Presidente Piñera por eventual indulto o amnistía a “presos de la revuelta”: “Es una muy mala señal indultar a personas que han cometido delitos tan graves”

Foto: Agencia Uno.

El proyecto, al cual el futuro Mandatario le puso presión, se está analizando en el Senado. Además, Piñera sostuvo que es una iniciativa que "no le hace bien a Chile".




El Presidente Sebastián Piñera firmó este martes el decreto supremo que crea el Subsistema Nacional de Apoyos y Cuidados (SNAC), el cual busca beneficiar a los cuidadores de personas que son dependientes funcionales.

En esa misma pauta el Mandatario fue consultado por el proyecto de ley de indulto para los detenidos por el estallido social, ya que justamente esta jornada la comisión de Constitución del Senado buscará llegar a un acuerdo sobre la iniciativa, y teniendo en cuenta también la presión que le puso el futuro Presidente, Gabriel Boric, para que esto sea aprobado en la Cámara Alta.

Sin embargo, en dos oportunidades -septiembre y noviembre- se ha devuelto el proyecto tras los cuestionamientos técnico-jurídicos respecto a la idea de “indulto”, esto porque beneficiaría solo a las personas que han sido condenadas y no a la mayoría de los “detenidos por la revuelta”.

En dicho escenario, solo quedaría como opción regular el mecanismo de prisión preventiva, o legislar una amnistía, indicación que fue presentada por el senador DC, Francisco Huenchumilla, y que reemplaza una gran parte del texto por una amnistía.

“Yo creo que es una mala señal, una muy mala señal indultar a personas que han cometido delitos tan graves como tirarle bombas molotov en la cara a dos carabineros, como incendiar iglesias, incendiar el metro, incendiar monumentos, destruir todo lo que era parte del patrimonio de todos los chilenos”, comenzó diciendo Piñera desde Palacio.

En ese sentido apuntó también a otros delitos: “Además de eso homicidios frustrados, además de esos saqueos, vandalismo que destruyeron proyectos y sueños de tantas familias emprendedores, pymes. Sería una muy mala señal indultar o amnistiar a esas personas”.

Finalmente recalcó que “yo creo que no le hace bien a Chile, y por esa razón nosotros no estamos de acuerdo con ninguno de los dos proyectos de ley y así lo hemos dicho desde el primer instante”.

De acuerdo a los datos entregados por Gendarmería al Senado, existen 211 personas privadas de libertad por causas relacionadas con el estallido social. 67 de ellas están en condenadas y 144 en prisión preventiva.

En todo caso desde el gobierno el ministro de Justicia, Hernán Larraín, manifestó la semana pasada que está la disposición para buscar una salida en base a una moción presentada por la senadora Ximena Rincón (DC) y también de Huenchumilla, para limitar las prisiones preventivas.

“Es complejo hablar de indulto cuando a alguien se le está procesando, es más bien una amnistía encubierta. Por otro lado, se está confundiendo con otro problema real, no es solo con los presos de la revuelta, que son las prisiones preventivas. Tenemos muchas personas que están por un tiempo prolongado y, a mi juicio, indebido, cuando son investigados y después un 40% son declarados inocentes o son condenados a penas que no merecen privación de libertad”, dijo Larraín.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.