Yasna Provoste: “Lo que uno ve es una disputa feroz al interior de las fuerzas de gobierno”

Legisladora acusa distancia entre parlamentarios oficialistas y el Ejecutivo, e “incapacidad y lentitud” en temas legislativos. Sobre la oposición, apuesta por construir alianzas con todas las “fuerzas progresistas”.


No apoyó públicamente al nuevo presidente de la DC, Fuad Chahin, y tampoco fue al cambio de mando de la directiva, explicando que estaba en su región, Atacama. Pese a que la senadora Yasna Provoste asegura que le desea lo mejor al exdiputado, marca distancia de inmediato y cuestiona que este descarte pactos con el PC. “Esperaría poder conocer cuáles son los argumentos que fundan una propuesta como esa”, sostiene, y añade que “esas discusiones hay que hacerlas internamente y no por los medios de comunicación”. Es más, la legisladora apunta a que la DC tiene que ser el factor de unión de las fuerzas progresistas.
Además, Provoste lanza duros dardos contra el gobierno de Sebastián Piñera, responsabilizándolo de “publicidad engañosa” y de no asumir responsabilidad por la “sequía legislativa”.

El gobierno ha acusado a la ex Nueva Mayoría de obstruccionismo y han hablado de usted como factor en la Comisión de Educación. ¿Se considera responsable en parte de la denominada sequía legislativa?
La comisión de Educación es donde, en promedio, más se ha trabajado. Lo que estamos esperando hace más de treinta días es que llegue la indicación que el gobierno comprometió para corregir la discriminación arbitraria respecto del proyecto que amplía la gratuidad para los Centros de Formación Técnica (CFT) en las familias del séptimo decil de ingreso. El otro proyecto que tiene la comisión es el que crea el Consejo de Artes Escénicas, y fue el propio Ejecutivo quien nos pidió que postergáramos la votación. Es el gobierno el que pone las urgencias, y hasta ahora ningún proyecto en la comisión ha tenido suma urgencia.

¿Quién es el responsable, el ministro Gonzalo Blumel, los ministros sectoriales?
Hay responsabilidades que son sectoriales, pero aquí todos conocemos cómo funciona el aparato público. Hay dos ministerios que constituyen un filtro o un motor para todas las iniciativas legislativas, que son el Ministerio de Hacienda y la Segpres. Aquí el ministro de la Segpres, que es el que tiene la relación con la agenda legislativa, no está en control de lo que está ocurriendo.

¿Eso a qué se debe?
Hay claramente una sequía, bajas iniciativas legislativas, proyectos que se ingresan que tienen serias dificultades. Si uno tuviese tiempo y le mostrara la calidad de muchas de las indicaciones, realmente uno se pregunta cómo pasó los filtros de la Segpres. Le corresponde a quien lo nombra hacer las evaluaciones.

¿Esto no forma parte de una estrategia de la oposición frente al gobierno? Ustedes como senadores DC también se restaron de participar de las comisiones de los grandes acuerdos nacionales…
Nosotros creemos que la discusión hay que hacerla en el Parlamento. Por lo tanto, es muy importante que el gobierno se ponga a trabajar y que mejore las iniciativas que tiene en el Parlamento. Tuvimos que hacer pública la denuncia de publicidad engañosa, porque un día jueves se firma el proyecto que pone fin al CAE y el lunes el proyecto no existía. No nos podemos acostumbrar a tener un gobierno que dice en los medios una cosa y haga otra. De verdad, espero que el llamado que ha hecho el Presidente de ponerse a trabajar, realmente lo cumplan.

Pero ese llamado lo hizo a parlamentarios de oposición.
La verdad es que lo leo como un “pónganse a trabajar” a sus ministros. Sería muy importante que sus ministros escucharan a su Presidente.

En las encuestas el Presidente Piñera está bien evaluado. ¿Cómo lo evalúa usted?
Ellos utilizan muy bien una estrategia comunicacional que no se condice con la realidad. Cuando dice que va a rebajar diferentes partidas presupuestarias y dice que lo único que va a afectar son los ítems de viáticos, yo me imagino que la gente le cree. Pero cuando uno comienza a ver el detalle se da cuenta de que la reducción de presupuesto afectaba fuertemente a programas sociales. Después retira ese decreto, pero lo que no dice es que fue la propia Contraloría la que le observó problemas de forma y de fondo. El gobierno intenta acusar a la oposición de obstrucción y pretende esconder la falta de iniciativa, la incapacidad, la lentitud.

Hace una semana se realizó el cambio de mando en la directiva DC. ¿Usted qué espera del nuevo presidente Fuad Chahin?
Espero tengamos siempre un buen diálogo, no solo con alcaldes, concejales parlamentarios y consejeros regionales, sino que también con un claro respeto a las estructuras internas de la DC. Les deseo el mayor de los éxitos en esta tarea que van a emprender, que sabemos que no es sencilla.

¿Por qué no es sencilla?
Se viene una situación compleja, de una pérdida de apoyo ciudadano muy importante, con un fracaso en las últimas elecciones presidenciales, por lo tanto tenemos que sacar lecciones correctas y corregir camino. Esperamos que la DC sea un factor de unión de todas aquellas fuerzas progresistas que creen que Chile requiere seguir avanzando en más justicia social.

Otro de los problemas que han enfrentado es la salida de los militantes históricos.
Nuestro esfuerzo al menos está siempre dedicado a aquellos militantes que tienen un compromiso real con la Democracia Cristiana, de aportar en momentos muy difíciles. Más que referirme a aquellos que se han ido, espero estar apoyando a quienes se quedan, en espacios de formación, en conversaciones, en escuchar las inquietudes y hacer un esfuerzo en reconfigurar un diálogo distinto con las propias organizaciones sociales en cada uno de los territorios.

