General Motors apuesta por los vehículos eléctricos mientras los inversionistas se desmayan por ellos

La planta de ensamblaje de GM Detroit-Hamtramck en Hamtramck, Michigan, donde el fabricante de automóviles está invirtiendo US$2,2 mil millones para producir una variedad de vehículos totalmente eléctricos. FOTO: CARLOS OSORIO / ASSOCIATED PRESS

La compañía aumenta su inversión en vehículos eléctricos en más de un tercio a US$27 mil millones durante los próximos cinco años, apunta a llevar algunos modelos al mercado antes.




General Motors Co. está aumentando su apuesta por los autos eléctricos en más de un tercio, mientras se apresura a convencer a un Wall Street escéptico de que también puede tener éxito en el naciente mercado.

El mayor fabricante de automóviles del país por ventas dijo el jueves que gastaría US$27 mil millones hasta 2025 para desarrollar vehículos eléctricos y sin conductor. Eso es más de una cifra de US$20 mil millones que GM fijó en marzo, días antes de que la pandemia de Covid-19 obligara a la industria a cerrar sus fábricas en América del Norte y desencadenara una crisis de efectivo.

El nuevo objetivo de gasto de GM representa más de la mitad de sus gastos de capital planificados hasta mediados de la década, a pesar de que los vehículos eléctricos y sin conductor representan hoy alrededor del 2% de las ventas globales de la compañía, lo que refleja aproximadamente el mercado en general. Los vehículos eléctricos generalmente han generado pérdidas para las empresas de automóviles debido a sus altos costos de batería, aunque GM ha dicho que su próxima generación de autos eléctricos será rentable.

Los fabricantes de automóviles tradicionales están compitiendo por una ventaja interna en lo que los inversionistas ven como la próxima gran oportunidad de crecimiento del sector automotor. Los crecientes precios de las acciones de Tesla Inc., de la china Nio Inc. y otras empresas jóvenes con carteras puramente eléctricas se han sumado a la sensación de urgencia.

“Queremos liderar en este espacio”, afirmó el jefe de desarrollo de productos de GM, Doug Parks, durante una rueda de prensa. “Tesla ha tenido un buen salto y han hecho grandes cosas. Hay muchas empresas emergentes y todos los demás están invadiendo el espacio“.

Pero hasta ahora, GM y otros fabricantes de automóviles heredados han sido ignorados en gran medida en medio de un frenesí de inversión en vehículos eléctricos.

Las acciones de Tesla se han multiplicado por seis este año, ya que los inversionistas aplauden el crecimiento de sus ventas en China y el crecimiento de los ingresos en ciernes por la venta de servicios de automóviles conectados. La poco conocida Nio, que en abril necesitó una inyección de aproximadamente mil millones de dólares de los inversionistas estatales chinos en medio de crecientes pérdidas, ha visto su valoración dispararse a US$63 mil millones en los últimos meses, un poco más allá de la de GM.

Mientras tanto, una gran cantidad de nuevas empresas de vehículos de energía verde han tenido un debut estelar después de ser hechas públicas este año a través de compañías de cheques en blanco, incluidas Hyliion Inc. y Fisker Inc.

Las acciones de GM se han más que duplicado desde que se hundieron en marzo durante el cierre de las fábricas, pero el precio de sus acciones, junto con muchas otras compañías automotrices, se ha quedado atrás del mercado en general durante años, incluso cuando los recién llegados de vehículos eléctricos han visto subir las acciones.

Los analistas han elogiado la tecnología y el compromiso de GM de hacer crecer su negocio de autos enchufables. Pero dicen que los inversionistas se sienten más atraídos por las empresas de vehículos eléctricos puros que no tienen los aspectos de menor margen y de uso intensivo de capital de las empresas de automóviles tradicionales, incluidas las vastas huellas de fábricas y la fuerza laboral sindicalizada.

Algunos analistas han sugerido que GM escindiría su negocio de vehículos eléctricos para impulsar el precio de las acciones. La directora ejecutiva Mary Barra ha dicho que está abierta a cambios en la estructura de capital de GM que recompensarían a los accionistas, pero que no haría un movimiento simplemente para obtener una valoración a corto plazo.

Hablando en una conferencia de inversionistas de Barclays el jueves, Barra señaló que GM tiene la escala en áreas como fabricación y ventas para eventualmente superar a Tesla como líder en ventas de vehículos eléctricos en Norteamérica.

“Hemos desarrollado estos activos y capacidades durante décadas. Son fortalezas reales, competitivas e innovadoras que las startups lucharán por igualar“, expresó la Sra. Barra.

Las regulaciones más estrictas sobre las emisiones en Europa y China también están presionando a los fabricantes de automóviles para que ofrezcan líneas de vehículos más ecológicas. Las normas más estrictas de la Unión Europea sobre las emisiones de dióxido de carbono hacen que muchos fabricantes de automóviles se enfrenten a la perspectiva de pagar miles de millones de dólares en multas. Algunos estados y países han impuesto prohibiciones futuras a los vehículos que funcionan con gasolina y diesel, incluida la fecha límite de 2035 establecida recientemente por California.

Los inversionistas están prestando especial atención a los planes de inversión de capital de los fabricantes de automóviles en busca de señales de apuestas sustanciales en tecnologías futuras que podrían impulsar el crecimiento. Esta semana, los analistas de UBS dijeron que favorecían las acciones de GM sobre las de Ford Motor Co., en parte porque Ford no está gastando tanto como su rival en el desarrollo de vehículos eléctricos.

“Una estrategia de vehículos eléctricos ‘todo incluido’ es un requisito previo para evitar una mayor rebaja de la calificación de las acciones”, escribió el analista de UBS Patrick Hummel en una nota de investigación.

Un portavoz de Ford señaló declaraciones pasadas del presidente ejecutivo Jim Farley, quien se está enfocando en versiones eléctricas de vehículos que los clientes comerciales usan en sus negocios, incluida una camioneta de carga Transit con batería que Ford reveló la semana pasada. Ford ha dicho que gastará US$11,5 mil millones en vehículos eléctricos durante un período de cinco años que terminará en 2022.

“Esperamos que la demanda de vehículos comerciales eléctricos capaces, productivos y asequibles, por ejemplo, sea masiva”, afirmó el portavoz.

Volkswagen AG, que está realizando una de las inversiones más grandes de la industria en autos eléctricos, expresó esta semana que aumentaría su gasto a alrededor de US$41 mil millones hasta mediados de la década, un 6% más que un objetivo anterior. El gigante automotriz alemán señaló que aproximadamente la mitad de su gasto de capital total durante ese período se destinará a tecnologías futuras, que incluyen automóviles eléctricos, fábricas más avanzadas y vehículos autónomos.

Los vehículos eléctricos sustentan la estrategia de crecimiento de la Sra. Barra. Durante su mandato de siete años, ha sacado a GM de Europa y muchos otros mercados internacionales, redirigiendo el capital hacia automóviles eléctricos y sin conductor y otras tecnologías.

GM dijo el jueves que está trabajando para comercializar algunos modelos eléctricos antes de lo planeado inicialmente, incluido un SUV Cadillac, el Lyriq, que llegará a las salas de exhibición a principios de 2022, nueve meses antes de lo programado, afirmó Parks.

GM precisó que el 40% de los vehículos que venderá en Estados Unidos a mediados de la década serán completamente eléctricos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.