Van Rysselberghe dice que serían solo “300 personas” que no podrían votar en la elección UDI del domingo

Autor: F. Aste


Minutos de tensión se viven de cara a la elección interna de la UDI -el domingo 2 de diciembre-, donde la actual timonel y senadora Jacqueline van Rysselberghe compite con el diputado y jefe de bancada, Javier Macaya.

La campaña ha estado marcada por las dudas sobre el padrón del partido, pues se detectó que unos 60 mil militantes han sido calificados como “suspendidos”, por lo que no podrían participar de los comicios. De esta manera, el universo de electores para este domingo giraría en torno a unas 45 mil personas.

De acuerdo a la senadora, en conversación con radio Agricultura, “los 60 mil la verdad es que son personas que no presentaron ningún interés en reficharse”. “Son personas que en algún momento en la década de los ochenta o algo firmaron, y cuando tuvimos que reinscribir al partido, era imposible ubicarlos”, explicó la timonel. “Es un padrón que es inubicable y cuando hicimos el refichaje, no hubo posibilidades de tomar contacto con ellos”, añadió.

En ese sentido, la senadora gremialista calculó que serían “alrededor de 300, 400 personas más o menos que no van a poder votar. El por qué pasó esto, sinceramente no lo sé”. Sin embargo, explicó que como partido habían hecho una apelación de un grupo “porque era evidente que había habido un error del Servel y habían algunos que habían fallecido que los borraron del padrón”.

La senadora, además, calificó de “gravísimas” las acusaciones de Macaya sobre que la timonel contaría con datos del padrón que su lista competidora no maneja.

“Primero porque eso no es cierto, ellos tienen exactamente la misma información que tiene la UDI, nada más ni nada menos”, indicó Van Rysselberghe.

“Cada vez que se mandaba un padrón del Servel, se les mandaba”, explicó la senadora. “Lo que sucede es que los padrones no vienen con teléfono, pero ellos tenían ya toda la información de los militantes que habían fichado, la tenían con los datos actualizados. Lo que tenían que hacer es cruzar los datos, pero empezaron a reclamar. Al final nosotros le hacíamos la pega y se las mandábamos con los datos cruzados”, aseguró la parlamentaria.

Macaya, por su parte y en conversación con el mismo medio, indicó que “ella misma me reconoció que había construido mayor información con una empresa que al final del día es proveedora de la UDI”. El diputado explicó que se trata de una compañía que trabaja con los candidatos y que posee una base de datos de teléfonos “muy importante”. “Yo creo que es raro que te digan a dos días de las elecciones que van a votar no se cuántas miles de personas más”, añadió.

Con todo, el jefe de bancada de la UDI aseguró que reconocerá los resultados del domingo y que se quedaría en el partido ante una eventual derrota.

El miércoles, en tanto, Macaya había cerrado la puerta a la propuesta formulada esta semana por la senadora de permitir que los militantes suspendidos pudieran votar, como ocurrió en los comicios de Renovación Nacional.

Seguir leyendo