Los gigantes de Silicon Valley construyeron una cultura abierta. Ahora los trabajadores les están exigiendo que cumplan

A principios de este mes, Facebook comenzó a tomar medidas drásticas para frenar la información compartida internamente. En esta foto de archivo tomada el 23 de octubre del 2019, se puede ver a un empleado de Facebook pasar junto a un letrero que muestra el ícono "Me gusta" en el campus de la sede corporativa de Facebook en Menlo Park, California. (Photo by Josh Edelson / AFP)

Más debates internos y críticas a empresas tecnológicas como Facebook, Google y Apple se están revelando a la luz pública. "La gente siente que su única opción es ir al exterior".




Muchas empresas de Silicon Valley han valorado durante mucho tiempo la transparencia con los trabajadores, compartiendo el acceso a las investigaciones, los datos, las presentaciones y las grabaciones de las reuniones de los altos ejecutivos. Ahora, esa apertura parece mostrar signos de tensión.

Cada vez más debates internos y críticas a los gigantes tecnológicos están saliendo a la luz pública. Los ejemplos más extremos son las filtraciones de información sensible, que han llevado a las grandes empresas tecnológicas y su fuerza laboral a apretar las riendas de la información y a mirarse mutuamente con nueva cautela.

En Netflix Inc., algunos empleados realizaron una huelga el miércoles para protestar por el manejo de la compañía de una protesta por el especial de comedia de Dave Chappelle. En un reciente correo electrónico al personal, informado por primera vez por The Verge, el director ejecutivo de Apple Inc.,Tim Cook, afirmó que las personas que compartan información confidencial fuera de la empresa no pertenecen allí. A principios de este año, Google despidió a un empleado de su equipo de inteligencia artificial por supuestamente compartir documentos internos. Y Facebook la semana pasada les dijo a los empleados que limitaría quién puede ver las discusiones en las plataformas internas sobre ciertos temas, incluida la seguridad de la plataforma, después de que un ex empleado reuniera los documentos que formaron la base para la serie de artículos del The Wall Street Journal, llamada the Facebook Files.

Estos sucesos se producen cuando algunos empleados de las tecnológicas cuestionan pública y privadamente su trabajo y los efectos que puede tener en la sociedad, según entrevistas con ex empleados y empleados actuales de la empresa. Algunos trabajadores de la industria tecnológica dicen que la mayor dependencia de herramientas como Slack, Discord y Zoom en la era del trabajo remoto ha llevado a comunicarse con colegas que de otra manera no lo habrían hecho.

Aquellos en la industria tecnológica dicen que la mayoría de los empleados con los que hablan parecen felices en sus roles. Los trabajadores dicen que el número de sus colegas que están desilusionados y se manifiestan es una pequeña minoría que está creciendo y haciéndose más fuerte. Una reciente encuesta de casi 500 empleados de Facebook, realizada por la red profesional Blind, encontró que el 74% afirmó que creía en las recientes defensas de la empresa por parte de la gerencia y sólo el 22% dijo que sentía que Facebook antepone las ganancias por sobre la seguridad. Sin embargo, el 45% cree que el gobierno federal debería imponer regulaciones a la empresa.

Tracy Clayton, vocero de Facebook, afirma que la empresa “valora la expresión, la discusión abierta y una cultura basada en el respeto y la inclusión”.

“¿Estamos mejorando el mundo?”

Cuando se incorporó a Google hace aproximadamente una década, Xavid Pretzer, un ingeniero sénior, se sintió atraído por la cultura abierta y libre de la empresa, y por la idea de que él podía marcar la diferencia. Las preguntas, la retroalimentación y el debate solían ser más promovidos, afirmó Pretzer, un delegado del Alphabet Workers Union (sindicato de trabajadores de Alphabet), que se formó durante la pandemia para organizar a los trabajadores y darles la capacidad de hablar sobre la empresa. Tenía alrededor de 800 miembros hasta enero.

“Las personas a menudo se sienten atraídas por estas empresas por la idea de que no lo estás haciendo solo por un pago a fin de mes. Estás tratando de hacer del mundo un lugar mejor“, afirmó.

En la actualidad, Pretzer dijo que algunos empleados sienten que sus preguntas puntuales ahora están obteniendo respuestas más vagas en las reuniones con los altos directivos donde la retroalimentación y la transparencia solían ser la norma. El cambio ha erosionado la confianza entre el liderazgo y algunos empleados, afirmó Pretzer. Si las empresas no brindan formas seguras y significativas de abordar las preocupaciones éticas internamente, agregó, “creo que algunas personas sienten que su única opción es hacerlo externamente”.

Google se negó a comentar. Esta semana, durante la conferencia Tech Live de The Wall Street Journal, el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, afirmó que el activismo de los empleados impulsa a las empresas a ser más responsables. Pichai también es director ejecutivo de Alphabet Inc., empresa matriz de Google.

“Los directores ejecutivos deben aceptar el hecho de que en el lugar de trabajo moderno los empleados quieren tener voz y voto en el lugar donde trabajan”, afirmó, aunque agregó que, en última instancia, las empresas toman las decisiones y no todos los empleados estarán de acuerdo con ellas.

Apple es conocida, desde hace mucho tiempo, por ser más reservada que algunos de sus rivales en Silicon Valley. En el último año, los empleados se han opuesto públicamente a las nuevas contrataciones y han acusado a la empresa de desigualdad salarial y discriminación. A principios de este mes, la empresa despidió a Janneke Parrish, una empleada de Austin que ayudó a dirigir las actividades de organización de empleados con el hashtag “AppleToo”, según su abogado, Vincent White. White afirmó que él y Parrish creen que el despido fue una represalia por su decisión de hablar sobre la equidad salarial y la defensa relacionada con la organización sindical.