Una de las cosas que ha dicho Chahin es que no es viable una alianza con el Partido Comunista. ¿Usted comparte esa postura?
Desconozco cuáles son las razones que él tiene. Pero a veces las dinámicas en los territorios son muy distintas. Ayer, por ejemplo, conversaba con jóvenes de la DC universitaria en la región donde yo vivo y ellos tienen una federación de estudiantes muy amplia, donde la DC no solo está con el PC, sino que también con la Izquierda Libertaria. Siempre en los territorios hay relaciones que uno también tiene que mirar, tienen que conversar para ver cuáles son estos puntos en común. Lo que esperamos es que la DC sea siempre un factor de unificación de fuerzas progresista de nuestro país.

Eso abriría la opción de ser nuevamente coalición con el PC?
Ese pronunciamiento les corresponde a los órganos decisorios del partido, y cualquier decisión que se tome, o cualquier discusión, tiene que hacerse en ese ámbito, no por la prensa.
Chahin planteó como uno de los requisitos para el diálogo con sus exsocios de la Nueva Mayoría una ley para el balotaje en elecciones de alcalde. ¿Lo comparte?
Siempre los temas de estrategias electorales uno tiene que compartirlos con los espacios que toman decisiones al interior de cada una de las estructuras partidarias. Esperaría poder conocer cuáles son los argumentos que fundan una propuesta como esa. Siempre es bueno mirar el territorio y las relaciones que se van dando y cómo somos capaces de compartir un proyecto como partido y con otras fuerzas políticas que nos permita generar gobernabilidad en distintos territorios.

El futuro presidente del PPD, Heraldo Muñoz, plantea una “geometría variable”: hacer distintos espacios de unión entre fuerzas de centroizquierda. ¿Está de acuerdo?
Uno siempre tiene que ser capaz de construir alianzas con otros, alianzas con los que compartan valores, proyecciones de un modelo de sociedad en el cual queremos vivir. Más allá de pronunciarme en particular por lo que diga el futuro presidente del PPD o incluso el propio presidente de mi partido, creo que esas discusiones hay que hacerlas internamente y no por la prensa.

¿Se debe seguir defendiendo el legado de Michelle Bachelet?
Aquí hay un legado que hemos construido entre todos, desde la recuperación de la democracia. Poder atribuirse o personalizar un legado no es justo para el esfuerzo que muchos han hecho a lo largo de todos estos años tras la recuperación de la democracia.

Se ha hablado mucho de un desorden en la oposición…
Eso es parte de una estrategia comunicacional, porque lo que uno ve es una disputa feroz al interior de las fuerzas de gobierno. Uno ve críticas que son realmente muy fuertes a poco tiempo de la instalación. Cuando se hacen públicos los comentarios del senador Francisco Chahuán, y varios otros, creo que el problema está instalado en la coalición gobernante. Claramente, uno ve que no ha sido fácil la convivencia al interior de esa coalición y que la comunicación parece que no es la mejor. Cuando un ministro como el ministro secretario general de la Presidencia quiere, para mejorar su propia estadística, tener un mejor ritmo de proyectos, otros ministros de su propio gobierno piden formalmente que se suspendan votaciones en las comisiones. Entonces, el gobierno enfrenta problemas de comunicación muy severos.

Entonces, ¿no comparte que la oposición está muy desordenada?
Lo que creo es que uno siempre tiene que hacer mayores esfuerzos, pero hoy día los mayores problemas se viven al interior de la fuerza gobernante. No es casual cuando se hace público que el ministro de Hacienda viaja con recursos de todos los chilenos, en primera clase, con viáticos, y un propio ministro de su gobierno se encarga de filtrar que él fue a una situación similar y lo hizo con recursos propios. Hoy hay tensiones entre varios de sus parlamentarios y el gobierno, eso ha sido público. La instalación de secretarios regionales ministeriales ha sido un fiasco. Nosotros hasta el día de hoy estamos sin director regional titular del Servicio de Salud, entonces llevamos más de cien días y uno dice “perdón, pero para la gente los temas de salud son los más significativos” junto con seguridad pública y educación, y en Atacama no tenemos titular de la dirección regional de Salud.

Usted no descarta repetir una alianza con el PC, porque es lo que ve en los territorios. ¿Con el Frente Amplio pasa algo parecido o es algo más lejano?
Aquí uno tiene que hacer un esfuerzo de unidad de todas las fuerzas progresistas y de todos aquellos que estén disponibles para que sea a partir de la unidad que podamos reconfigurar un proyecto social, comunitario, en nuestro país. Por eso uno no pone limitaciones, pero entiende que son estas discusiones las que se tienen que hacer al interior de las propias estructuras de cada uno de los partidos.

En el sector han surgido liderazgos que se plantean como posibles opciones presidenciales, como Heraldo Muñoz, Máximo Pacheco. ¿En la DC hay cartas? ¿A usted le gustaría asumir ese desafío?
Yo estoy feliz y comprometida en la tarea que me han puesto los ciudadanos en nuestra región. Creo que hay muchos liderazgos y hay liderazgos sociales también. Uno no solo tiene que mirar los liderazgos que se generan en los propios partidos. Hay liderazgos sociales que uno espera ir siempre reconociendo, valorando y generando oportunidades. En general la centroizquierda es un espacio donde existen muchísimos liderazgos de hombres y mujeres. Creo que todos ellos tienen que ponerse al servicio de una causa mayor, que es reconfigurar un proyecto político en donde las personas estén en el centro de esta proyección de la sociedad que queremos construir.

Seguir leyendo