Piñera responde críticas y dice que migración “no es política de Estado”

Autor: Paula Catena

Mandatario abordó este viernes, por tercera vez en la semana, la decisión de no suscribir el pacto de la ONU, algo que ratificó, aunque dejando en suspenso si rechazarán o se abstendrán.


A las 15.52 horas de este viernes comenzó a instalarse en el Patio de Los Naranjos el podio presidencial. Siete minutos después, Presidencia confirmó que Sebastián Piñera realizaría una declaración pública respecto al Pacto para la Migración de la ONU.

Así, el Mandatario salió a abordar el tema por tercera vez en la semana, luego de que tomara la decisión de no adherir al acuerdo; una definición que le reportó duras críticas desde la oposición, de organismos internacionales, e incluso diferencias en el propio gobierno debido a que mientras el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, aseguró que la migración no es un derecho humano, el canciller Roberto Ampuero opinó lo contrario.

Solo, sin la compañía del canciller Roberto Ampuero, Piñera recalcó que “los derechos humanos son universales (…) incluyendo todo tipo de migrantes”. Y añadió que, tras una revisión exhaustiva, eran tres las razones fundamentales por las cuales decidió rechazar el pacto.

Uno de los argumentos que entregó Piñera para defender su postura fue que el “pacto de Marrakech limita el derecho soberano de todo Estado a decidir cómo resguardar sus fronteras, quién y bajo qué condiciones puede ingresar a su territorio”.

Asimismo, respondió a los cuestionamientos sobre que adherir al pacto sería contrario a una política de Estado en Relaciones Exteriores. Así, aseguró que “la forma en que Chile norma o regula su política migratoria, es un asunto de carácter esencialmente interno”. En ese sentido, Piñera recalcó que, “sin perjuicio de la colaboración internacional”, a su juicio, la política migratoria no forma parte “de una política de Estado”, argumentando que “cuando estábamos en la oposición nunca fuimos consultados y, además, siempre discrepamos”.

En esa línea, realizó duras críticas a la administración de Michelle Bachelet e indicó que la situación migratoria reflejaba “un desorden alarmante” y que “al 11 de marzo de este año había en Chile más de 250 mil migrantes irregulares”.

Piñera también refutó las críticas sobre un eventual desmarque del multilateralismo que ha marcado la política exterior chilena. “El multilateralismo jamás puede significar la obligación de tener que suscribir todos los pactos”, subrayó. Además, dentro de los argumentos que entregó para decir que se podría afectar la soberanía chilena, está que en el escrito del acuerdo se “utiliza 86 veces la palabra compromiso y 15 veces la palabra deber”, y que “estos instrumentos conocidos como soft laws son muchas veces utilizados por instancias internacionales”.

El Mandatario reiteró otros dos argumentos para respaldar su postura. Dijo que el pacto “incentiva la migración irregular” y que “introduce nuevos deberes para los estados”, como, por ejemplo, tener que revisar nuestra legislación.

¿Rechazar o abstenerse?

Con todo, el Presidente dejó en suspenso si es que en el encuentro de la ONU en Nueva York, el 19 de diciembre -día en que se debe ratificar formalmente el pacto-, rechazarán o se abstendrán presentando argumentos. En La Moneda señalan que siguen analizando qué decisión tomar. Esto, en medio de las solicitudes que hicieron hoy parlamentarios de Chile Vamos al canciller para que se abstengan, argumentando que se debe esperar que concluya la tramitación del proyecto de ley que están impulsando en el Congreso. De hecho, hoy Piñera destacó esa iniciativa y manifestó “que estamos convencidos de que estos temas deben discutirse principalmente en Chile y en Valparaíso, y no solamente en Marrakech o Nueva York”.

Hoy en Palacio aseguraban que están evaluando poner la próxima semana discusión inmediata al proyecto de migraciones, que se encuentra con urgencia suma en primer trámite en la Cámara. Otros, en tanto, aseguran que la decisión está zanjada, pero que el Mandatario busca mantener el tema en la palestra porque es bien evaluado y trae réditos políticos, justo en momentos en que la evaluación presidencial se ha visto afectada producto de la crisis derivada de la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

Seguir leyendo