¿Qué contiene la propuesta tributaria demócrata?

Capitolio

La propuesta muestra cómo los demócratas podrían encontrar suficiente dinero para cubrir los aproximadamente US$ 3,5 billones en nuevos gastos y recortes de impuestos que prevé su agenda, incluso sin algunos de los cambios fiscales que ha propuesto el presidente Biden. En la imagen se puede ver el Capitolio, donde se pueden encontrar las cámaras del congreso de Estados Unidos.

La tasa de impuesto corporativo de EE.UU. aumentaría del 21% al 26,5%. Los impuestos sobre las ganancias de capital también subirían.




Los demócratas de la Cámara de Representantes publicaron el lunes todos los detalles de su plan para pagar una serie de nuevos programas sociales destinados a ampliar el acceso a licencias familiares pagadas, educación y atención médica, y combatir el cambio climático.

Se espera que la propuesta, que el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes planea votar esta semana, recaude más de US$ 2 billones (millones de millones) en nuevos ingresos durante la próxima década de hogares de altos ingresos y empresas estadounidenses.

El plan incluye alrededor de US$ 1 billón de aumentos de impuestos a los hogares de altos ingresos y alrededor de US$ 1 billón a las corporaciones, según el Comité Conjunto de Impuestos. Los demócratas también esperan generar alrededor de US$ 120.000 millones de una aplicación de impuestos más estricta y US$ 700.000 millones de cambios en la política de precios de los medicamentos. Se espera y asume que la legislación estimulará el crecimiento económico y generará otros US$ 600.000 millones en ingresos de esa manera.

La propuesta muestra cómo los demócratas podrían encontrar suficiente dinero para cubrir los aproximadamente US$ 3,5 billones en nuevos gastos y recortes de impuestos que prevé su agenda, incluso sin algunos de los cambios fiscales que ha propuesto el presidente Biden.

Estos son los elementos clave de la propuesta del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara:

Aumentos de impuestos a las empresas

El plan elevaría la tasa del impuesto corporativo desde un 21% a un 26,5%, por debajo del 28% que propuso el gobierno de Biden, pero por encima del 25% que buscan algunos senadores demócratas. Las corporaciones más pequeñas obtendrían tramos impositivos con tasas más bajas.

Según la propuesta, que reemplazaría la tarifa corporativa plana con una estructura de tarifas graduales, las empresas enfrentarían una tasa del 18% sobre ingresos de hasta US$ 400.000, un 21% sobre ingresos de hasta US$ 5 millones y una tasa del 26,5% sobre cualquier ingreso por encima de eso. Los beneficios de la tasa graduada se eliminarían gradualmente para las empresas que ganan más de US$ 10 millones al año.

La propuesta también recortaría una exención fiscal para las empresas que pagan sus impuestos en las declaraciones de impuestos individuales de sus propietarios. Esas empresas, como sociedades y corporaciones S, enfrentarían límites a una deducción que obtuvieron en la ley tributaria de 2017. El plan limitaría la deducción a US$ 500.000 para contribuyentes conjuntos, US$ 400.000 para individuos y US$ 250.000 para una persona casada que presente una declaración por separado.

La propuesta, al igual que el plan de la administración, también impondría un impuesto del 3,8% a esas entidades, conocidas como empresas de paso. Actualmente, un impuesto a esa tasa se aplica a los salarios de las personas de altos ingresos y a los ingresos pasivos, pero las ganancias comerciales activas están exentas. Las empresas también enfrentarían nuevos límites en las deducciones de intereses.

Aumentos de impuestos individuales

Los hogares de altos ingresos se enfrentarían a una serie de aumentos de impuestos. La tasa básica máxima del impuesto sobre la renta aumentaría del 37% al 39,6%, con ese nivel superior a partir de US$ 400.000 para individuos y US$ 450.000 para las parejas casadas. Esos umbrales son más bajos que los que ha propuesto la administración Biden.

La propuesta también pedía una sobretasa de 3 puntos porcentuales para las personas y las parejas casadas con ingresos brutos ajustados superiores a los US$ 5 millones.

Ganancias de capital

El plan aumentaría la tasa de ganancias de capital y dividendos a largo plazo del 20% al 25%, pero no incluye los cambios estructurales a las reglas de ganancias de capital propuestos por la administración Biden, que habrían gravado sobre las ganancias no realizadas luego de morir. Esa disposición generó la oposición de los demócratas, especialmente los legisladores de las áreas rurales, a pesar de una exención de US$ 1 millón por persona y reglas especiales para proteger las granjas y las empresas familiares.

Cuando se combina con el impuesto sobre la renta de las inversiones del 3,8% existente y la sobretasa, la nueva tasa máxima sobre las ganancias de capital podría llegar a un alto 31,8%.

El aumento del impuesto a las ganancias de capital entraría en vigencia a partir del lunes, con reglas de transición especiales para acuerdos con contratos vinculantes que aún no se han completado, según el resumen publicado por el comité.

Cambios de impuestos internacionales

Las empresas también enfrentarían impuestos más altos sobre sus ingresos en el extranjero. El impuesto mínimo subiría del 10,5% al 16,6%, por debajo del 21% que buscaba la administración. Las empresas podrían seguir utilizando sus créditos fiscales extranjeros, suavizando el impacto del impuesto mínimo más alto.

Las empresas podrían excluir del impuesto mínimo una cantidad equivalente al 5% de sus activos tangibles en el extranjero, por debajo del 10% actual, pero por debajo de la propuesta de la administración para eliminar ese beneficio.

Otros cambios de impuestos

Los aumentos en la exención de impuestos sobre sucesiones que están programados para expirar después de 2025 terminarían ahora el 31 de diciembre. El plan también limitaría varias técnicas de planificación patrimonial, incluidos algunos usos de fideicomisos de otorgantes y transferencias de activos con valores descontados.

Las personas de altos ingresos con cuentas de jubilación con impuestos preferidos por un total de US$ 10 millones o más ya no podrían contribuir a esas cuentas y enfrentarían distribuciones obligatorias mucho más altas una vez que los saldos de las cuentas alcancen ese nivel. Las disposiciones se aplicarían a personas con ingresos imponibles de más de US$ 400.000 y parejas casadas que ganen más de US$ 450.000.

En una disposición que sería retroactiva a diciembre de 2016, la legislación también limitaría las deducciones para ciertas donaciones de derechos sobre la tierra llamadas servidumbres de conservación.

Y proporcionaría US$ 79.000 millones en nuevos fondos para que el IRS (el Servicio de Impuestos Internos estadounidense) modernice sus sistemas de tecnología de la información y fortalezca las actividades de aplicación de la ley, que los demócratas dicen que están destinadas a las personas que ganan más de US$ 400.000.

Exenciones de impuestos

Los demócratas dijeron el lunes que todavía estaban negociando sobre el destino de la deducción de impuestos estatales y locales, conocida como SALT, que tenía un límite de US$ 10.000 en la ley de impuestos republicana de 2017. Revocar ese límite es una prioridad para los demócratas de estados con altos impuestos como New York y New Jersey.

La medida incluye algunas otras exenciones fiscales. Retrasaría un aumento de impuestos programado para comenzar el próximo año que habría perjudicado a las empresas con importantes gastos de investigación. Los periódicos locales obtendrían un nuevo crédito fiscal sobre la nómina por emplear periodistas.

A finales de la semana pasada, el comité dio a conocer detalles de importantes recortes de impuestos. Estos incluyen una extensión del crédito tributario por hijos ampliado hasta 2025 y una serie de exenciones tributarias por energía renovable.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.