Sichel sobre el estallido social: “No podemos llegar nunca más a un 18-O. El mea culpa que debe hacer la política es terminar con una polarización que nos está enfermando”

FOTO: KARIN POZO/AGENCIAUNO

A dos años de la ola de manifestaciones sociales y sucesos de violencia que motivaron al gobierno a decretar estado de excepción, candidatos y coaliciones se dividen entre considerar esta fecha como una "conmemoración" o un "día doloroso". El bloque oficialista declaró que no es un día a celebrar y enfatizó que la moderación es el camino para la unidad. "Que nunca más exista un 18 de octubre, un 29 de marzo, o un 11 de septiembre. Fechas en que la violencia le gana a la democracia", dijo Sichel.




Hoy lunes se cumplen dos años del estallido social en Chile -18 de octubre de 2019-. Una fecha que provoca diversas miradas por parte de la clase política y los candidatos a la presidencia. Mientras hay quienes lo consideran un “fracaso de la democracia” que no merece una “conmemoración”, otros la ven como un “basta a una cultura de resignación a los abusos”.

Esta mañana, tras reunirse con su comando y los presidentes de partido de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel reiteró que el 18 de octubre es una fecha “dolorosa” para el país. “Ni de celebración ni conmemoración. Se hizo evidente que fracasamos como clase política para resolver problemas, y que los violentistas fueron capaces de tomarse una agenda de debimos tomar los políticos”.

“El 18-O es una fecha que debe recordarse en nuestra historia como el día en que demostramos que no dimos el ancho. (...) Eran un cúmulo de señales que decían que no podían llegar a fin de mes y necesitaban un estado más presente y un mercado que no siguiera cometiendo abusos”, continuó Sichel.

“Me han dicho muchas veces que soy amarillo porque condeno la violencia. (...) Nunca voy a estar de acuerdo con que saltarse las reglas es mejor que respetar al estado de derecho. Así mismo, me han dicho amarillo porque he dicho que hay un problema de justicia y que debemos hacer cambios y reformas para tener justicia”, añadió el exministro de Desarrollo Social, afirmando que impulsará proyectos de “reparación”.

Todavía hay miles de familias que no tienen ley de reparación y ese va ser mi compromiso: reparación para quienes fueron víctimas de saqueos y destrucciones. Hay zonas en que nos acostumbramos a ver violencia como la regla. No solo habrá ley de reparación para quienes fueron víctimas de saqueos y destrucción, así como reparación a víctimas de violación de DD.HH; además habrá un proyecto de reconstrucción de centros históricos”, dijo el expresidente de BancoEstado aludiendo a que diputados oficialistas habían presentando iniciativas en esa dirección en el Congreso.

En la misma línea, el diputado RN, Sebastián Torrealba, destacó tales iniciativas: “Queremos pedir algo que sí es legítimo, que es ir en ayuda de aquellas personas que fueron víctimas de la violencia del 18 de octubre en adelante. En la zona cero de Santiago se perdieron más de 7 mil puestos de trabajo (...) Por lo tanto, es legítimo y justo que el gobierno impulse un proyecto de ley para ir con reparación y justicia para esas familias”.

Le pedimos al gobierno que tome el proyecto que presentamos hace un tiempo atrás y lo patrocine para que saquemos adelante que están esperando miles de personas para que sean compensados porque el Estado no estuvo presente cuando les debió otorgar seguridad”, agregó Torrealba.

Sichel continuó su alocución reconociendo responsabilidad en los sucesos de hace dos años: “Hago un mea culpa muy sincero: No podemos llegar nunca más a ese lugar al que llegamos el 18-O. El verdadero mea culpa que debe hacer la política es terminar con una polarización que nos está enfermando. Ni la extrema derecha ni la extrema izquierda son el camino en una sociedad que debe reencontrarse. Nuestra sociedad no requiere ni zanjas, ni insultar a militar, si no construir puentes. No requiere indultos, si no leyes de reparación”.

“Hoy nos guía la esperanza para construir un futuro mejor. Que nunca más exista un 18 de octubre, 29 de marzo, o un 11 de septiembre. Fechas en que la violencia le gana a la democracia. Yo creo profundamente en la democracia”, concluyó.

Miradas divergentes

Por su parte el diputado por Magallanes y candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, desde Valdivia hizo hincapié en la relevancia de esta fecha: “Han pasado dos años desde que las chilenas y chilenos dijeron ‘basta’ a una cultura de abusos, injusticias y desigualdad”.

“Por eso, porque la fuerza del pueblo chileno es la unidad y no la violencia, hago un llamado a no caer en las provocaciones de quienes quieren echar el tiempo atrás para que no haya transformaciones. Nosotros estamos por los cambios, con paz y gradualidad”, dijo Boric.

José Antonio Kast, exdiputado UDI y candidato del Frente Social Cristiano, en tanto, ratificó que fue un día de “violencia extrema”: “No queremos que se vuelva a repetir. No queremos ver más a políticos chilenos aplaudiendo la violencia”.

“Debemos lograr paz, y no se logra paz sin justicia. (...) Hay parlamentarios y candidatos señalando que hay que dar libertad a esos mal llamados presos políticos. En Chile hay un sistema judicial, un Ministerio Público, un poder legislativos, hay instituciones republicanas que deben velar porque se cumpla la ley. No habrá paz sin justicia, y no habrá justicia si se indulta a terroristas”, concluyó Kast.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.