El director financiero de Uber se centra en el crecimiento de los ingresos después de alcanzar un hito de rentabilidad

El director financiero de Uber, Nelson Chai (en la foto), tiene como objetivo obtener US$ 90.000 millones en reservas brutas anuales —el valor total de los viajes y los bienes vendidos a través de Uber— para fin de año. PHOTO: BRENDAN MCDERMID/REUTERS

Nelson Chai dice que la compañía quiere seguir mejorando el Ebitda ajustado, pero el crecimiento a largo plazo es "el verdadero punto de enfoque".




El director de finanzas de Uber Technologies Inc. dijo que la compañía de transporte compartido a pedido y delivery está enfocada en aumentar sus ganancias e ingresos después de lograr un importante hito de rentabilidad durante su último trimestre.

Uber, con sede en San Francisco, dijo a principios de noviembre que registró ganancias ajustadas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización de US$ 8 millones para el trimestre que terminó el 30 de septiembre. Fue la primera vez, en su historia de aproximadamente una década, que Uber reportó una cifra positiva para esta métrica, ayudada por una recuperación en su negocio de viajes y la continua fortaleza de su unidad de delivery de alimentos, Uber Eats.

“Nuestro objetivo actual es continuar mejorando nuestro Ebitda ajustado, pero el punto de enfoque real se centra en el crecimiento a largo plazo”, afirmó el director financiero Nelson Chai.

Sin embargo, la pérdida neta trimestral de la compañía se amplió a US$ 2.420 millones desde los US$ 1.090 millones durante el período del año anterior, arrastrada en gran medida por una pérdida de sus inversiones de capital en compañías como la empresa china de transporte compartido a pedido Didi Global Inc.

Uber ha registrado una ganancia neta bajo principios contables generalmente aceptados dos veces, primero en 2018 y nuevamente durante el segundo trimestre de este año gracias a ganancias no realizadas en tenencias de inversión.

“Tenemos la intención de alcanzar la rentabilidad GAAP (que es un estándar de principios financieros que las compañías públicas estadounidenses deben seguir)”, afirmó Chai, quien ha sido el director financiero de Uber desde 2018, después de haber sido director ejecutivo de CIT Bank y Warranty Group y director financiero de Merrill Lynch durante la crisis financiera y de NYSE Euronext antes de eso.

La compañía, que todavía está trabajando para lograr un flujo de caja positivo libre, planea actualizar a los inversionistas sobre sus objetivos de rentabilidad y planes de gasto en febrero. Chai se negó a comentar cuándo Uber podría reportar una ganancia neta basada en la solidez de sus operaciones en lugar de ganancias de inversión.

A los inversionistas les gustaría ver ganancias de margen y participación de mercado después de años de fuertes pérdidas, dijo Nikhil Devnani, analista de Sanford C. Bernstein & Co. “Uber es una empresa en crecimiento, pero se trata de tener un crecimiento rentable”, afirmó. “Tienen que encontrar un equilibrio entre invertir en un mercado competitivo de delivery y demostrarle a la calle que existe un negocio de alto margen con sinergias multiplataforma debajo del capó”.

El negocio de viajes compartidos de Uber sufrió mucho durante la pandemia —con las reservas cayendo temporalmente hasta en un 80%— lo que impulsó a la compañía a reducir los costos en más o menos US$ 1.000 millones, en parte despidiendo trabajadores. La compañía también vendió varios activos, incluida su unidad de conducción autónoma y su negocio de bicicletas y scooters, mientras se aferró a su negocio de transporte de mercancías o flete.

El año pasado, la compañía se retiró de varios países donde no se veía logrando una posición de liderazgo en el mercado, dijo Chai. La medida involucró alrededor de 20 acciones, incluidas salidas y acuerdos para vender operaciones a rivales, afirmó un vocero.

Mientras trabaja para recuperar el terreno perdido durante el inicio de la pandemia, la compañía espera algunos aumentos en el recuento de personas con el tiempo, pero serán limitados, afirmó Chai. Uber tenía 24.700 empleados en el trimestre que terminó el 30 de septiembre, frente a los 21.600 del año anterior. Los conductores no se clasifican como empleados, por lo que no se incluyen en el recuento. Aproximadamente 800 personas trabajan en finanzas, frente a las 500 que había cuando Chai asumió la función financiera.

Chai tiene como objetivo alcanzar los US$ 90.000 millones en reservas brutas anuales para fin de año. Estas reservas, que se refieren al valor total de los viajes y los bienes vendidos a través de Uber, ascendieron a US$ 23.110 millones durante el último trimestre, un 57% más que en el período del año anterior.

“Si llegamos en US$ 90.000 millones de reservas brutas ... crecer eso a escala es bastante increíble”, afirmó Chai. La compañía continuará invirtiendo, por ejemplo, en servicios como entrega de comestibles y farmacia, agregó.

Uber ya es rentable en muchos de sus mercados, afirmó Chai, y agregó que el crecimiento de los ingresos y las economías de escala ayudarán a impulsar las ganancias generales.

“Lo único que se está quedando atrás”, dijo, es el precio de las acciones de Uber, que ha caído más del 16% desde principios de año. El director de finanzas agregó que ha estado verificando el precio de las acciones “con demasiada frecuencia”. Las acciones de Uber cerraron a US$ 42,08 el miércoles, un 1,4% menos.

Los analistas e inversionistas señalaron varias palancas que el director financiero puede tirar, incluida la liberación de fondos mediante la venta o reducción de sus participaciones en acciones y el aumento de la tasa de recepción, el porcentaje de una tarifa u orden de entrega que Uber toma como tarifa.

“Hay varias formas en las que están llegando a la rentabilidad”, afirmó Robert Mollins, director de Gordon Haskett Research Advisors, un proveedor de investigación. “El camino está prácticamente ahí”.

La tasa de recepción, o ingresos como porcentaje de las reservas brutas, en el negocio de movilidad de Uber fue del 22,3% durante el último trimestre, abajo del 23,1% del año anterior, mientras que la tasa tributaria para el negocio de delivery fue del 17,4%, arriba de un 13,3%.

“Creemos que la tasa de aceptación en EE. UU. aumentará, y se debe en gran parte a que podremos reducir parte de ese incentivo para los conductores”, afirmó Chai, refiriéndose al apoyo financiero destinado a atraer más conductores a su plataforma. En otros mercados, por ejemplo Australia, es probable que la tasa tributaria baje, dijo.

En cuanto a los intereses de Uber en otras empresas, Chai dijo: “Creemos que muchas de las participaciones seguirán acumulando valor”.

En 2016, Uber vendió sus operaciones en China a Didi a cambio de una participación minoritaria en la empresa. Ahora tiene una participación de aproximadamente el 11% en Didi, sujeto a un período de bloqueo que comenzó con la oferta pública inicial de la empresa china. El período de bloqueo expira a fin de año, lo que le da a Uber la opción de vender o reducir la participación.

Además de su participación en Didi, Uber también posee otras participaciones de capital, incluida la startup de conducción autónoma Aurora Innovation Inc.

Uber continúa beneficiándose de la estrategia de vender más servicios a los clientes existentes, dijo Dennis Allaire, socio de SoMa Equity Partners, que tenía 8,25 millones de acciones de Uber durante su trimestre más reciente.

“Es muy sencillo realizar transacciones dentro de la aplicación”, afirmó Allaire. “Tienen grandes economías de escala”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.