Desconfiados de los nuevos bloqueos, los directores financieros están preparados para los planes de contingencia de Covid

Tienda de sándwiches Potbelly en Chicago el verano pasado. El director financiero de la compañía, Steven Cirulis, dijo que sus clientes se han acostumbrado en gran medida a la recogida en la acera y al servicio de vehículos tras los cierres de principios de este año. FOTO: CHRISTOPHER DILTS / BLOOMBERG NEWS

Los jefes de finanzas dicen que están mejor preparados para afrontar los desafíos de inventario y los recortes de costos que la primavera pasada.




Los jefes de finanzas dicen que desconfían de las nuevas medidas de bloqueo destinadas a frenar la propagación del coronavirus, pero tienen planes de contingencia listos, a diferencia de la primavera, cuando las restricciones tomaron por sorpresa a muchas empresas.

Los casos de coronavirus en EE.UU. han aumentado en las últimas semanas, con infecciones confirmadas que superan las 100.000 diarias desde principios de noviembre, mientras que las hospitalizaciones superaron las 88.000 el martes. Ciertos estados, incluidos Nueva York, Minnesota y Nevada, han impuesto toques de queda o endurecido otras restricciones para contener la propagación, revirtiendo medidas anteriores para flexibilizar las regulaciones.

Otros estados podrían seguir si el número de casos sigue aumentando. La perspectiva preocupa a los líderes empresariales, a pesar de que ahora parece menos probable otro cierre federal. El presidente electo Joe Biden, quien asumirá el cargo en enero, dijo la semana pasada que no considera necesaria esa orden. El presidente Trump ha estado criticando las recientes restricciones a nivel estatal.

El 54 por ciento de los ejecutivos afirmó que las medidas de bloqueo relacionadas con el virus son su mayor preocupación, según una encuesta realizada entre el 9 y el 13 de noviembre por PricewaterhouseCoopers LLP. La firma de servicios profesionales encuestó a 656 ejecutivos de empresas estadounidenses, el 35% de los cuales son directores financieros o profesionales financieros.

En los primeros días de la pandemia, las empresas de todos los sectores, incluidos restaurantes, minoristas y otras empresas orientadas al consumidor, se apresuraron a responder cuando las autoridades cerraron operaciones no esenciales. Muchas empresas recurrieron a líneas de crédito, vendieron nuevas deudas y recortaron o cesaron a sus empleados para apuntalar sus balances y mantenerse a flote.

Las empresas que sobrevivieron dicen que ocho meses después están mejor preparadas para manejar nuevas restricciones. En los últimos meses, los directores financieros han incorporado el virus en su pronóstico y planificación financiera, lo que les permite analizar si las regulaciones adicionales los obligarían a aumentar el inventario o responder a cambios repentinos en la demanda de los consumidores.

“El nombre del juego es permanecer muy concentrado en lo que puede controlar aquí y ahora, particularmente con anticipación de potencialmente más bloqueos en el período invernal”, expresó John Murphy, director financiero de Coca-Cola Co. -el fabricante de bebidas ha mejorado su planificación de escenarios y mejorado sus planes de respaldo para los próximos meses, señaló.

Los minoristas, en particular, están mejor preparados esta vez para hacer frente al impacto de los nuevos pedidos de bloqueo porque muchos han aumentado las inversiones en tecnología para el comercio electrónico y la recolección en tienda, dijo Hunter Williams, socio en la práctica de bienes de consumo y minoristas en la firma de consultoría Oliver Wyman.

Abercrombie & Fitch Co., el minorista de ropa, se ha estado preparando para nuevos cierres en otoño e invierno, afirmó el jefe de finanzas, Scott Lipesky. Si tuviera que cerrar sus tiendas nuevamente, la compañía con sede en New Albany, Ohio, primero intentaría averiguar cuántos empleados mantener en la nómina, expresó Lipesky. Luego, Abercrombie & Fitch se centraría en vender el inventario que se mantiene en las tiendas a través de canales en línea o recogidas en la acera, precisó.

“Hemos cerrado y reabierto tiendas ahora varias veces en varias jurisdicciones de todo el mundo, por lo que tenemos un manual de estrategias”, dijo Lipesky. “Nos estamos volviendo bastante buenos, desafortunadamente”.

Abercrombie & Fitch opera más de 850 tiendas en todo el mundo, la mayoría de las cuales tuvo que cerrar temporalmente a principios de año. Empleaba a 44.000 personas al 1 de febrero.

La cadena de comida rápida Church’s Chicken anticipa el cierre de algunas de sus aproximadamente 1.600 ubicaciones, particularmente las de centros comerciales en países extranjeros, según Peter Servold, jefe de operaciones. Reabrir un restaurante después de un cierre temporal puede tener un precio elevado, entre US$10.000 y US$20.000, dijo, refiriéndose a los negocios de restaurantes en general.

Pero la mayoría de los puntos de venta de la empresa han permanecido abiertos durante la pandemia, y más del 90% de las ventas en Estados Unidos provienen de su negocio de autoservicio.

La compañía con sede en Atlanta desarrolló una nueva aplicación que monitorea de forma remota las operaciones de sus restaurantes en todo el mundo. La tecnología ha permitido a los gerentes controlar el desempeño de sus ubicaciones sin visitarlos en persona. “Hemos pasado por esto antes”, afirmó Servold. “No nos tomarán por sorpresa”.

Muchas empresas han establecido grupos de trabajo internos, que generalmente incluyen al director financiero, para ayudar en la toma de decisiones sobre las reglas de seguridad corporativas y cómo comunicarse con los empleados, expresó Atif Zaim, director de KPMG LLP, quien asesora a las empresas sobre cuestiones laborales relacionadas con la pandemia.

Otra cosa que ha cambiado desde los primeros días de la pandemia es que los consumidores han aprendido a adaptarse a las nuevas restricciones. Los clientes de Potbelly Corp., una cadena de sándwiches con sede en Chicago, se han acostumbrado a la recogida en la acera y al servicio de vehículos tras el cierre temporal de las tiendas a principios de este año, dijo el director financiero Steven Cirulis.

“Si bien nos encantaría tener todos los canales abiertos a plena capacidad, entendemos que no es algo que sea probable, al menos quizás [en] los meses de invierno”, señaló.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.