Otra ex empleada de Apple, Ashley Gjøvik, ha presentado múltiples cargos ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales que incluyen acusaciones de que el memo de Cook desalentando la divulgación de información confidencial y partes del manual del empleado de Apple violan las leyes laborales. Dijo que fue despedida en septiembre.

The Verge informó por primera vez sobre ambos despidos en Apple.

“Nos tomamos muy en serio todas las inquietudes e investigamos a fondo cada vez que surge una inquietud y, por respeto a la privacidad de las personas involucradas, no discutimos asuntos específicos de los empleados”, afirmó el vocero de Apple, Josh Rosenstock.

El círculo de confianza de Facebook con los empleados comenzó desde el primer día, y los nuevos empleados generalmente tenían acceso a información de la empresa, como documentos internos, grupos de discusión de empleados y registros de las reuniones de los altos ejecutivos con sus equipos. Los comentarios del CEO, Mark Zuckerberg, en las reuniones semanales donde todos podían hablar generalmente se quedaban dentro de la empresa. En los últimos años, más noticias se han hecho públicas sobre las reuniones en toda la empresa y, a principios de este mes, la empresa comenzó a tomar medidas drásticas para frenar la información compartida internamente.

Tim Carstens, un ingeniero de software senior que dejó Facebook el mes pasado, afirmó que trabajar en una gran empresa de tecnología significa aceptar tanto los beneficios como las complicaciones que conlleva una influencia masiva. Surgen tensiones entre el liderazgo y los trabajadores a medida que concilian cómo servir tanto al mercado como a la sociedad, agregó.

“¿Estamos mejorando el mundo o lo estamos empeorando?” Carstens preguntó, y agregó que los actores malignos han podido explotar las plataformas y las empresas han luchado para detenerlos. “Los problemas de los que estamos hablando son extremadamente relevantes hoy en día, pero para nosotros, los ingenieros, no es obvio cómo resolverlos”.

Nuevo drama en Netflix

Los líderes de Netflix, que durante mucho tiempo han enfatizado la franqueza de los empleados y el debate interno, han sido desafiados por la reacción al especial de comedia de Dave Chappelle, que algunos empleados y suscriptores dicen que es ofensivo para la comunidad transgénero. La compañía despidió a un empleado que, según dijeron, había filtrado información financiera confidencial relacionada con el especial de comedia. El codirector ejecutivo de Netflix, Ted Sarandos, inicialmente reconoció en correos electrónicos a los empleados las preocupaciones de algunos miembros del personal, al mismo tiempo que defendió la libertad de expresión artística. Más tarde afirmó en una entrevista que había “metido la pata” con su respuesta a los empleados y debería haber reconocido que algunos de ellos estaban realmente sufriendo.

El miércoles, un grupo de manifestantes, incluido personal de Netflix, se reunió frente a una de las oficinas de Netflix en Los Ángeles, Estados Unidos, para protestar por el especial de comedia, mientras que un grupo de empleados emitió demandas a la gerencia. Netflix dijo en un comunicado: “Valoramos a nuestros colegas y aliados trans, y entendemos el profundo daño que se ha causado. Respetamos la decisión de cualquier empleado que decida retirarse y reconocemos que tenemos mucho más trabajo que hacer tanto dentro de Netflix como en nuestro contenido “.

Una ex empleada de tecnología quiere que sea más fácil para los empleados hacer públicas sus inquietudes. Ifeoma Ozoma, quien el año pasado alegó desigualdad salarial y discriminación durante su tiempo en Pinterest, publicó recientemente un manual online para trabajadores de la industria tecnológica que esten considerando divulgar información que creen es de interés público.

Ozoma, que también ha trabajado en Google y Facebook, dijo que ha escuchado a un flujo de empleados de tecnología, junto con amigos o familiares de trabajadores de la industria tecnológica, todos curiosos por encontrar un abogado o trabajar con periodistas, afirmó.

Ozoma, en la foto, publicó un manual online para trabajadores de la industria tecnológica que estén considerando divulgar información que creen es de interés público. FOTO: ADRIA MALCOLM

Ozoma afirmó que cuando las empresas están sujetas a un nuevo escrutinio, a menudo trabajan para averiguar quién está compartiendo la información. En Pinterest, dijo que sus mensajes de Slack fueron revisados. Pinterest no hizo ningún comentario.

Los cambios en la percepción pública de empresas como Facebook y Google pueden afectar a algunos trabajadores más jóvenes, dicen analistas y ex trabajadores.

“Hace un par de años, si decías que trabajabas para una de esas empresas, nueve de cada diez personas decían: ‘Oh, eso es genial’. Ahora, cinco de cada diez personas dicen: ‘Eso es increíble’, y las otras cinco de cada diez dicen: ‘¿De verdad? Esa empresa hace cosas malas”, afirmó Brian Kropp, jefe de investigación en la práctica de recursos humanos de Gartner.

Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de Facebook, emitió un memo, reportado por primera vez por The New York Times, a los empleados, el mes pasado, ofreciendo consejos para hablar con amigos y familiares que puedan cuestionar su trabajo en Facebook y la influencia de la compañía en el discurso político, entre otras cosas.

“Seguirán haciéndonos preguntas difíciles. Y mucha gente seguirá siendo escéptica de nuestros motivos”, escribió Clegg. “Eso es lo que viene con ser parte de una empresa que tiene un impacto significativo en el mundo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.