Oposición prepara ofensiva legislativa en medio de críticas al gobierno

La presidenta de la Cámara Baja, Maya Fernández, pidió informe sobre estado de los proyectos de ley.

Bancadas PS, PPD y PC convocarán a un acuerdo desde la DC hasta el Frente Amplio para coordinar e impulsar agenda común ante “sequía legislativa”.


“Presidenta, estoy viendo la orden del día y de los cuatro proyectos que vamos a ver, tres se refieren a iniciativas que establecen el Día de…”. Esa fue la advertencia que hizo el jueves pasado el diputado socialista Jaime Naranjo ante la sala de la Cámara Baja.

El parlamentario aludía a que en la tabla de la sesión, además de un proyecto de ley -el que pone fin al impedimento de las mujeres a contraer segundas nupcias- no había ninguna otra materia más que las que establecían el Día de la Paz, el Día del Rock Chileno y el Día de la Inclusión Social.

Las palabras del diputado buscaban resaltar una preocupación que se ha instalado y que se repite por los pasillos del Congreso: la falta de debate sobre proyectos, según la oposición, relevantes para la ciudadanía, lo que han llamado “sequía legislativa”.

Es en ese contexto que las bancadas del PS, el PPD y el PC convocarán desde este lunes a toda la oposición -desde la DC hasta el Frente Amplio- a una reunión para coordinar una agenda legislativa común. La apuesta, dicen en la ex Nueva Mayoría, es aprovechar que cuentan con varias presidencias de las comisiones de esa corporación para priorizar iniciativas relevantes para su sector con miras a “llenar el vacío” que -a su juicio- ha dejado el Ejecutivo en esta materia.

“En medio de la sequía legislativa hemos estado dando debates testimoniales que no tienen impacto en mejorar la vida de los chilenos y chilenas. Por eso, ante esta incapacidad que tiene el gobierno de Sebastián Piñera, hemos propuesto armar una agenda que interprete a todos los partidos de oposición”, dijo el jefe de la bancada comunista, Daniel Núñez.

En la misma línea, el líder de los diputados socialistas, Manuel Monsalve, agregó que “la idea es llegar a un acuerdo respecto de ejes temáticos como seguridad pública, salud y educación. Y ahí ver qué mociones eventualmente habrían para influir en esos ejes y fijar un cronograma”.

Desde el PPD, el jefe de los diputados, Ricardo Celis, aseguró que la oposición “tiene una responsabilidad política en esto” y que para su partido la prioridad está en darles celeridad a temas como los derechos humanos, las reformas al sistema político, la nacionalización del litio, entre otros.

En las bancadas de la oposición esperan que sea la propia presidenta de la testera, Maya Fernández, quien lidere este proceso. El jueves, de hecho, tras la advertencia de Naranjo, la parlamentaria aseguró que encargó un informe para ver qué proyectos están en condiciones de ser archivados y cuáles pueden ser priorizados en las comisiones para ser enviados a sala.

El FA “disponible”

La propuesta de las bancadas ha tenido buena acogida en el Partido Radical y también en el Frente Amplio. Y pese a que aún no han sido convocados formalmente a la cita, advierten desde ya que su eventual participación no configura una alianza política mayor. “Siempre es importante establecer coordinaciones entre las bancadas y eso no significa necesariamente un acuerdo político”, dijo el subjefe de la bancada radical, Alexis Sepúlveda.

El representante del comité mixto del Frente Amplio, Tomás Hirsch (PH), señaló, en tanto, que “son buenas las instancias de coordinación para poder ir concordando distintos proyectos de ley, sobre todo porque el gobierno está en una sequía bastante alarmante”.

El diputado Miguel Crispi, quien lidera la bancada de RD, aseguró que “debiéramos hacernos cargo de la sequía legislativa con mayor proactividad, eso implica mayor coordinación y yo estoy disponible para conversar con todas las fuerzas en esa dirección”.

Desde la DC, en tanto, tomaron distancia. El jefe de bancada, Matías Walker, indicó que la situación debe resolverse de manera “institucional”, en coordinación con el Ejecutivo.

Seguir leyendo