Aumentan probabilidades de recesión en EEUU el próximo año

La probabilidad de una recesión durante los próximos 12 meses ahora es de 30%, la más alta desde 2020, según la última encuesta mensual de Bloomberg a economistas.


Las posibilidades de que haya una recesión en Estados Unidos dentro del próximo año están aumentando de forma sostenida.

La probabilidad de una recesión durante los próximos 12 meses ahora es de 30%, la más alta desde 2020, según la última encuesta mensual de Bloomberg a economistas. Eso es levemente superior al 27,5% de abril y el doble de las probabilidades que los economistas proyectaron hace solo tres meses. La encuesta se realizó entre el 6 y el 11 de mayo e incluyó respuestas de 37 economistas.

Los temores de recesión han ido en aumento en las últimas semanas. La inflación ronda sus niveles más altos en décadas y es probable que los precios se mantengan elevados durante bastante tiempo. La Reserva Federal parece firmemente comprometida a enfriar la inflación rápidamente con agresivas alzas a las tasas de interés. Sin embargo, el banco central enfrenta una difícil tarea: enfriar la economía lo suficiente como para moderar los aumentos de precios, pero no tanto como para que la economía caiga en recesión.

Confianza del consumidor

La confianza del consumidor estadounidense cayó a principios de mayo al nivel más bajo desde 2011, debido a que la persistente preocupación por la inflación deterioró la percepción de los estadounidenses sobre la economía.

El índice de sentimiento de la Universidad de Michigan cayó a 59,1, desde la lectura de 65,2 de abril, según datos publicados el viernes. La cifra fue inferior a todas las estimaciones de los economistas encuestados por Bloomberg, cuya mediana era de 64.

El indicador de las condiciones actuales descendió a 63,6, el nivel más bajo de los últimos 13 años, mientras que la medida de las expectativas futuras cayó 6,2 puntos, borrando la mayor parte del alza de abril.

Los consumidores esperan que los precios suban un 5,4% durante el próximo año, cifra que se mantuvo en un máximo de cuatro décadas por tercer mes consecutivo. Asimismo, prevén que los precios aumenten a una tasa anual del 3% durante los próximos cinco a 10 años, también sin cambios frente a abril.

“La inflación sigue siendo la principal preocupación de los consumidores”, dijo en un comunicado Joanne Hsu, directora de la encuesta. “Mencionaron la inflación a lo largo de toda la encuesta, ya sea que las preguntas se refirieran a su propia situación financiera personal como a sus perspectivas sobre la economía o las condiciones de compra”.

La percepción de los estadounidenses sobre su situación financiera actual en comparación con la de hace un año se encuentra en su lectura más baja desde 2013, dijo Hsu. Casi la mitad de los encuestados no esperan que sus ingresos sigan el ritmo de la inflación en los próximos 12 meses.

Los precios al consumidor aumentaron un 8,3% en abril respecto al mismo mes del año anterior, lo que representa una ligera moderación frente a un mes antes, pero sigue siendo una de las mayores tasas en décadas, según datos del Gobierno publicados a principios de esta semana. El informe del viernes mostró que una medida de las condiciones de compra de bienes duraderos, como electrodomésticos, cayó al nivel más bajo desde que la universidad comenzó a hacer la pregunta en 1978.

Por su parte, los precios de la gasolina han subido a nuevos máximos en las últimas semanas y los costos de endeudamiento para préstamos hipotecarios y estudiantiles están aumentando a medida que la Reserva Federal sube las tasas de interés para controlar las presiones de precios.

Aun así, los estadounidenses se han beneficiado de un mercado laboral sólido, ya que las ofertas de empleo récord impulsan el aumento de los salarios. Incluso frente a las intensas presiones de los precios, el gasto de los consumidores hasta ahora ha demostrado ser resistente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.