BofA anticipa riesgos por cambios a la Constitución, pero es más optimista en crecimiento para 2019

Manifestaciones en Santiago

el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, anunció un recorte en las expectativas de crecimiento para este año a un rango de 1,8% y 2,2%.




Chile está en camino a cumplir un mes desde el estallido de la crisis social y el mercado sigue sin tener claridad respecto a los impactos que implicará la situación en la economía local. En esa línea, Bank of America entregó luces al respecto.

Si bien los analistas de BofA afirman que el escenario empeoró inesperadamente, son más optimistas que gobierno respecto al crecimiento económico para este año.

"Esperamos que la crisis reduzca 20 puntos base el crecimiento del PIB este año hasta 2.3%, y otros 10 puntos base en 2020 hasta 2.7%", indica el informe.

La semana pasada, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, anunció un recorte en las expectativas de crecimiento para este año a un rango de 1,8% y 2,2%. Mientras que para 2020, redujo considerablemente la previsión, pasando de 3% a 3,5% a un rango entre 2% y 2,5%, centrado en 2,3%.

"El impacto de los disturbios sociales en la actividad es menos claro para el próximo año. Por un lado, tendremos expansión fiscal con una agenda social que implicará US$ 1,200 millones. Por otro las, están los daños en la infraestructura comercial y otros servicios que afectan la actividad real y la confianza", afirma BofA.

Además de los riesgos que implican los disturbios, el banco de inversión norteamericano alerta de un impacto de un posible cambio de la Constitución.

"Vemos riesgos de cambios económicos más profundos si se aprueba una nueva Constitución. Sin embargo, aprobar los cambios es un desafío y probablemente llevará varios meses", indica BofA.

Respecto de la política monetaria del Banco Central, BofA adelantó para diciembre su pronóstico de un recorte de 25 puntos base en la tasa de referencia.

"Desde nuestro punto de vista, no es sencillo que los eventos conduzcan a una mayor relajación monetaria en 2020, dada la expansión fiscal mayor de lo esperado y la incertidumbre sobre el impacto a mediano plazo en la inflación. Continuamos esperando una tasa de política terminal de 1.50% y permanecer allí hasta el final de 2020, con riesgos sesgados a la baja", concluye BofA.

Comenta