¿Quién gana y quién pierde con la reducción de parlamentarios?

CamaraDIputadosWEB

Según un estudio realizado por el experto electoral Mauricio Morales, si la Cámara Baja volviera a los 120 escaños, manteniendo el sistema proporcional, la UDI y el PS serían los partidos más favorecidos en términos de su peso relativo, en desmedro del Frente Amplio y la DC.


Fue la ofensiva del Frente Amplio para rebajar la dieta parlamentaria la que instaló -nuevamente- en el debate político la posibilidad de reducir el número de parlamentarios que conforman la Cámara de Diputados.

El pasado 12 de junio, la sala aprobó un proyecto de acuerdo para solicitarle al Presidente Sebastián Piñera darle urgencia a un proyecto de ley que habían impulsado los diputados Gabriel Boric (MA) y Giorgio Jackson (RD) y que busca disminuir el sueldo que reciben los parlamentarios.

Pese a que en su mayoría Chile Vamos no respaldó la iniciativa, dos días después, el propio Mandatario diría que las dietas de los legisladores "son demasiado altas para las necesidades y las urgencias que tiene el país".

Las palabras de Piñera no fueron bien recibidas en el oficialismo, donde resintieron que el jefe de Estado se abriera a una posibilidad que su propia coalición había rechazado públicamente. Fue en ese contexto que desde la UDI y RN advirtieron que si la intención del Ejecutivo era disminuir el gasto fiscal rebajando los sueldos de los parlamentarios, también debía abrirse a la posibilidad de disminuir los 155 escaños que contempló la reforma al sistema electoral impulsada por la administración anterior y que puso fin al sistema binominal, idea que fue acogida por La Moneda.

Pero la propuesta de disminuir el número de diputados no solo ha ganado adeptos en Chile Vamos. En los últimos días, la DC también se mostró favorable a una reforma al sistema, apuntando a un Congreso con 138 parlamentarios.

Según ha trascendido desde La Moneda, el gobierno está evaluando varias alternativas en ese sentido, entre ellas una presentada por el propio Piñera durante su primer gobierno, la que contempla un sistema proporcional con 30 distritos que se reparten entre 120 legisladores.

Es bajo ese escenario que se ha instalado la duda de qué fuerzas políticas podrían verse favorecidas en un esquema como el que evalúa impulsar el gobierno.

La DC en el margen

Según un informe encargado por La Tercera al experto electoral y director del Centro de Análisis Político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales -quien trabajó en conjunto con el investigador Fabián Soto-, el partido que más se vería perjudicado en este nuevo cuadro sería la Democracia Cristiana.

Tomando como base los resultados de la última elección parlamentaria, en la que la DC optó por competir en la lista "Convergencia Democrática" fuera del pacto de la ex Nueva Mayoría -PS, PPD, PR, PC, IC y MAS-, el estudio concluye que de haber operado la propuesta que evalúa La Moneda, "el partido que resulta más afectado es -sin lugar a duda- la DC, que pasaría de 14 a solo 7" diputados electos.

La falange "estaría perdiendo el 50% de su representación. Esta cifra es llamativa y responde al hecho de que -en una estrategia inédita- el partido decidiera competir casi en solitario en las pasadas elecciones", se lee en el documento.

En el nuevo esquema, según la proyección, el Frente Amplio también vería disminuida su representación, pasando de 20 a 14 diputados, lo que en términos porcentuales los haría retroceder en un 1,2% en términos de su peso relativo en la Cámara.

Así, la principal conclusión del estudio es que el nuevo sistema favorecería a las dos grandes coaliciones políticas, en este caso Chile Vamos y la ex Nueva Mayoría, en desmedro de las "terceras fuerzas" que llegaron al Congreso con el fin del sistema binominal.

"Como era de esperar -debido a las características del sistema-, se ven favorecidas en número de escaños asignados las dos listas más grandes, Chile Vamos y Fuerza de Mayoría (…). La primera, por ejemplo, pasa de 72 a 58 escaños, mientras que la segunda retrocede de 43 a 36. Sin embargo, estas variaciones se dan por el cambio en el tamaño global de la legislatura. En términos porcentuales, la representación de ambas coaliciones aumenta en cerca del 2%", concluye el estudio.

Los partidos que más se beneficiarían con la propuesta, en términos relativos, son la UDI y el Partido Socialista. Este último, de hecho, mantendría sus 19 escaños, aumentando en un 3,6% su representación.

En el caso del PPD, la colectividad disminuiría su representación en solo un escaño, aumentando su peso relativo en un 0,7%. Lo mismo ocurre en el caso de Renovación Nacional, tienda que pese a disminuir de 36 a 28 diputados electos, incrementaría su representación relativa en un 0,1%.

Por el contrario, fuerzas como el Partido Comunista verían mermada su representación.

"La cantidad de partidos que integran la Cámara nos entrega un indicador robusto respecto a qué tan representativo y pluralista es el funcionamiento del sistema electoral. En principio, y debido a la disminución de la magnitud, la propuesta presidencial debiese disminuir la fragmentación partidaria. Es decir, habría una menor cantidad de partidos con representación formal en el congreso", se explica.

En ese sentido, se advierte que debido al cambio del límite y magnitud de los distritos incluso algunas colectividades quedarían fuera de la Cámara de Diputados. "Un claro ejemplo de aquello es el Partido Progresista. La diputada del partido, Marisela Santibáñez, es afectada por ambos cambios. Por un lado, el distrito 14 en el que alcanza éxito electoral pasaría a ser desde ahora el distrito 10 e integraría a la populosa comuna de Puente Alto, alterando, en términos relativos, sus apoyos electorales. Por otro lado, la magnitud del distrito 14 es de 6 escaños y el nuevo distrito 10 elegiría solo 4 diputados, penalizando -aún más- a la diputada al momento de repartir los escaños", dice el informe.

Comenta