Primera capa: la mejor superprenda para soportar el frío

No es como la de los superhéroes, sino una ajustada prenda que va debajo de la ropa y cuya tecnología ayuda a mantener el calor corporal. Andinistas y expertos en outdoor comentan cuáles son los mejores materiales y modelos que existen.




Difícil establecer un conteo lingüístico-estadístico, pero es bien probable que si le preguntas a cualquier persona cuáles han sido las palabras que más dijeron estas últimas semanas, posiblemente sean “oye que está helado” o alguno de sus derivados, como “chuta que hace frío” o el más desesperado “¡prende la estufa con…!”.

Hace frío. Y eso que el invierno acaba de comenzar realmente. Y como un melancólico lugar común, la letra de Jorge González en “Paramar” —”nunca pensé que justo este invierno sería el más frío que he visto pasar”— vuelve nuevamente a calarnos los huesos.

El tema es objetivo: como lo dijo Raúl Cordero, climatólogo de la U. de Santiago a Qué Pasa, el pasado mayo fue el más frío desde 1950, y de acuerdo a un pronóstico de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos lo que queda de invierno no será distinto: desde la región de Coquimbo hasta Los Lagos caerán menos precipitaciones de lo normal, lo que tendrá como consecuencia que las mañanas serán más frías y las tardes más cálidas.

Una especie de trailer fue lo que se vivió el pasado 30 de mayo, una mañana que se calificó como “la más fría de este 2022″, cuando en la Región Metropolitana los termómetros marcaron un congelado -2.6º, registrando así el día más gélido de ese mes en 60 años.

Ese lunes la Dirección Meteorológica de Chile indicó que en Curicó la temperatura marcó un doloroso -3°, al igual que en Melipilla. En Chillán hubo -5°, en Temuco -5.6° y Lonquimay, comuna de La Araucanía, el día antes alcanzó los -12°.

Pero el invierno, como dijimos, acaba de comenzar, así que junto con cuidarse de las enfermedades típicas de esta temporada —y también considerar nuevas maneras de mantener el calor en la noche, como adoptar una mascota y dormir con ella—, parece ser un must para esta temporada el encontrar novedosas maneras de abrigarse.

En un trabajo multidisciplinario, y tras un ejercicio cuántico de creatividad, pensamos quiénes son las personas que más saben sobre tecnología y estilo al momento de abrigarse de manera profesional. Después de un largo estudio llegamos a la conclusión de que el deporte de montaña es la disciplina que más sabe de prepararse para soportar bajas temperaturas. A ellos les pedimos consejos y auxilio.

¿Cuál es su secreto? Usan, al igual que muchos otros deportistas —para que te vamos a mentir—, una prenda llamada primera capa.

Y no, no se trata de una como la de los superhéroes, tampoco la de un conde. Se le llama primera capa a una coqueta y ajustada prenda que se pone, como bien dice su nombre, antes que cualquier polera, camisa o blusa. Está prácticamente pegada a la piel y su función es mantener el cuerpo caliente y seco.

Lo mejor de todo es que no solo existen para la parte superior del cuerpo —es decir, como poleras de manga larga— sino también para el trasero y las piernas, como una suerte de calzón-calzoncillo largo del futuro.

Frío extremo, soluciones extremas

Lucas Íñiguez es el head designer —o diseñador jefe, en castellano— de la marca de origen nacional Lippi, empresa de productos más que conocida entre quienes practican trekking, escalada y deportes de montaña en general.

Cuenta que las primeras capas, como decíamos, están diseñadas “pensando en las condiciones más extremas de la montaña, como la nieve, la lluvia y el frío”. Siendo así, uno podría pensar que usar estas prendas en situación de ciudad puede llevarte a pasar de estar bien abrigado a estar achicharrado. Pero no.

