Presidenta de la Cámara propone protocolos que incluyan a diputados

MayaFernandezWEB

La Presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández.

Maya Fernández solicitará a la Comisión de Régimen Interno y Administración elaborar nueva normativa.




El miércoles 16, cuando se constituya la Comisión de Régimen Interno y Administración, la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, solicitará a la instancia que inicie el estudio de un nuevo procedimiento para enfrentar el acoso sexual y laboral al interior de esa corporación.

El tema no ha dejado a nadie indiferente en el Congreso, sobre todo, porque, en medio de las tomas feministas levantadas en distintas ciudades del país, el debate se ha vuelto ineludible entre los parlamentarios y se ha extendido también a otras instituciones públicas.

Es en ese contexto que la militante PS busca liderar una ofensiva para generar un nuevo protocolo que sea "eficiente, eficaz y transparente" y que, además, se extienda a los diputados y diputadas. Esto, porque si bien la Cámara Baja cuenta con algunos procedimientos para enfrentar denuncias de acoso -en el Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad-, estos o aplican en caso de que el denunciado sea funcionario o trabajador de la corporación, y no en el caso de que sea un parlamentario.

Por otro lado, en el Código de Conductas que rige el comportamiento de los diputados y diputadas, el acoso sexual no se encuentra entre sus prohibiciones. Sin embargo, en teoría, esas denuncias hoy se canalizan -tal como el resto de las faltas a ese código- a través de la Comisión de Ética.

"Cuando hablo de la institución somos todos. Aquí nadie está por sobre los procedimientos. Y todo acoso, desde donde venga, es condenable, por lo tanto, también se debe incluir a los parlamentarios y parlamentarias", dice Fernández.

La apuesta de la presidenta de la Cámara, además, contempla la necesidad de que, a diferencia de lo que ocurre hoy, las denuncias tanto a funcionarios como a diputados no impliquen la obligación de las víctimas de mantener los antecedentes "en reserva" o "bajo confidencialidad".

"Cuando la víctima de acoso quiere hacerlo confidencial eso hay que respetarlo, pero también dando la posibilidad de que se haga público. Es importante que todas estas prácticas de acoso sean condenables y se visibilicen, porque el acoso no se puede normalizar", agrega.

Asimismo, según Fernández, es de vital importancia que en este nuevo protocolo se distinga el acoso vertical, es decir, el que se da en el marco de una relación de subordinación, y el acoso horizontal, el que se da en relaciones entre pares.

Para la diputada, el Congreso debe estar "a la vanguardia" en estos temas. Sobre todo, luego de que la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw) le recomendara al Estado de Chile que el Poder Legislativo debe jugar "un papel crucial para garantizar su plena aplicación".

La presidenta de la Cámara ya se puso en contacto con algunos integrantes de la Comisión de Régimen Interno y Administración para solicitarles su apoyo en este tema, entre ellos, la diputada Karol Cariola (PC), quien forma parte de la bancada feminista y ha sido impulsora de estos temas en la Cámara Baja.

"La Cámara de Diputados es una institución con un sesgo profundamente machista, no solo por su composición, sino porque de alguna manera es una reproducción del modelo de sociedad que existe en nuestro país", sostuvo Cariola.

También está previsto que la presidenta de la Cámara inicie en las próximas semanas una ronda de reuniones con organizaciones de mujeres para conocer otras experiencias que pudiesen ser replicables en la corporación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.