?

Históricamente ha sido más difícil para la centroderecha trabajar con los sindicatos. Pero estamos rompiendo el paradigma de que la centroderecha no trabaja con los sindicatos y terminar este bloqueo absurdo donde algunos creen que cuando se habla de adaptabilidad laboral es sinónimo de precariedad. Eso hay que terminarlo y dejar atrás los prejuicios.

¿A quiénes se refiere?

Me refiero a algunos dirigentes que no ven el desafío que tiene el país y los cambios en el mercado del trabajo. Mi llamado es que nos obsesionamos con el futuro y que sea la misión de adaptarnos a la exigencia del mercado laboral algo que nos una (…). Uno ve de repente declaraciones tanto de trabajadores como de empresarios que están más preocupados de defender trincheras ideológicas que de los desafíos al futuro.

¿Se refiere a alguien en particular?

No.

¿Cree que puede tener efectos en los fallos la salida de Carlos Cerda de la sala laboral de la Corte Suprema?

Creo que no. La Corte Suprema no debe depender de que entre o salga un ministro . Confío en que la correcta interpretación de las normas no dependa de esto.

Seguir leyendo