¿Se puede usar este tipo de indumentaria así impunemente en la vida diaria? “Cualquiera de nuestras primeras capas puede ser utilizada en la ciudad, para ir a trabajar, a la universidad o a donde sea. Son prendas que buscan maximizar la eficiencia térmica, comodidad y respirabilidad, todas cualidades que también son perfectas para utilizar en el día a día. Son minimalistas, de bajo peso, se ajustan al cuerpo y se sienten como una segunda piel, manteniendo el calor corporal”, asegura Iñiguez.

En ese sentido, recomienda revisar su nueva línea de primeras capas Skintec, con modelos para hombre, mujer y niños, con distintos grados según el frío que se necesita soportar.

“La Skintec 1000 es nuestra primera capa para condiciones de frío medio y alta sudoración, como el trail running”, aconseja. Están hechas de materiales sintéticos —nylon y spandex— y no tienen costuras, para así evitar molestias o picazón. “Como son prendas que se ajustan al cuerpo, deben ser sumamente cómodas”, expone.

Primera capa Lippi Skintec 1000 mujer


Si el frío ya es caballo, como dicen las mamás, está la opción más extrema: la Skintec 3000. “Es la de mayor capacidad térmica, hecha de lana merino, material que además de ser altamente térmico, de secado rápido, respirable e hipoalergénico, tiene propiedades anti-bacteriales que evitan la aparición de malos olores. La lana merino es el material indicado para condiciones de frío extremo”, dice el representante de Lippi.

Para Jan Masferrer, director de montaña del Club Alemán Andino, la primera capa es como una “piel adicional” que protege del contacto directo con elementos externos, como el sol, el frío, el viento o incluso los rasguños, y que también nos proporciona un aislamiento térmico extra.

Para el tren superior, Masferrer también recomienda la prenda Lippi Skintec, “porque es “súper liviana, muy transpirable y con muy buena capacidad térmica en relación a su peso. En color blanco, además, es un muy buen reflejante del sol de verano”.

Primera capa Lippi Skintec 2000 hombre


Respecto a las extremidades inferiores, el montañista asegura que la mejor prenda que ha tenido es un modelo de Patagonia. “Son ultra livianos y transpirables, además tienen una capacidad térmica excepcional; lo mejor que he tenido por lejos”, dice muy seguro.

Primera capa pantalones Patagonia Capilene hombre


Una inversión que vale la pena

José Mena es presidente de Andeshandbook, la mayor guía colaborativa de rutas y montañas que existe sobre la Cordillera de los Andes. Es un proyecto que “lleva más de 20 años inspirando el deseo de explorar en varias generaciones de amantes del outdoor”. Es una organización sin fines de lucro, más de 65 mil usuarios registrados, y que se encuentra en plena campaña para aumentar sus suscriptores. Por solo $1.900 al mes, se puede acceder a contenido ilimitado de la plataforma —como ver y descargar todas rutas, sin banners ni publicidades—, dinero que ayudará a hacer crecer el proyecto.

Con muchos años de experiencia a la intemperie, soportando fríos que solo Dios sabe que existen, Mena conoce bien las primeras capas. “Ellas permiten mantenerse abrigado y seco, y aunque está pensada para escenarios de deportes de invierno sirve para todas las actividades al aire libre, sobre todo en montaña. Pero para la vida urbana es una súper buena forma de abrigarse y ahorrar energía y calefacción”.

Como la oferta y las variedades son muchas, Mena aconseja fijarse en materiales más que en marcas. Entre los que destaca están la lana merino, el polipropileno y el Capilene, patentado por Patagonia.

¿Su favorita personal? La lana merino. “Sin duda la lleva en términos de abrigar, mantener seco y también de evitar los malos olores”.

Mena reconoce que las primeras capas de este material son las más caras, pero es una inversión que en su opinión vale totalmente la pena. “Yo aconsejo comprarse una o dos bien buenas: así no pasarán mucho frío y solo tendrás que renovarla cada tres años”, asegura. Empujado a dar recomendaciones, el experto comparte algunos de sus modelos favoritos: “Las de North Face son bastante buenas”, dice.

