Sumario y sanción a expresidente del TC tensionan a Facultad de Derecho

El expresidente del Tribunal Constitucional Carlos Carmona.

En octubre del año pasado, una alumna denunció al abogado Carlos Carmona por acoso sexual y laboral. Sumario descartó cualquier tipo de acoso y recomendó una sanción por “vulneración a la probidad administrativa”


Hasta tres meses de suspensión de actividades es la sanción recomendada por la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile al profesor de la escuela y expresidente del Tribunal Constitucional Carlos Carmona, esto tras el cierre del sumario en su contra por “vulneración a la probidad administrativa”.

Desde el viernes pasado, la Escuela de Derecho se encuentra tomada por un grupo de estudiantes que exigen la expulsión de Carmona.

La denuncia -que originalmente era por acoso sexual y laboral- fue interpuesta hace ocho meses por una alumna, de iniciales S.B., que está en quinto año de la carrera y que trabajó como asistente del conocido abogado en el Tribunal Constitucional durante los alegatos por el proyecto de aborto en tres causales.

Según la denuncia, Carmona habría acosado a la joven durante el periodo en que ella se desempeñó como ayudante en la elaboración de informes en derecho solicitados por el entonces presidente del TC.

Entre los cargos que se formulaban se incluye el hecho de que el profesor le pagaba de su pecunio a la alumna, algo que no está permitido en el reglamento de la Facultad de Derecho. Sin embargo, esta es un práctica habitual entre los académicos de Derecho, y por eso fue desestimada como parte del sumario.

Específicamente, durante el año pasado, la alumna S.B. elaboró un análisis comparado sobre la legislación del aborto a nivel mundial y colaboró en la redacción del fallo del aborto en tres causales. Además, era jefa del equipo de ayudantes.

A mediados de octubre del año pasado, aseguran cercanos a Carmona, de manera abrupta la joven dejó de trabajar para el académico. Fue entonces que se conoció la existencia de esta denuncia ante la Dirección de Igualdad de Género de la Universidad de Chile.

Luego que los hechos fueron conocidos por las autoridades de la facultad y, de acuerdo con el protocolo de la casa de estudios, se abrió un sumario administrativo en contra del profesor, dada la gravedad de la acusación.

Este protocolo establece que para este tipo de denuncias sea un docente de otra escuela quien deba encargarse de la investigación. En este caso, se designó como fiscal al profesor de Sicología José María Redondo.

Fuentes conocedoras de la investigación comentan que el sumario se inició en octubre del año pasado, con entrevistas a varios alumnos y profesores de la carrera.

La joven relata que el 15 de agosto se quedó dormida en el sillón de la oficina de Carmona en el TC y que se despertó cuando el profesor le acariciaba el pelo.

En el sumario también constan mensajes de WhatsApp que fueron exhibidos por la joven denunciante y enviados el 19 de agosto por Carmona, los que, según fuentes de la universidad, tendrían un tono inapropiado para la relación entre profesor y alumna.

La investigación, afirman conocedores de este sumario, se vio complicada debido a las contradictorias versiones aportadas por el profesor y la denunciante, además, los testigos de oídas de la joven también relataron al fiscal distintas historias sobre el mismo hecho.

En este sumario, Carmona pidió la asesoría para su defensa del abogado Juan Pablo Hermosilla, conocido por haber representado anteriormente a las víctimas del caso Karadima.

En total, la joven denunció tres hechos por acoso sexual, siendo el episodio de caricias en el pelo el único que no fue desestimado en la investigación.

“Se siguieron todos los protocolos establecidos y todas las personas colaboraron con el procedimiento”, dice José María Redondo, quien ya había sido fiscal en otras denuncias contra profesores de la Universidad de Chile.

El dictamen

El sumario se cerró el pasado miércoles 25 y no pudo configurar la denuncia por acoso sexual. La conclusión final determinó que el abogado Carlos Carmona había incurrido en una “vulneración a la probidad administrativa” y que la forma de relacionarse con su alumna había sido impropia.

Los resultados del sumario fueron entregados al decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Davor Harasic, quien el jueves 26 comunicó a Carmona la sanción que había aplicado, la segunda más grave contemplada en el Estatuto Administrativo para la administración pública, que también rige para la casa de estudios superiores.

El fiscal del caso había recomendado a Harasic sancionar con una amonestación a Carmona, pero el decano fue quien optó por una sanción mucho mayor, llegando a la suspensión.

Según fuentes cercanas, el expresidente del Tribunal Constitucional va a presentar un recurso de reposición frente a la medida tomada por la facultad. Para esto tiene cinco días hábiles como plazo.

El viernes 27 de abril, Harasic se comunicó con la denunciante para informarle los resultados del sumario. Ese mismo día, un grupo de alumnos de Derecho se tomó la facultad cuestionando la forma en que la escuela había enfrentado este tipo de casos y exigiendo la salida de Carmona.

Fuentes de la facultad señalan que el decano les habría comunicado a los estudiantes que la investigación había cumplido con el debido proceso establecido en una escuela de Derecho. Lo que sorprendió a las autoridades es que la toma se realizara pese a que las sanciones ya eran públicas.

Al ser consultado por La Tercera, Carlos Carmona respondió que no podía referirse públicamente al sumario.

Seguir leyendo