Ximena Ossandón (RN): “Una interpelación no es necesariamente para destruir a los ministros, normalmente quedan muy bien parados”

Ximena Ossandon

La diputada será la encargada de interpelar a la ministra de Salud, Begoña Yarza. Adelanta que se le hará un juicio crítico a la gestión de la secretaria de Estado en el manejo de la pandemia, la denuncia por presuntas torturas que hizo en contra de un establecimiento clínico y la decisión que se tomó de añadir una semana de vacaciones de invierno en los colegios.




Julio es la fecha en que las bancadas de Chile Vamos esperan que comience a tomar forma las interpelaciones que anunciaron en contra de los ministros de Salud y de Educación: Begoña Yarza y Marco Antonio Ávila, respectivamente. Ahí la diputada de RN Ximena Ossandón tendrá un rol relevante, pues será quien interpelará directamente a la titular de Salud.

Si bien todavía se encuentran armando el cuestionario que se le hará, la parlamentaria, tiene claro cuáles serán los principales temas: la crítica al manejo de la pandemia con una alza de casos, la decisión del gobierno de extender y adelantar las vacaciones de invierno en los colegios y la denuncia que hizo Yarza de supuestas torturas ocurridas al interior del Hospital Psiquiátrico de Valparaíso, que motivó la decisión del Colegio Médico de llevarla al tribunal de ética para que aclarara sus acusaciones.

¿Por qué hacer esta ofensiva fiscalizadora ahora? ¿Se cansaron de ser pasivos como oposición?

Hay que restarle un poco de dramatismo a esta cuestión de las interpelaciones y las acusaciones. Lo que pensamos es que, dado lo que está sucediendo en este corto tiempo de instalación del gobierno, existen serias dudas en el manejo de la pandemia. Esto de parte del mundo político y también de los especialistas. Es muy complejo, en una pandemia donde la gente se muere, donde hay que estar preparado por el tema de las camas, hemos notado que existe una descoordinación. Por eso es que queremos este diálogo con la ministra para saber qué se está haciendo y también presionar para que se mejore y que exista un sentido de urgencia.

Hasta ahora Chile Vamos no había presentado interpelaciones. ¿Se está imponiendo en el sector la idea de ser más duros?

Habla muy bien de la oposición empezar ahora recién a hacer las interpelaciones. Porque nosotros jamás hemos pretendido que exista una suerte de revancha de la cantidad de interpelaciones y acusaciones que se hicieron antes. Muy por el contrario, y eso hay que dejarlo claro. La pandemia, de la cual la ciudadanía se relajó, son las autoridades las que tienen la responsabilidad de manejarla bien, porque esto no ha terminado. Tuvimos un relajo en el tema de las vacunas, en el uso de las mascarillas, mismos relajo hasta que ya se empezó a entrar el invierno y vienen las infecciones y problemas respiratorios propios de esa época. Las interpelaciones son intercambios y preguntas. Aquí no hay una acusación constitucional ni mucho menos. Pero justamente queremos presionar para que la ciudadanía tenga el mejor servicio posible por parte del Estado.

¿El Partido Republicano ha ido ganando terreno en cuanto a ser una oposición más firme que Chile Vamos?

Jamás hemos estado en la línea de competirle al Partido Republicano. Siempre hemos dicho que íbamos a ser una oposición constructiva y colaborativa en aquellas cosas que haya que colaborar. No es un tema de ponerse más duros porque Republicanos lo quiera así. De hecho, hemos sido muy enfáticos con el tema de la acusación constitucional contra la ministra del Interior, Izkia Siches, impulsada por ellos. Nosotros decimos que no es el minuto todavía.

¿Calificaría de malo el manejo de la pandemia?

La gente quiere que la pandemia termine, pero lamentablemente no termina. Las personas están aburridas de las mascarillas, pero tenemos que seguir usándolas. Es muy importante, dada la gravedad que existe y las olas que se van anunciando, que el gobierno vuelva a tener lo que sí fue destacable dentro de las cosas del gobierno de Sebastián Piñera. La gente está mucho más relajada. Pero eso no quiere decir que el Minsal no tenga que hacer el doble de esfuerzo para que exista una comunicación de riesgo que sea la correcta.

¿Cree que hay mala conducción política? La denuncia por supuestas torturas le abrió un flanco a la ministra.

Puede existir, es parecido cuando Izkia Siches habló de una denuncia falsa de los aviones con inmigrantes que habían vuelto todos después de ser expulsados. Lamentablemente teniendo esa experiencia, la ministra Yarza debería haber sido muy rigurosa. Dado lo que ya había pasado con Siches, lo normal hubiera sido que ella misma hubiera verificado la información. Lo que está clarísimo es que aquí hay muchos que están aprendiendo, que esto tiene que ser muy serio porque las consecuencias cuando se dicen esas cosas son bien brutales. Hoy día hay un gremio completo que está muy enojado con ella y también tenemos un Presidente que ya la llamó a coordinarse mejor. El Presidente Boric va a tener que pasar lo antes posible a dejar de poner tarjetas amarillas y empezar a poner tarjetas rojas.

¿Significa eso sacarla del gabinete?

Si esto no tiene ningún asidero (la denuncia) y si el gobierno se da cuenta que fue un tremendo error, es una ofensa muy grande para un gremio al cual tú estás representando. Si el Presidente quiere demostrar que realmente gobierna, tiene que empezar a sacar tarjetas rojas. No puede resistir, porque todos los errores de sus ministros se los lleva el Presidente Boric. Por algo se estanca y no sube. Todos esos errores le repercuten y salpican.

¿Siente que Boric le quitó a la ministra cuando pidió al Minsal “coordinarse mejor”?

Esa es una tarjeta amarilla clarísima, pero la ciudadanía va a aguantar poco tiempo. Con esto el Presidente de alguna forma está excusando a sus ministros. Está bien, es primera vez, hay algunos que son más jóvenes, pero tampoco son niños chicos. Está bien que sea también solidario con sus ministros. Claramente el Presidente de alguna forma le quita el piso y dice que exige mejor coordinación sobre todo en un gobierno feminista que tiene que preocuparse de cómo va a enfrentar esta nueva situación de extender y adelantar las vacaciones, con las madres y sus niños que vuelven a la casa.

¿Sirven las interpelaciones? En la oposición se dice que esto puede ayudar a unir al oficialismo y victimizar a los ministros.

Cuando uno hace una interpelación no es necesariamente para destruir a los ministros ni mucho menos, normalmente los ministros quedan muy bien parados. Yo diría que en el 98% de los casos las interpelaciones los ministros salen bien fortalecidos porque es la posibilidad que tienen de contar de corrido todo lo que están haciendo.

Una salida de la ministra Yarza, como usted dice, ¿no sería un salvavidas para Siches que podría llegar a ese cargo?

Nunca lo he pensado de esa manera. Uno siempre está mirando la otra vereda, la de la gente. Siches está haciendo todo lo posible por terminar como ministra del Interior. Sabe que se gastó hartos cartuchos y no va a poder cometer más errores. No creo que tenga planeado ir al Minsal. Según yo, sería prácticamente una derrota para ella.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.