Primera capa The North Face Dotknit Crew hombre


Sino también sugiere los modelos de la marca Icebreaker —”ultra recomendables”— hechos cien por ciento con lana merino, el material térmico y antitranspirante por excelencia. “Salewa tiene unas series muy bacanes de lana merino”.

Primera capa Icebreaker Tech mujer


Mena agarra vuelo y ofrece otra serie de opciones. Explica que “el polipropileno es más económico y abriga harto, aunque no es tan bueno en términos de evitar el mal olor”.

Agrega que las primeras capas de Patagonia, con la tela Capilene, tienen distintos rangos: “Lightweight es como para la casa, mientras que la midweight es para escenarios más exigentes. Heavyweight ya es cien por ciento montaña y no son para ciudad, salvo que vivas en un lugar con temperaturas de -10 o -20 grados”.

Primera capa Patagonia Capilene Midweight hombre


Finalmente, “una opción económica y que apaña harto, carne de perro, son las primeras capas de Decathlon. Más alternativa, es sintética pero mucho más barata e igual hace la pega. Te mantiene seco y abrigado”, recomienda.

Primera capa Wedze Nieve 500 mujer


Tips desde Punta Arenas

Jose Hidalgo es gerente comercial de Mountain House, tienda especializada en ropa y equipamiento para deportes outdoor y de montaña, ubicada nada menos que en Punta Arenas.

Hidalgo resalta la importancia del uso de primeras capas pero no solo en invierno. Explica que en verano ayudan a evitar la humedad producida por la temperatura y el sudor más rápido que una prenda normal.

“Las primeras capas también poseen propiedades termo reguladoras, anti bacterianas, anti micóticas y hasta retardantes del fuego. Lo mejor es que en algunos casos, si se usan de manera adecuada, se pueden usar durante un mes sin tener que ser lavadas, como es el caso de las hechas de lana merino”, aconseja.

Por eso a sus clientes siempre les recomienda este material, “ojalá en un 100% o porcentajes altos en la composición de las microfibras. Sirven muchísimo y tienen excelente performance”, agrega. Allá en la patagonia no es poca la gente que usa primeras capas de lana merino en el día a día, cosa que recomienda totalmente. “También existen calcetines, cuellos, guantes, gorros y ropa interior de este material”, amplía.

Hidalgo dice que también existen fibras sintéticas muy funcionales, como el poliéster y el nylon. Dice que mezclados con fibras elásticas dan muy buen resultado, sin embargo tienen un lado oscuro: “El contacto con la piel no es el mejor. Se ha demostrado que el poliéster libera químicos nocivos para la salud y es más contaminante como desecho”.

¿De cuáles primeras capas debemos sospechar? El hombre de Mountain House dice que el material que jamás debe usarse como primera capa es el algodón convencional. “Al humedecerse, ya sea por factores corporales o externos, el algodón retiene ésta humedad. Es decir, no respira, y además se enfría muy rápido”, advierte.

Para las y los regalones

Para niñas y niños la recomendación no es tan diferente. “Las primeras capas de lana merino, si pueden acceder a ella, son las mejores para los chicos. Sino, las sintéticas funcionales, pensando en el menor costo que tienen, también son buena opción”, dice José Hidalgo.

Primera capa Thermowave Junior Active


Lucas Íñiguez, de Lippi, cuenta que lanzaron una nueva colección de primeras capas Skintec para niños y niñas. “Vienen en pack de polera y calzas. Van desde los 3 años hasta los 16, y está pensada para que los más pequeños puedan disfrutar al aire libre bajo condiciones de frío y también realizar deportes que requieran una prenda térmica, respirable y cómoda”.

Primera capa Lippi Skintec 2000 niños (superior e inferior)


Con todos estos datos de primera capa, aunque el invierno que se avecina sea el más frío que se haya visto pasar, no hay razón alguna para estar ahí, congelándose.


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 22 de junio de 2022. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.