RN acusa a Moreira de “quebrar” acuerdos de convivencia en Chile Vamos

El diputado y presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes. FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

Presidente del partido, Mario Desbordes, apuntó a los desencuentros que vivió el sector en el primer gobierno de Piñera y subrayó que “acordamos que todos los conflictos se iban a resolver internamente”.


Fue cerca de las 7 de la tarde del martes cuando el ministro del Interior, Andrés Chadwick, se refirió a las denuncias que el senador UDI Iván Moreira había lanzado en la víspera contra el titular de Vivienda, Cristián Monckeberg (RN).

Poco antes de ingresar a una comisión en el Congreso, en Valparaíso, el jefe de gabinete planteó que “no tenemos ningún comentario ni ninguna opinión sobre lo que ha dicho el senador Moreira en esta oportunidad”, pero enfatizó que su par de Vivienda “cuenta con el total y absoluto respaldo del Presidente Piñera”.

La puesta en escena fue una señal de tranquilidad para Renovación Nacional, partido en el que durante ese día se había incubado una fuerte molestia ante la arremetida del parlamentario gremialista, no solo por las acusaciones realizadas -sostuvo que Monckeberg demostraba “proselitismo político” en el ejercicio de su cargo y “abusaba” del Ministerio de Vivienda ocupándolo como si se tratase de un “botín electoral”-, sino porque nadie de la UDI y el gobierno había salido a desmentir esas afirmaciones.

Durante esa jornada, desde RN se contactaron en más de una ocasión con Chadwick, a quien le hicieron ver que era necesario una intervención suya, con el fin de evitar que siguiera escalando el conflicto y demostrando, sin ambages, que La Moneda respaldaba el actuar del ministro RN.

Consultado ayer por La Tercera, el presidente de RN, Mario Desbordes, subrayó que lo que hizo el parlamentario por Los Lagos significaba “quebrar” un acuerdo basal de Chile Vamos. “Nuestra coalición es una coalición distinta a la centroderecha de los 90 y los 2000; en esta coalición decidimos terminar con los grandes caciques, acordamos que todos los conflictos se iban a resolver internamente. Si usted busca las peleas de la coalición antigua versus la nuestra, se va a encontrar con que ahora no son ni el 1%, sobre todo porque no son públicas”, sostuvo.

En la misma línea, Desbordes aseguró que “quebrar esos acuerdos que hicimos cuando fundamos Chile Vamos con actitudes como las del senador Moreira lo único que hacen es que nuestro gobierno sea nuevamente debut y despedida. Tenemos que entender que, por sobrevivencia, nuestra coalición tiene que mantener reglas de trato, de conducta y tenemos que mantener cierto marco mínimo de funcionamiento”.

Ayer, fuentes de RN revelaron que durante la jornada del martes varios parlamentarios advirtieron a la directiva que si no había una señal concreta del gobierno para rechazar las críticas de Moreira, ellos se sentían en “libertad de acción” para levantar críticas públicas contra otras autoridades de gobierno.

Es así como la señal pública que entregó Chadwick fue, para el presidente de RN, “necesaria”, no solo para “frenar” la eventual ola de críticas que podía surgir desde su partido, sino que también porque “el silencio del gobierno se estaba interpretando como un apoyo implícito a las palabras del senador Moreira, y era muy importante que quedara meridianamente claro que el gobierno no compartía lo que estaba señalando el senador”.

A las declaraciones de Chadwick se sumaron nuevos gestos ayer desde La Moneda, donde la ministra vocera de gobierno, Cecilia Pérez, sostuvo una reu- nión-almuerzo con su par de Vivienda, instancia en la que -según trascendió- habrían abordado someramente la polémica.

Con todo, Desbordes dio ayer por cerrado el conflicto en términos públicos, aunque aseguró que de todos modos “RN va a hacer ver donde corresponde su molestia, pero obviamente no queremos que esto siga escalando. Lo que tengamos que decir, se dice en privado”, sostuvo.

#Tags


Seguir leyendo